“ENAP debe solicitar auditoria internacional en medio ambiente y Oxiquim debe ser investigada”

  • Parlamentario recordó que “tras décadas de contaminación por parte de la refinería de ENAP en sectores de la comuna de Talcahuano, hoy Hualpén, interpusimos recursos de protección y demandas que obligaron a la empresa a compensar a los vecinos”.
  • Pues la Justicia exigió a esta industria invertir en obras de mitigación de olores y emanaciones, así como en subsidios para erradicar a todos los afectados por años de contaminación”, agregó.
  • Sin embargo”, continuó, “el peligro no ha pasado. Y la ciudadanía del Gran Concepción teme que lo mismo que ocurrió en Quintero, pueda suceder en la Región del Biobío”.

“Es imperativo que cada planta de ENAP sea revisada por una auditoría internacional, a fin de tomar las medidas más exigentes para proteger al medioambiente y la ciudadanía. Pero Oxiquim también debe ser investigada por lo sucedido en Quintero y Puchuncavi”, manifestó el senador Alejandro Navarro, tras lo ocurrido en la Región de Valparaíso y a las informaciones de prensa que indican que la empresa culpable sería la presidida por el abogado de Sebastián Piñera.

De acuerdo al parlamentario, “en Chile son innumerables los hechos de contaminación por parte de empresas en desmedro de la ciudadanía y el medioambiente”.

“Lo ocurrido en Quintero es solo uno más en una larga lista, que incluye por ejemplo lo ocurrido en Hualpén en la Región del Biobío, donde la refinería de ENAP contaminó por años el sector, afectando a miles de personas, por lo que interpusimos recursos de protección y hasta demandas contra el Estado, las que ganamos”, añadió.

Y agregó, “la Justicia falló en favor de la gente; por ello es que la empresa debió invertir millones de dólares en obras de mitigación de olores, ruidos y emanaciones, así como en subsidios para relocalizar a cientos de vecinos y vecinas afectados por años de polución”.

Para Navarro, “hoy es la ciudadanía de Quintero y Puchuncavi la afectada, y si bien en un principio se indicó que ENAP era la culpable, para lo que ya hay jurisprudencia tras las resoluciones judiciales por Hualpén, informaciones de prensa revelan que el gobierno se apresuró en emitir juicios, y la empresa que habría emitido la nube tóxica que afectó a la ciudadanía, es Oxiquim”.

“Lo relevante en la posibilidad de que esta empresa haya sido la culpable, es que en su directorio está Fernando Barros, ligado al Presidente de la República, y quien habría sido socio por casi dos décadas de Gonzalo Molina, esposo de la Ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, todo lo cual debe ser aclarado a la brevedad por el Gobierno”, apuntó.

Según el senador por la Región del Biobío, “además, debe confirmarse por medio de una exhaustiva investigación lo revelado por el Colegio Médico y la comunidad de Quintero, en cuanto a que serían Oxiquim y las termoeléctricas de la zona, las verdaderas culpables de la reciente contaminación”.

Auditoria internacional y preocupación en Hualpén

Respecto a la incumbencia de ENAP en lo ocurrido, Navarro fue enfático: aunque se compruebe que no tuvieron responsabilidad en la nube tóxica en Quintero, la Empresa Nacional del Petróleo debe someterse a una auditoria internacional en todas sus plantas”.

“Pues son múltiples los eventos de contaminación y malos olores que han producido a lo largo de los años en las comunas donde están instalados, y tras lo ocurrido en la Región de Valparaíso, la comunidad de Hualpén en el Biobío vuelve a tener temores de que sean afectados”, adicionó.

“Ya que cuando algún evento ha ocurrido”, continuó, “los vecinos y vecinas han padecido de malestares gástricos, vómitos, dolores de cabeza, lagrimeos, picazón en las vías respiratorias, reacciones alérgicas en la piel e irritaciones en sus mucosas nasales, además de dificultad para respirar”.

Alejandro Navarro afirmó que, “por ello solicitaremos una auditoría ambiental internacional en todas las plantas de ENAP, a fin de que cada una de las áreas y unidades de almacenamiento de insumos, materias primas y productos, así como los procesos y sistemas de tratamientos de efluentes, sean medidos”.

“Pues quiero recordarles a las empresas que ya estamos en el 2018. Muchos años han pasado desde aquellos tiempos en que podían producir sin preocuparse de la ciudadanía o el medioambiente. Hoy están obligados a velar por el bienestar de la comunidad, sino, que recuerden lo que ocurrió en Freirina, donde una inversión de millones de dólares se fue a la basura por no cumplir con la legislación”, finalizó el senador por la Región del Biobío.

PRENSA SENADOR ALEJANDRO NAVARRO

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *