“Ejecutivos de Bocamina responsables de la contaminación en Coronel deben ser procesados”

imagen-post-bocamina

Fue el 29 de junio del año 2012, cuando el senador y miembro de la Comisión de Medio Ambiente, Alejandro Navarro, junto al abogado Lorenzo Soto, y el sindicato de algueras y pescadores artesanales de Caleta Lo Rojas, presentaron la primera querella criminal en contra de la Central Endesa Bocamina II “por el concepto de daño ambiental que ha sentenciado de manera irreversible a estos trabajadores a perder su fuente laboral y, por ende, la estabilidad económica de cientos de familias”.

El senador, y candidato presidencial, Alejandro Navarro, comentó que “esta querella, fue la que propició un acuerdo entre algunos sindicatos de pescadores y algueras de Coronel con Endesa, a través del cual, casi 2 mil personas de Coronel recibieron 7 millones 100 mil pesos para cada uno, equivalentes a 7 millones de dólares en total”.

“Sin embargo, la Fiscalía tuvo la obligación diligente de seguir investigando a pesar del desistimiento de los pescadores, y de las infructuosas gestiones de Bocamina para lograr el sobreseimiento de sus ejecutivos quienes a toda costa durante el proceso han querido eludir sus responsabilidades”.

A juicio de Alejandro Navarro “hay que dejar atrás las multas, que son como las indulgencias: logran borrar el pecado, pero no eliminan el daño causado. Así, los ejecutivos que conscientemente dañan el medio ambiente, desde ahora, lo deberán pensar dos veces, porque ninguna de las resoluciones de calificación ambiental han sido fortuitas”.

“Cada paso que dio Bocamina, era conocido, porque entre el cuidado al medio ambiente y las utilidades, optan por las segundas, aun cuando estas causen daño al medio ambiental y a las personas”, agregó.

En este sentido el senador Alejandro Navarro fue tajante en señalar que “este acuerdo entre Endesa y algunos dirigentes, jamás va lograr reparar el daño medio ambiental y social causado a los pescadores y vecinos de Coronel, el cual es inconmensurable e irreparable, ya que no solo hubo un deterioro en su fuente de ingresos, sino también toda una cultura ligada a los recursos marinos”.

Navarro recordó que “antes de iniciar los primeros procesos judiciales contra Endesa, la captura de recursos hidrológicos debido a la ausencia de filtros y un desulfurizador era indiscriminada, y peor aun, de la complicidad de la Superintedencia de Medio Ambiente en su momento, que autorizó a Bocamina a funcionar con los mismos filtros, pese a que se le dio más de un año para reemplazarlos”.

“Es por eso que espero que al menos está condena penal, que es simbólica, sirva de lección a los reales dueños de Endesa que se encuentran en Italia; que el CEO de Endesa revise la verdadera situación de Bocamina, en cuanto al daño que le ha provocado, tanto a los vecinos, como a sus propios trabajadores producto del asbesto”, sentenció.

PRENSA ALEJANDRO NAVARRO
CANDIDATO PRESIDENCIAL

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *