El lobby nuclear no puede instalarse en La Moneda

Parlamentario del PS dijo que “este es un clásico ejemplo de que cuando los negocios se ponen díficiles o caros los neoliberales y libremercadistas recurren de inmediato al Estado”

Reiterando su preocupación por “el lobby impresionante que están desplegando las empresas francesas y rusas promotoras de la energía nuclear parta instalar en la agenda pública, gubernamental y legislativa un tema que hasta hace poco ni siquiera era tema de conversación” el senador Alejandro Navarro dijo que “es legítimo que haya interesados en la energía nuclear, pero es una frescura que se quieran sacar las castañas con la mano del gato, o sea que los privados que quieren energía nuclear quieran que sea el Estado el que haga los estuidos y que invierta en la eventual construcción de plantas”.

“Este es un clásico ejemplo -agregó- de que cuando los negocios se ponen difíciles o muy caros los neoliberales y libremercadistas recurren de inmediato al Estado. El lobby nuclear no puede instalarse en La Moneda. Ya bastante es que se haya conformado la comisión Zanelli, que rompió el acuerdo de Chagual suscrito por la Presidenta Bachelet y las organizaciones medioambientalistas. Pedir que ahora se hagan más estudios y que además en el presupuesto para el 2008 se quieran destinar casi mil millones de pesos para ello, nos parece francamente impresentable”.

Navarro dijo que “la Presidenta debe cumplir su palabra, porque de lo contrario, en las próximas elecciones tendremos al mundo del medio ambiente haciendo una opción distinta a la Concertación. Por eso, ante esta intención de asignación de millonarios recursos a estudios de energía nuclear, presentaremos indicaciones al presupuesto durante su discusión en la sala para que esos recursos se destinen a estudios sobre geotermia y a anergías renovables, que sí forman parte del programa que la Concertación le ofreció al país”.

“Ahora bien -añadió- ante este doble discurso de los libremercadistas que cuando les conviene, especialmente para ahorrarse plata, son los más estatistas, creo que se abre una oportunidad para abordar un tema que hemos planteado y que se ha eludido sistemáticamente: si creemos que el Estado puede hacer las inversiones en materia nuclear ¿por qué no podría hacerlas en otras áreas de la economía?. Hemos dicho que el Estado podría invertir para iniciar actividad económica en aquellas zonas donde claramente los privados no quieren hacerlo y luego de un período estas empresas podrían concesionarse o venderse a los pirvados. La verdad yo prefiero al Estado invirtiendo en un desarrollo más igualitario para las regiones que haciendo investigaciones en materia nuclear”.

El legislador señaló que “además, quienes quieren presentar a la energía nuclear como el gran descubrimiento del siglo, cuando en el resto del mundo va claramente en retirada, reconocen que por los costos y los tiempos, esa energía no sería capaz de resolver por sí misma las necesidades de la demanda energética local, especialmente por el alto consumo energético de algunas actividades productivas como la gran minería. Entonces ahí es cuando queda en evidencia la mayor contradicción de esta nueva panacea que nos quieren vender: se requieren gastar miles de millones de dólares en una millonaria inversión, que tendrían una mayor rentabilidad económica, social y ambiental en el desarrollo de otras energías”.

Navarro lamentó que “todavía no tengamos aprobada la ley de lobby. Ante esta ofensiva desplegada por las empresas nucleares que se están quedando sin negocio en Europa, podríamos haber evaluado de inmediato su efectividad y de esa manera también habría existido transparencia respecto de quienes han sido los objetos de su lobby, para que asì la ciudadanía entendiera de mejor manera este repentino interés por viajar y concoer las centrales de Francia y Rusia, de legislar al respecto, de crear comisiones y de destinar recursos para investigaciòn atómica”.

Finalmente, y sobre lo mismo, el legislador socialista anunció que “hará una presentación ante la Comisión de Etica del Senado, muy requerida para otros temas, para que se pronuncie sobre si la aceptación de invitaciones, muchas veces con gastos pagados para conocer las actividades de algunas empresas extranjeras, se ajusta completamente a lo establecido en el reglamento del Senado, especialmente su artículo 233 referido a la transparencia de los actos de los legisladores”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.