“Entre trabajadores y empresarios, al final el gobierno siempre opta por los empresarios”

Senador Navarro y la indicación del Ejecutivo en proyecto salmonero:

salmoneras

Calificando como “escandolosa la decisión del gobierno de presentar una indicación que rebaja y renuncia a las exigencias laborales a las salmoneras que ya se habían aprobado”, el senador Alejandro Navarro dijo que “ya no conformes con privatizar el mar por la vía de la hipoteca de las concesiones de un bien nacional, ahora se desechan exigencias laborales mínimas que equilibraban una balanza que hasta ahora sigue inclinada hacia el lado del abuso y el no cumplimiento de las leyes vigentes”.

El parlamentario indicó que “cada vez que el Ejecutivo debe enfrentarse a la dicotomía entre derechos laborales y privilegios para el empresariado, termina optando por estos últimos, cada vez con menos pudor. Ahora se dijo que se precisaría la indicación parlamentaria aprobada,y al final nos encontramos con que se trata de una burda maniobra que deja sin efecto cualquier exigencia en este ámbito, entregando una clara señal a los trabajadores: el que quiera trabajar en las salmoneras debe hacerlo a sabiendas de que será abusado laboralmente”.

Navarro dijo que esta es “una situación irritante, que contradice el mínimo sentido común de justicia. Lo que se estaba exigiendo no era demasiado: sólo se establecía que las empresas debían hacerse responsables por los abusos de sus contratistas y que si acumulaban tres sanciones ejecutoriadas en un año, ésta podía ser una nueva causal de caducidad. Con esta indicación, dejan de ser causal de caducidad, las tres infracciones deben ser en una misma planta y no se hacen responsables de los contratistas. Y como si eso fuera poco, aunque existan las sanciones, la indicación del gobierno dice que la Subsecretaría podrá renovar las concesiones igual”.

“Este tipo de decisiones -añadió- contrarían y violentan todo el discurso pre-OCDE del gobierno, porque ningún país serio y desarrollado a los que dicen que queremos emular aceptaría esta situación: que habiendo el Parlamento avanzado en las exigencias para hacer más viable y justa una actividad económica que se hace con recursos de todos los chilenos, el gobierno prefiera retrotraer las condiciones a un escenario de abusos reiterados, de los que dan cuenta innumerables denuncias y testimonios de trabajadoras y trabajadores. Esto solo seguirá exponiendo a Chile a acusaciones de dumping por parte de los salmoneros de otras naciones, y con justa razón”.

El legislador señaló que “después de negar la deuda histórica de los profesores, este es el segundo más claro intento de suicidio político de la Concertación. No se entienden -salvo el lobby feroz de los empresarios y sus representantes en el Parlamento- las razones del Ejecutivo para renunciar a tener reglas del juego claras y justas en materia laboral, especialmente en un área de la economía donde apenas se fiscaliza por falta de medios. Esta es una pésima señal que nos obligará a llevar el caso ante organismos internacionales como la OIT y la propia OCDE para que quede testimonio de la negación de justicia laboral que se está sentando con este proyecto”.

Navarro aseveró que “lo único bueno de situaciones como éstas, es que nos enfrentan a la verdad y se puede apreciar con nitidez, como más allá de los discursos electoralistas, a la hora de actuar, quienes están del lado de los trabajadores y quienes del lado de los empresarios, que en este caso no son pequeños ni medianos, sino grandes. Es frente a este tipo de hechos bochornosos que algunos se les cae la máscara progresista o de izquierda y terminan mostrando su verdadera cara pro-empresarial, aceptando y escudándose en el falso chantaje del empleo”.

El parlamentario dijo que “frente a esta comptencia por el progresismo que se ha instalado en las elecciones presidenciales, y de cara temas como éste, que afectan a miles de trabajadores y sus familias sería bueno, por ejemplo, que el PC explicara el rol de salvavidas de la Concertación que pretende jugar, conteniendo una votación de izquierda para traspasarle los votos a Frei si es que pasara a segunda vuelta -cosa que no creemos ocurra- y al mismo tiempo mantener el discurso en defensa de los trabajadores”.

Finalmente, Navarro dijo que “pese a encontrarnos en minoría seguiremos dejando en evidencia las negociaciones entre la Concertación y la derecha, que a estas alturas ya son un hábito, para favorecer a los mismos de siempre, esta vez no sólo entregándoles para su usufructo bienes que son de todos los chilenos, sino que además negándoles a los trabajadores la posibilidad de que se respeten sus derechos más esenciales. Una cosa es generar condiciones para que los privados desarrollen de buena forma actividades productivas y otra muy distinta es legislar para lios empresarios. Creo que el gobierno, el ministro Lavados y Felipe Sandoval nuevamente se equivocaron y por eso el 13 de diciembre pagarán los costos”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *