DIPUTADO NAVARRO Y MOCIÓN DE SENADORES QUE BUSCA RESTRINGIR PARQUE PUMALÍN “INICIATIVA DE FREI Y PÁEZ ES INCONSTITUCIONAL Y XENOFÓBICA”

DIPUTADO NAVARRO Y MOCIÓN DE SENADORES QUE BUSCA RESTRINGIR PARQUE PUMALÍN

parque_pumalin

Su convicción de que la moción parlamentaria presentada por los senadores DC Eduardo Frei y Sergio Páez “es inconstitucional porque vulnera garantías, deberes y derechos constitucionales que Tompinks ha respetado y que solapadamente pretende establecer condiciones restrictivas sólo a personas y no a empresas”, manifestó el diputado Alejandro Navarro.

El legislador recordó que “ya la Constitución de 1925, en su artículo Nº14, contemplaba que ninguna clase de trabajo o industria podía ser prohibida, a menos que se opusiera a las buenas costumbres, a la seguridad o salubridad pública o que lo exigiera el interés nacional y una ley así lo declarase. No obstante, el derecho de cada particular a emprender terminaría siendo sobrepasado por los hechos y por un Estado omnipresente que copaba aquellas áreas donde la iniciativa privada habría podido desplegarse en toda su magnitud, abusando de ello de la amplitud de la norma”.

“Luego –prosiguió- la propia Constitución del ’80, preservó y amplió, mediante una redacción coherente y armoniosa, una serie de principios y preceptos. Con ello se estableció uno de los pilares característicos de nuestra economía, al reconocer el derecho de toda persona, natural o jurídica, nacional o extranjera, a desarrollar cualquier actividad económica, siempre que no sea contraria a la moral, al orden público o a la seguridad nacional y respetando las normas legales que lo regulen”.

Por ello, dijo Navarro, las declaraciones y acciones de algunas autoridades, como es el caso de Frei y Páez, criticando y cuestionando el accionar de Tompkins, invocando un ‘interés general’ de la Nación que pretenden representar, no hacen más que socavar las bases fundamentales sobre las cuales se ha estructurado el ordenamiento económico en nuestro país, afectando con ello principios esenciales para el desarrollo de cualquier actividad: la libertad de las personas y el derecho de propiedad, el rol subsidiario del Estado, la igualdad de derechos y oportunidades y la no discriminación arbitraria, entre otros”.

“El Parque Pumalín -señaló el diputado- no constituye una actividad contraria a la moral, al orden público ni a la seguridad nacional. Además, desde la perspectiva legal, no existe disposición alguna que prohiba a Tompkins adquirir predios fronterizos, salvo lo contemplado en el DL 1939 del año 1977, referido a la existencia de una franja de 10 kilómetros desde el límite fronterizo, tratándose de predios fiscales. También llama la atención que ahora se argumente que estos terrenos son de extrema importancia para el país, cuando antes nunca lo fueron. De todas formas, cuando de resguardar el interés público se trata, el Estado dispone de las herramientas legales que le permiten, cuando se requiera, terminar la construcción de caminos que unen la carretera austral, así como también, instalar postes en predios que forman parte del proyecto y que tienen por objeto el transporte de energía eléctrica, por ejemplo”.

“Asimismo –indicó el legislador del PS- frente a quienes han sostenido que incluso correspondería expropiar los terrenos, primero tendría que dictarse una ley, similar a la que se dictó para nacionalizar el cobre, acción que a muchos economistas les parece fue –independiente del beneficio actual de esa medida- la causal de que en ese contexto se haya alejado la inversión extranjera del país. En un mundo globalizado como el de hoy, una medida de este tipo sería, claramente, una muy mala señal para inversionistas extranjeros en cualquier área”.

El parlamentario indicó que “confío en que esta ley no pasará de ser un saludo a la bandera y no saldrá de entre las paredes del Congreso, ya que de aprobarse constituiría una pésima señal hacia la iniciativa de las personas, convirtiéndose en los hechos en una iniciativa pro empresarial. Nuestro país no debe dar señales equivocadas, ya que de acuerdo a la normativa vigente las personas son más importantes que las empresas”.

“De alguna manera –continuó- esta viene a ser una versión siglo XXI de la ‘Ley Maldita’ de González Videla, pues pretende crear, artificialmente, una exclusión a priori contra las personas, especialmente de aquellas que están por desarrollar proyectos de desarrollo sustentable, haciendo la vista gorda frente aquellas iniciativas contaminantes, ambientalmente agresivas o francamente depredadoras. Ejemplos de éstas últimas encontramos en aquellas que se han expandido agresivamente, que como en el caso de las forestales en el provincia de Arauco han expulsado a las comunidades mapuches”.

“Además –agregó el legislador socialista- esta iniciativa, una de las primeras que plantea el senador Frei desde su silencioso sillón senatorial, es claramente contradictoria con el espíritu de la política de concesiones a privados que se han desarrollado en la última década, especialmente bajo su gobierno, el más largo desde el retorno de la democracia”.

Sobre lo mismo, Navarro indicó que “no se entiende esta propuesta de restricción a los particulares, contraria a la política nacional de concesiones en materia de puertos, carreteras y aeropuertos y que en la actualidad, desde la política del Ministerio de Bienes Nacionales, se ha ampliado hasta áreas silvestres protegidas y parques nacionales a lo largo de todo el país”.

“Este proyecto, entonces, viene a ser como una respuesta tardía a la falta de legislación adecuada existente que regulara esta materia y que por los plazos, debió haber tenido su principal impulso durante los seis años de la administración Frei”, señaló el diputado.

Por otra parte, el parlamentario afirmó que esta moción “además de tener claros visos de inconstitucionalidad, es inmoral ya que no es aceptable un doble estandar en esta materia. Porque si estamos por establecer medidas limitadoras a la propiedad por una auténtica ‘preocupación estratégica’, entonces los senadores Frei y Páez debieran agregar a esa iniciativa restricciones a Endesa que se ha apropiado del 80% de los derechos de agua que existen en todo el país. Y si el agua no es estratégica y fundamental para Chile, ¿qué lo es entonces?”.

Navarro dijo que “entonces, estos mismos criterios no se están aplicando de la misma manera todos los ámbitos del quehacer económico y estratégico nacional. Eso sólo puede explicarse por el decidido apoyo incondicional que Frei, como jefe del gobierno, dio a la expansión de la española Endesa en nuestro país”.

En relación al tema de los límites de propiedad comunal o provincial que propone el proyecto (20 y 15% respectivamente), el parlamentario indicó que “esto resulta paradojal cuando se ha autorizado en algunas zonas del país la sustitución de bosque nativo por pinos o eucaliptus hasta en un 80 por ciento. Entonces hay en esta propuesta una ignorancia profunda ya que, además, nuestra normativa ambiental actual contempla que las áreas silvestres protegidas, los santuarios y los parques se definen en relación a su nicho ecológico, su habitat, el tipo de flora y fauna existente y otros parámetros y no por decisión administrativa arbitraria”.

“A propósito de lo mismo –acotó el parlamentario- es importante recordar que la Endesa compró el fundo Huinai -de una superficie de 30 mil hectáreas- ubicado entre los terrenos adquiridos por Douglas Tompkins, sólo con el fin de entorpecer ese proyecto y que luego lo cedió a la Universidad Católica de Valparaíso. Desde ese fundo, que fue adquirido en dos millones de dólares, fueron expulsados todos los colonos, a diferencia de lo que ha ocurrido en Pumalín donde la gente ha seguido desarrollando sus actividades de siempre”.

“Entonces no parece del todo honesto el vestirse con ropajes medioambientalistas y de defensores de la soberanía y las personas, levantando falsos argumentos sobre un proyecto sustentado por un filántropo, y en cambio mirar para el lado cuando se atropella y se pone en riesgo nuestra soberanía verdaderamente”.

El legislador socialista indicó que “sigue sorprendiendo y llamando la atención la obsesión del senador Páez en este tema, cuando ya ha sido varias veces en su empeño por apoyar proyectos depredadores del medio ambiente, como en el caso de Cascada Chile”.

Navarro dijo que lamentaba que “en esta ciega y empecinada campaña contra el proyecto Pumalín, los senadores Frei y Páez se hagan parte coincidente, en los hechos, con las fantásticas y paranoicas tesis que la extrema derecha ha planteado a través de la página www.despiertachile.cl, en que sostiene que el Proyecto Pumalín es una especie de bunker de la clase dirigente norteamericana para guarecerse ante un eventual conflicto nuclear”.

Por último, el diputado dijo que “el único e inmediato camino a seguir es el de hacer una presentación ante el Tribunal Constitucional, para que éste determine, que este proyecto viola la Constitución, explicitando la evidente contradicción de esta iniciativa de los senadores Frei y Paéz con la legislación vigente. Así junto con hacer claridad sobre el sentido de la legislación vigente, más allá de las voluntades personales, se evita que el Senado pierda tiempo en un proyecto que nació muerto”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *