“En esta vuelta todos hemos quedado debilitados”

Haz clic en la imagen
Haz clic en la imagen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El presidente del MAS espera saber pronto quién será la carta de la DC en las senatoriales o si la competencia será a dos o tres bandas.

Pese a las incertidumbres, una cosa es clara: “nadie tiene la reelección ganada y la cancha está abierta”.

“El caos nunca es caos totalmente”.

Con esas palabras el senador del MAS, Alejandro Navarro, describe un particular cuadro que observa todos los días.

La pintura, donada al Senado en 1992 por Francisco de la Puente y de nombre “Tema 7”, está instalada en la cabecera de su oficina de la Vicepresidencia, y evidencia una abstracción de tono rojo, blanco y negro.

“La combinación del color es lo que más me gusta”, añade.

Casi tres meses pasaron para que el senador pudiera verla obra, tiempo en el que estuvo con licencia tras su caída desde una moto de nieve en Las Trancas, y que le valió un sinnúmero de críticas luego de afirmar que el accidente fue laboral.

Ahora, llevando un arnés a cuestas, el presidente del MAS conversó sobre las pasadas elecciones municipales, los objetivos que debe cumplir el partido en un eventual gobierno de oposición y una negociación con la Concertación para las senatoriales, siempre dejando en claro que no volverá a ser parte del bloque que lo llevó a la Cámara Alta como una de las primeras mayorías del país.

– ¿Cómo evalúa la municipal para el MAS?

– El MAS debutaba. Es un niño de tres años, robusto, que aún gatea.

Pasamos de cero a 12 concejales, diez en el Bío Bío. Mantuvimos dos alcaldes, sumamos apoyos a alcaldes de la Concertación y algunos independientes.

Las conclusiones que hay que sacar no son sólo para el MAS.

La ciudadanía premió la unidad y castigó la división. Donde competimos unidos, se ganó ampliamente.

Es una lección que hay que evaluar, El MAS tuvo un debut importante y rescatamos mucha experiencia. Ahora tendremos consejeros regionales y entramos a jugar la primera A.

– ¿Qué hizo usted para mantener la unión? Porque en muchas comunas el papel del MAS fue, más que nada, dividir.

– Hubo tres premisas que guiaron la acción del partido.

Primero, reelegir a nuestros alcaldes (Cristián Tapia y Jorge Vega). Segundo, sacar la mayor cantidad de concejales en el país.

Y tercero, contribuir ala derrota de la derecha en todas las comunas donde hubiera alcalde de la Alianza y propiciar un alcalde de oposición.

En ese orden nos movimos. Bajamos algunas candidaturas, con costos políticos importantes, como Boris Chamorro en Coronel.

Hicimos sacrificios por la unidad de la oposición, y donde hubo la opción de jugársela, lo hicimos.

En 2008 la Concertación mostró un desgaste irreversible, de 40 alcaldes perdió 23, pero hacer una lectura alegre del escenario actual puede ser soberbia si se cree que la Concertación es la que logró los triunfos.

Fue una oposición amplia la que logró las victorias, corno en Providencia, Santiago o Concepción.

En San Pedro el MAS apoyó a Audito, pero yo di la opción a Jaime Soto, por un tema de lealtad, donde no puede ser un bien desechable.

– Habla de unidad, cuando el MAS tiene un nivel de división importante en San Pedro.

– Entender a los partidos corno estructuras férreas, sin diversidad, es un error. ¿Cuál fue mi apoyo a Jaime Soto?

Estuve tres meses en mi casa, y él no llegó ni a recoger las zapatillas (regalo simbólico de Navarro a alcaldes de la oposición).

Es posible tener diferencias al interior del partido, y no tienen por qué ser traumáticas. Expliqué mi opción personal, aunque los candidatos apoyaron a otros.

En algunos lugares apoyamos a unos, pero la gente apoyó a otros, y no tenemos problemas en trabajar con cualquier alcalde de oposición. Otra cosa es si ellos quieran trabajar conmigo.

FRASE

– “Al MAS le gustaría tener un ministro de Estado”.

– “Kast es un profesional con amplias virtudes, pero no está en la política dura”.

– “Puede ser soberbia si se cree que la concertación es la que logró los triunfos”.

Martín Zilic y la lealtad

– En una entrevista, Martín Zilic señaló que usted sólo es leal a sí mismo, no a la Concertación. ¿Qué opinión le merece?

– Siento un profundo respeto por Martín, pero ha tenido juicios que lamento profundamente.

Tengo el complejo de ser minoría siempre, y a veces siento que soy mejor defendiéndome que atacando.

He sido leal con mis principios, y pucha que cuesta ser leal en política, porque eso significa costos.

Esto no es azar, pero lo hacemos desde el principio de la lealtad. Hemos sido leales con la oposición y con la historia de los candidatos.

– “Los que ven a Bachelet como la gran salvadora de la Concertación se equivocan”

– ¿Se devaluó la marca Navarro tras las municipales?

– Depende del cristal con que se mire. Las derrotas siempre son huérfanas, y las victorias tienen muchos padres.

Dentro del remezón político de la abstención, fuimos derrotados en Lota, pero hubo un contexto más amplio donde hubo derrotas mucho más simbólicas.

Si hubiéramos ido unidos en algunas comunas, las hubiéramos ganado.

Creo que la marca Navarro sufre los estragos que son propios de una elección diversa, que es muy distante ala de una parlamentaria.

La imagen del MAS se fortaleció en la primera elección que fuimos corno partido.

– ¿En qué pie comienza la negociación con la Concertación por la senatorial? Usted ha tenido varios gestos con la Concertación, pero otros ponen trabas.

– El MAS va a llevar un candidato a senador en la Región del Bío Bío, y probablemente tendremos un candidato a la presidencial.

No nos queremos integrar a la Concertación, porque hay un frente más amplio, distinto a ella y con un programa más grande.

Entonces, o vamos a competir a dos bandas, o vamos a tres bandas contra la derecha.

Estamos disponibles para aquello, sin embargo, la señal es clara, castigo a la división y premio ala unidad.

Al MAS le gustaría tener un ministro de Estado.

Si hay un gobierno de oposición, el MAS quiere comprometerse con ese gobierno con un ministro, pero para estar en ese gobierno, el requisito esencial es tener un programa de gobierno.

– ¿No es un contrasentido hablar de castigar a la división, cuando usted mismo dice que es probable ir a tres bandas?

¿No se transforma esto en un problema?

– Nosotros queremos contribuir a que el próximo Presidente o Presidenta tenga una mayoría parlamentaria, que permita hacer los cambios.

Los que ven a Bachelet como la gran salvadora de la Concertación se equivocan, porque no basta con ella para resolver los temas pendientes de país.

Hay que reencantar a la ciudadanía con obras, no con amores. Se requieren 22 votos en el Senado y 69 diputados.

Si no, tendrá las manos esposadas y volveremos a la política de los consensos, que es la destrucción de la política.

– ¿Qué tan fácil es mantener el doblaje en la Región?

– Nadie tiene ganada la reelección y la cancha está abierta. Podemos ganar como perder el doblaje. La historia está para escribirla y dependerá mucho de las decisiones que se tornen.

Esperaría que la DC definiera ya su candidato y que estuviera en la calle trabajando, sin tener la incertidumbre de si es Ortiz, Zilic, Sabag u otro, porque el MAS ya lo tiene definido.

Luego, hay que agotarlos esfuerzos en la lista, que no es sumarse a la Concertación.

Creo que es posible doblar, porque en esta vuelta todos hemos quedado debilitados, lo interesante es saber cuán debilitados hemos quedado.

– ¿Cómo vislumbra el escenario de Jacqueline van Rysselberghe y Felipe Kast como dupla senatorial? ¿Son abordables?

– Kast es un profesional con amplias virtudes, pero no está en la política dura, y por no estar ahí, lo sacaron de ministro y lo pusieron de delegado.

Podría ser una figura interesante, pero no pertenece a la Región y la ciudadanía lo tiene presente.

La UDI aún no define su candidato, así que la cancha está abierta.

El doblaje dependerá de la rapidez con que la DC defina a su candidato, del grado de razón y amplitud con que la oposición enfrente el tema y sea una lista conjunta.

Van Rysselberghe y la UDI perdieron presencia en las 10 comunas que conforman el 80 por ciento de la votación de la circunscripción.

Corno contraparte, se hizo fuerte en el distrito 42, p ero ese distrito tiene 15 comunas y no representa el 23 por ciento de la votación.

Los votos están en las grandes urbes, y ahíla UDI desapareció. Esa es una señal importante.

En el distrito 45, Bobadilla es derrotable. En la provincia de Concepción la UDI fue barrida.

El análisis que hay que hacer es dónde ponemos el énfasis en la unidad.

– ¿Cómo enfrentó las críticas a su accidente en moto?

– Algunos percibieron que Navarro se convertía en una animita viviente, y el que la gente prendiera velas fuera del hospital contribuía negativamente a sus intereses.

Creo que la UDI utilizó de manera perversa mi accidente, y que fue una mala señal para la política.

Tengo el cuero duro, pero hubo críticas que me dolieron mucho, y no siempre fueron de la derecha. De todas formas, me subiré a una moto de nieve sólo si es estrictamente necesario.

FRASE

– “Esperaría que la DC definiera ya su candidato y que estuviera en la calle trabajando”.

– “Queremos contribuir a que el próximo presidente o presidenta tenga una mayoría parlamentaria”.

– ¿Moto de nieve?

Durante toda su vida, el senador Navarro ha tenido cinco accidentes en moto.

El último fue en Las Trancas, en una moto de nieve.

Asegura que se subirá a un vehículo sólo si es estrictamente necesario.

– Unidad y división

A juicio de Navarro, la gente premió la unidad y castigó la división en las pasadas municipales.

Lo mismo ocurrió con la Alianza, donde la desunión les pasó la cuenta en varias comunas.

– La “amistocracia” con Rivera

– ¿Cuándo comenzó la enemistad con Marcelo Rivera?

– Hemos tenido una relación basada en la amistocracia.

Cuando fui presidente de la Federación de Estudiantes de la UdeC él era presidente del sindicato de vendedores ambulantes, y tiene un mérito autodidacta importante.

Tuvimos carreras coincidentes, pero cuando llegó a ser alcalde de Hualpén, algo cambió en él. Rivera insiste en involucrarme en hechos gravísimos, en el proceso en su contra.

Hay que respetar el principio de inocencia de Marcelo, que pueda defenderse.

Él ha dicho que la conspiración incluía sacarlo de la carrera senatorial, y se equivoca, porque mi preocupación siempre ha sido enfrentar a la derecha, y de ahí no me he perdido.
Sabía de sus aspiraciones legítimas, y aunque para eso hay que recorrer un cierto camino, no tengo problemas personales, no tendría por qué pelear con él.

– 12 concejales

Logró el MAS en las elecciones pasadas, diez de ellos en la Región del Bío Bío.

 

Fuente: Diario Concepción

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *