“Crisis en Huachipato: Estado debe potenciar siderurgia nacional y rechazar desleal competencia China”

  • El parlamentario de la Región del Biobío propuso “elaborar un plan estratégico de mercado interno que priorice la compra venta de nuestro acero, por sobre el chino, y vuelva a darle así a Huachipato el auge que alguna vez tuvo dentro de estos más de 60 años de existencia”; para, de este modo, agregó: “Resucitar a la comunidad laboral huachipatense y darle la tranquilidad de tener un trabajo seguro, sin amenazas de despidos masivos”.

 

Imagen: soychile.cl

“La inmediata intervención del Estado de Chile en la crisis económica y laboral que vive la Compañía Siderúrgica Huachipato para que haga frente al gigante chino del acero”, fue el llamado al gobierno que anunció el senador y presidente del MAS, Alejandro Navarro, en el contexto de que desde anoche tres trabajadores de la planta se vieron obligados a subir a una chimenea de 75 metros, en protesta por las más de 350 desvinculaciones que desde el año 2013 hasta la semana pasada se han originado.

 

Navarro, además llamó a que “la empresa no continúe con los despidos, puesto que no creemos justo que el costo lo deban pagar los trabajadores; asimismo, que la siderúrgica no imponga sus puntos de negociación, más bien se trabaje en vías de consenso, allí en diálogo con los trabajadores tanto del sindicato N°2, y especialmente con los del Sindicato N°1, con quienes están en conflicto hoy; todo ello sin presiones gerenciales”, manifestó.

 

El líder del Movimiento Amplio Social, Alejandro Navarro, comentó que “según trascendidos del secretario general de la Asociación China de Hierro y Acero, Zhang Changfu, este 2014 la producción total de acero crudo aumentaría a 800 millones de toneladas, lo que corresponde a un incremento de un 2% a 3% respecto del año 2013. Cifras que a nuestra industria local no le son para nada satisfactorias. Por lo tanto, desde el Ejecutivo se deben tomar hoy todas las providencias del caso y funcionar proactivamente en miras a potenciar el mercado interno del acero, por sobre el externo”.

 

A juicio de Navarro, “el Estado tiene que darle una mano a Huachipato y a sus trabajadores. La señal de decadencia que nos ha dado la empresa metalúrgica de Talcahuano ha sido elocuente: vemos que desde antes del terremoto, en el 2009, las pérdidas fueron de USD $77 millones; el 2010, de USD $71 millones; el  2011, de USD $30 millones; el 2012, de USD $67 millones; y el 2013 de más de USD $58 millones producto de la reestructuración, se ha acumulado en estos 5 años una deuda total de más de USD $303 millones”.

 

Para el congresista, “no es suficiente que la Compañía Siderúrgica Huachipato implemente innovaciones en el plano organizacional, como lo fue el despido del gerente general de la empresa a mediados del año pasado;  e innovaciones en el plano del negocio, como lo es preferir estrategias como la producción de productos largos para la construcción y la minería, suspendiendo la operación de uno de sus Altos Hornos y reteniendo la producción de laminados en caliente; como así lo fueron también los laminados en frío, hojalata y Zincalum”, por lo que aseveró: “Se requiere de que el Estado forme parte de la propiedad de CAP Acero y le delinee los caminos necesarios en política económica nacional para el resurgimiento de la siderúrgica”.

 

Una de los ejemplos que el senador reconoce “es asertivo” en justificar de que la calidad de los productos chinos son malos, es respecto a lo ocurrido tras el cierre de Zincalum: “Esta planta producía planchas de zinc para techos, con un estándar de calidad destacable. Sin embargo, las planchas de zinc llegadas desde China, si bien eran más baratas, su calidad dejan harto que desear, como lo pudimos apreciar en los temporales del año pasado y que afectaron a los edificios del Mirador del Pacífico de Talcahuano, que terminaron rajándose”.

 

Ante la competencia por el acero “a lo David y Goliat entre Chile y China”, como lo graficó Navarro especificando que “el gigante chino se luce con su producción de 780 millones de toneladas de acero en el año pasado, mientras que en Chile es de solo más de 2 millones y medio, de ellos un tercio correspondientes a Huachipato, la diferencia es de distancia sideral. China ya está posicionado internacionalmente con su liderazgo en la materia; ahora es tiempo de que Chile, entonces, resalte su propio acero, amparado por la voluntad y el compromiso político nacional de resaltar nuestros recursos y garantizarle el trabajo a nuestros compatriotas”.

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

Tags:
0 shares
  1. Emilio J. Mendez
    Enero 22, 2014

    22 Enero 2014, Beijing China

    Interesante análisis

    Creo que es interesante poner énfasis en la calidad del material que se vende en Chile, creo que ahí está la clave, si se pudiese entregar de forma clara y concisa las principales diferenciales entre uno y otro, tendríamos una espectacular diferenciación a la hora de expender.

    El mundo se construye y reconstruye día a día, quizás hacer un esfuerzo por buscar nuevos mercados sería interesante, o tal vez, complementar la gloriosa industria minera de CAP (que no se comenta) con la Siderúrgica.

    Los mercados del mundo están esperando que les ofrezcan de todo, incluso aseveraría que China podría comprar a Chile acero si este podría tener ventajas comparativas con respecto al acero que se produce acá (algún tipo le aleación especial con cobre, rodio, platino, etc. “estoy inventando”). No voy a dar la lata del capital agregado ya que es un tema archiconocido.

    Quizás, en vez de seguir despidiendo a obreros y trabajadores, deberían analizar a sus altos ejecutivos encargados de realizar las estrategia de oferta al mercado internacional.

    Nieto, hijo y hermano de Huachipatino.

    Emilio J. Méndez B.
    Licenciado en Ciencias Políticas y Administrativas UdeC
    Actualmente realizando Postgrado en la Universidad de Beijing

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *