Demandan al Estado por muerte de joven en furgón policial

Una demanda de indemnización de perjuicios por daño moral, que asciende a 300 millones de pesos en contra del Fisco, presentaron en la Corte de Apelaciones de Concepción los padres de Franco Coronado Cárdenas, de 19 años, fallecido el 27 de Junio del 2010 en la comuna de Cabrero, a causa de un traumatismo cráneo encefálico, provocado por una brutal golpiza propinada, según testigos, por funcionarios de Carabineros al momento de detenerlo

El senador Alejandro Navarro, que acompañará a los progenitores de Franco, Sandra Patricia Cárdenas Maldonado y Manuel Eugenio Coronado Guzmán, comentó que “la acción judicial se presenta debido al daño ocasionado a la familia, provocado por la brutal golpiza con resultado de muerte del joven, quien fue arrestado por uniformados en la comuna de Cabrero, mientras participaba de una fiesta costumbrista, a donde fue a celebrar paradójicamente, que había sido aceptado para ingresar a estudiar a la Institución de Carabineros”.

El legislador dijo que “de acuerdo a versiones de la policía, el joven se encontraba haciendo desórdenes en un local, por lo que procedieron a su detención, junto con la de su hermano y una amiga. De todas formas, cual haya sido el motivo de la detención no se justifica con la forma brutal en la que 2 carabineros agresivamente apresaron a Franco, a quien golpearon sin compasión en la cabeza y en su cuerpo, y a quien, según informes policiales científicos, llevaron arrastrando hasta el furgón policial, inconciente, con sus pupilas blancas, con su cabeza que se inclinaba a ambos lados”.

Agregó que “de a cuerdo a testigos, antes de subirlo al furgón policial los Carabineros tomaron a Franco fuertemente por los brazos y lo dieron vuelta para ponerlo boca abajo y, atendida la violencia utilizada, el joven golpeó su frente en el cemento de la calle, mientras el Funcionario Díaz Briones colocaba sobre la parte posterior del cuello del detenido su rodilla mientras lo esposaba. Quienes presenciaron el hecho, indican que antes de ser subido al calabozo del vehículo institucional fue golpeado en su nuca con algún tipo de bastón y luego lanzado al interior del móvil como un “saco”, golpeándose nuevamente”.

El legislador dijo que “al interior del furgón policial, mientras Franco junto a su hermano y una amiga, eran trasladados hasta la comisaría, pedían a gritos ayuda y que detuvieran el vehículo producto del mal estado de Coronado, lo que no sucedió. Cuando llegaron hasta el reciento vieron que el joven no reaccionaba, por lo que carabineros lo arrastró nuevamente desde el interior y lo arrojó al suelo ripiado”.

Por su parte, la Paramédico Susana Ortiz Soto, del el servicio de urgencia del Sapu, quien llegó hasta la Subcomisaría de Carabineros de Cabrero, a petición de los uniformados señaló en su declaración “me baje de la ambulancia y una vez en el lugar me percaté que en el patio trasero de esa unidad específicamente en un piso de ripio yacía una persona y con sólo ver a esta persona me di cuenta que estaba fallecida, por lo que procedí a constatar signos vitales los cuales se encontraban ausentes”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *