Extendiendo un lienzo de 30 metros afuera del Ministerio de RREE de Chile, el senador de País Alejandro Navarro junto a Camilo Sánchez, presidente de las Juventudes Comunistas (JJCC) y lideres de organizaciones sociales y sindicales agrupadas en la Unión Bicentenaria de los Pueblos, liderada por Juan Cuevas, llegaron a solicitar formalmente al canciller Heraldo Muñoz, que por su intermedio, solicite a la presidenta Michelle Bachelet rechazar de forma tajante, cualquier intento de desestabilización e intervencionismo de Estados Unidos en el la República Bolivariana de Venezuela.

En este contexto Navarro dijo que “Chile tiene el deber político e histórico de fijar una posición clara respecto de esta política hostil y del intervencionismo hacia países hermanos como Venezuela, toda vez que en pleno año 2017, EEUU está utilizando las mismas tácticas que utilizó en Chile en los años 70’ para derrocar por la vía violenta el gobierno democrático de la Unidad Popular, encabezado por el Presidente Salvador Allende”.

El parlamentario agregó que “Si bien, Venezuela tiene problemas, como todo país, la democracia venezolana cuanta con los mecanismos institucionales necesarios para resolverlos. Es así como los artículos 72 y 73 de la Constitución de Venezuela sienta las bases del referéndum revocatorio, instrumento que la oposición no ha podido concretar, ya que el Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) detectó que la oposición había ingresado más de 600 mil firmas fraudulentas en el marco del proceso”.

El senador de País dijo que “no podemos volver a sufrir la vergüenza del año 2002, de ser los únicos latinos en apoyar un golpe de estado en Venezuela, al reconocer en ese tiempo el gobierno de facto instalado por la más rancia oligarquía venezolana obedeciendo los dictámenes del gobierno de EE.UU. Esto a pesar de que en Chile conocemos de esto, dando lugar a ese vergonzoso traspié diplomático”.

Navarro dijo que “Venezuela es un país con un sistema democrático en ejercicio pleno, en el cual casi el 80% de las y los venezolanos participan en elecciones populares; eligen a sus intendentes vía elección popular; los pueblos originarios tienen representación en el Parlamento; existe referéndum revocatorio, y sobre todo, hay una Constitución democrática y participativa, que puso al servicio del pueblo sus recursos naturales, asegurando con ello el derecho a educación, salud, vivienda, cultura y participación, tal como la soñamos en Chile”.

“Precisamente es esta forma de relación entre las autoridades venezolanas y sus ciudadanos, la que ha puesto en la mira de EEUU a Venezuela”,agregó.

“Porque la pregunta es ¿por qué en el país más rico de América Latina con las reservas de Petróleo más grande del mundo y el tercer productor mundial con cientos de miles de millones de dólares puede llegar a no tener alimentos? Pues, la respuesta es una, hay especulación empresarial y hay un boicot económico, tal y como ocurrió en Chile, de lo cual existen pruebas contundentes en los archivos desclasificados de la CIA”.

En este sentido Navarro indicó que el objetivo de EEUU es apoderarse de los recursos naturales de Venezuela. “Tenemos absoluta certeza de que si en Venezuela no hubiese petróleo, Donald Trump y la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) no estaría en esta ofensiva”.

“Es por esto que consideramos que es deber del Estado de Chile respaldar la voluntad soberana de los ciudadanos y ciudadanas que en 2013 eligieron a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, y dar una señal clara de que Chile respeta el principio de autodertminación de los pueblos, de no injerencia y de solidaridad internacional”.