“Esperamos que ni la Clínica ni Gendarmería insistan en revocar orden de la Corte por Sayén”

sin-titulo-4

  • Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado manifestó que, no logramos entender por qué la Clínica de la Mujer del Sanatorio Alemán Clínica insiste en que la pequeña está sana y que no es aconsejable que permanezca en dicho lugar, sabiendo que será enviada a una cárcel”.

  • Pues tanto la estadía de Lorenza como la de su hija están financiadas por el Programa de Atención de Mujeres Embarazadas y Con Hijos Lactantes, PAMELH de Gendarmería”, agregó.

  • Entonces, si la Corte dictaminó que Sayén y su madre pueden estar en un recinto hospitalario por 3 meses, ¿por qué siguen forzando su salida?¿Será porque son Mapuche?”, se preguntó el senador por la Región del Biobío.

  • Durante los próximos días senador del Partido País presentará Proyecto para crear la Ley Sayén.

“No hay ninguna cárcel en Chile que pueda sostener a una madre con su hija recién nacida, menos aun si esta es prematura y pesa apenas 2 kilos”, enfatizó el senador del Partido País, Alejandro Navarro, tras enterarse que la Clínica de la Mujer del Sanatorio Alemán, solicitó la revocación de la orden de la justicia, la cual indica que Sayén puede permanecer en un recinto hospitalario por 3 meses.

De acuerdo al Presidente de la Comisión de DDHH del Senado, “Lorenza Cayuhán y su hija no pueden ser llevadas a la cárcel. No hay ningún recinto penitenciario en la Región del Biobío ni en Chile, capaz de sostener a una madre y su hija recién nacida y además prematura”.

“Pues no es solo el hecho de que Sayén nació dos meses antes de un período normal de gestación, sino que este viernes cumplirá recién 3 semanas de vida y no logra aun llegar a los 2.2 kilogramos de peso”, recordó el congresista.

“Por ello no entendemos esta actitud del Sanatorio Alemán”, prosiguió. “La Corte de Apelaciones de Concepción fue muy clara al dictaminar que Lorenza debe permanecer junto a su hija, día y noche, por 3 meses de momento, en el establecimiento de salud en el que reciba atención médica”.

“Ya que lo que debe importar, ante todo, es el bien superior de la niña; aquello es lo que los diversos estudios y profesionales han explicitado y lo que la justicia por suerte entendió, manteniendo el apego y el amamantamiento entre madre e hija cuando se las quiso separar tras el parto”, adicionó.

Para Navarro, “esto claramente apunta a discriminación, sino, ¿de que otra forma se entiende que la Clínica de la Mujer insista en que Sayén está sana y que no es aconsejable que permanezca en dicho lugar, sabiendo que será enviada a una cárcel?”.

“Ya que es claro que si son exitosos en ello, Lorenza deberá volver de inmediato a un recinto penitenciario y con ella su hija Sayén, quien recordemos, lo primero a lo que se enfrentó al nacer fue a los grilletes que se cruzaban entre las piernas de su madre”, agregó el parlamentario del Partido País.

“Lo irrisorio”, prosiguió, “es que el Programa de Atención de Mujeres Embarazadas y Con Hijos Lactantes, PAMELH, de Gendarmería de Chile, cubre los costos de la atención de madre e hija, por lo tanto, no es un tema de dineros, sino que claramente, algunos no ven con buenos ojos que una mujer Mapuche y su hija permanezcan en una clínica privada”.

De acuerdo a Alejandro Navarro, “ya nos parecía sospechoso que el Sanatorio Alemán buscase darle el alta a Sayén de forma tan apremiante, pese a que se contradicen así todos los informes médicos y estudios internacionales, debido a que el alta siempre está vinculada al lugar al que se vaya, y en este caso, se estaría llevando a una niña que nació prematura, a los 7 meses y que hoy tiene apenas una semana de vida y 2.160 kilos de peso, a una cárcel”.

“Por ello esperamos que ni la Clínica ni Gendarmería insistan en revocar la orden de la Corte de Apelaciones por Sayén, pues de otra forma, quedará absolutamente claro que es un directo acto de discriminación y tendrán por tanto que atenerse a las consecuencias sociales, administrativas y legales que puedan venir en su contra”, sentenció.

Ley Sayén

El senador del Partido País se refirió al Proyecto de Ley que presentará en los próximos días: “se encuentra plenamente documentado que los bebés prematuros tienen riesgos específicos para su sobrevivencia. Ello abarca desde mayores riesgos de infecciones, hipotermia, hipoglicemia, entre otros”.

“Y tanto los organismos internacionales, como diversos estudios al respecto, además de los mismos funcionarios de Gendarmería, indican que las condiciones en las cárceles chilenas son infrahumanas, tanto para hombres como para mujeres, debido a la sobrepoblación, filtraciones, parásitos, nula ventilación o entrada de luz natural”, añadió Navarro.

“Más aun”, señaló, “las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de Reclusos, indica en su artículo 23 que “en los establecimientos para mujeres, deben existir instalaciones especiales para el tratamiento de las reclusas embarazadas, de las que acaban de dar a luz y de las convalecientes. Hasta donde sea posible, se tomarán medidas para que el parto se verifique en un hospital civil. Si el niño nace en el establecimiento, no deberá hacerse constar este hecho en su partida de nacimiento. Cuando se permita a las madres reclusas conservar su niño, deberán tomarse disposiciones para organizar una guardería infantil, con personal calificado, donde estarán los niños cuando no se hallen atendidos por sus madres”.

“Es decir, nada de lo que hay en Chile, pese a que el sistema penitenciario de nuestro país cuenta con miles de reclusas con hijos pequeños. Por ello se hace absolutamente necesario de una Ley Sayén, que impida que en Chile una niña pueda nacer dentro de una cárcel, o tener su infancia, desde 0 a los 2 años, dentro de una”, enfatizó el senador por la Región del Biobío.

“Chile debe adecuar su políticas penitenciarias a fin de permitir que la relación madre e hijo se desarrolle en un ambiente saludable”, adicionó. “Lo ocurrido a Lorenza Cayuhan y a su pequeña hija Sayén Nahuelán, abrió el debate respecto a la relación madre-bebé dentro de las cárceles, especialmente respecto de los efectos que conlleva la privación de libertad en los niños y niñas”.

Navarro agregó que, “pues lo más lógico es preguntarse como afectará el hecho de tener que vivir encerrado, en una cárcel, a un pequeño de hasta 2 años en su vida futura. Por ello estamos estudiando diversas alternativas para presentar un Proyecto de Ley, que cautele los derechos de los pequeños en los casos en que sus madres sean condenadas”.

“Esperamos lograr los apoyos para aprobar una ley que consagre el principio de que ningún niño debe crecer ni vivir su primera etapa en una cárcel, una ley que lleve el nombre de Sayén, que esperamos sea no solo la última niña en riesgo de ser criada en una cárcel, sino que la última que deba venir al mundo viendo los grilletes de su madre encadenada”, finalizó el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *