Diputado Navarro y aprobación de uso de Pet-Coke en Atacama: “Nadie puede colgarse de esta decisión que más que técnica, es política”

14-15huasco1

Parlamentario rechazó decisión de la Corema de la III Región que autorizó uso de Pet-Coke como combustible para Planta Termoeléctrica Guacolda.

Su opinión absolutamente contraria a la decisión de la Corema de la Tercera Región, que recientemente autorizó el uso de Pet-Coke como combustible para la Planta Termoeléctrica Guacolda S.A., manifestó el diputado socialista e integrante de la Bancada Verde, Alejandro Navarro, quien además anunció que en los próximos días viajaría a la región de Atacama para interiorizarse en detalle de los hechos y entrevistarse con el intendente Armando Arancibia.

Navarro fue enfático en señalar que “agotaremos todos los caminos y acciones legales que la ley contempla, para revertir esta decisión de la Corema, que una vez más ha prescindido de las consideraciones ambientales y científicas, dejando de lado también la salud de las personas”.

El parlamentario socialista dijo que “lamentablemente aquí nuevamente se ha convertido a una Corema regional en un espacio de decisión política y no técnico como lo contempla la normativa vigente. Por ello, junto a otros parlamentarios, haremos una reclamación formal ante el Consejo de Ministros de la Conama y estamos estudiando, junto a un equipo de abogados de la Bancada Verde, la presentación de algún recurso ante los tribunales, para evitar que esta medida se consume”.

El diputado fue también muy preciso en indicar que “aquí nadie debe llamarse a error y pecar de ingenuo, queriendo “colgarse” de esta decisión. Que la Corema de Atacama haya votado -transitoria y políticamente- en forma favorable al uso del Pet-Coke, no le asegura un igual resultado ante cualquier otra Corema. Usaremos todas las herramientas posibles para evitar que ello ocurra”.

Para Navarro “el carácter político de la votación de la Corema de la Tercera Región (con resultado 10 a favor y 7 en contra) “se verifica en que fueron dejados de lado los informes técnicos de los servicios especializados. Así, encontramos que un informe de la propia Dirección Regional de la Conama, sugiere rechazar el proyecto. Por su parte, el SAG establece que el proyecto no cumplirá con la normativa ambiental vigente por cuanto el modelo estima que en el horario de máxima concentración, sobreparán los 5.000ug de anhídrido sulfuroso, agregando que las medidas de mitigación, reparación o compensación no se hacen cargo de los efectos ambientales negativos”.

Sobre lo mismo, el legislador socialista agregó que “según lo señalado por el Servicio de Salud de Atacama, el proyecto no contempla antecedentes acerca del origen del Pet-Coke y tampoco señala nada respecto de su transporte y descarga. Además, indica claramente la inconveniencia de aceptar que la disposición final de cenizas y escorias se realicen en un vertedero, por ser sustancias peligrosas, lo que obligaría -y el proyecto no lo considera- a establecer un lugar especial de depósito final”. En relación con este informe sectorial el parlamentario indicó que “la empresa ha desconocido la legislación vigente, específicamente la circular 9B/13 del Ministerio de Salud que, expresamente, clasifica al pet-Coke como un residuo, con su consiguiente caracterización de peligrosidad”.

“además -continuó el diputado- tampoco se tomó en consideración la opinión técnica de la Comisión Nacional de Energía, que ha establecido que será sobrepasadala norma secundaria horaria de 1.000ug/Nm3 de anhídrido sulfuroso y que, además, establece que debe exigirse a la empresa un sistema de abatimiento de emisiones de este elemento, antes de resolver la inviabilidad ambiental del proyecto”.

Para el integrante de la Bancada Verde “la aprobación y potencial ejecución de este proyecto sólo contribuirá a deteriorar aún más la situación ambiental del Valle del Huasco que, ante de la instalación de Guacolda, tenía un 28 por ciento de material particulado respirable, y que actualmente por las actividades industriales que realiza ella y otras empresas, ya alcanza un 84 por ciento”.

Navarro fue enfático en señalar que “lo más importante es que se cautele el derecho a la salud de las personas, que con un proyecto como éste, que no demuestra técnicamente que cumplirá con las normas de emisión, sino que se compromete sólo a manejarlas y que llegará a emitir al aire 84 toneladas diarias de anhídrido sulfuroso, parece poco probable que pueda ejercerse”.

Fuente:Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *