Falencias en proceso de reconstrucción

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, el primer año de la reconstrucción en Chile, y particularmente en la Región del Biobío, según lo muestran las cifras, no se financió. El Gobierno esperaba recaudar 150 millones de dólares, y solo ingresó el 10 por ciento de aquello. Además, de los 300 millones de dólares provenientes de la Ley Reservada del Cobre, que debían usar en la reconstrucción el año 2010, solo estuvieron disponibles a fines del año, por lo que, en vez de gastarse, fueron invertidos en el mercado de capitales.

Imagen: es.globalvoicesonline.org

Cuatro días antes de que se cumpliera el primer aniversario del terremoto de febrero pasado, el Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, dio a conocer los cálculos oficiales del costo que tendrá la reconstrucción del país. De acuerdo con sus cuentas, se requieren 8 mil 431 millones de dólares para que Chile vuelva a la normalidad. Lo que el Ministro no dijo es que los fondos que el Gobierno esperaba recaudar para encarar el primer año de la emergencia no se habían conseguido.

En su cuenta, el Ministro Larraín explicó de dónde saldrían los recursos para financiar la tarea: mayor recaudación tributaria, 3 mil 625 millones de dólares; reasignación del Presupuesto público, 2 mil 920 millones de dólares; aportes proveniente del fondo de la Ley Reservada del Cobre, mil 200 millones de dólares, y donaciones de particulares al Fondo Nacional de Reconstrucción, 308 millones de dólares. Los restantes 378 millones provienen de otras fuentes que Larraín no especificó. La suma total -dijo el Ministro- se alcanzará en el plazo de tres años: 2010-2013.

Yo, señor Presidente, solicito se oficie al Ministerio de Hacienda, al señor Ministro Larraín, a fin de que nos pueda explicar cuáles son las cifras reales a julio del 2011.

Las cuentas que el Ministro dio sonaban alegres en el papel, pero no cuadran con la realidad. Los recursos provenientes de la Ley Reservada del Cobre, que normalmente se destinan a la compra de pertrechos militares, no estuvieron disponible en el 2010 para la reconstrucción. Originalmente se habían destinado mil 200 millones de este fondo a la reconstrucción. Lo cierto es que solo el 50 por ciento de esos recursos se ocuparan íntegramente en las Fuerzas Armadas.

Alguien escamoteó los 600 millones de dólares. No son mil 200; son 600 para obras no militares, pero divididos en dos cuotas: 300 millones el 2010 y una cifra idéntica el 2011.

Queremos saber si estos 600 millones, divididos en dos cuotas, dónde, cuándo, en qué lugar se van a colocar.

De los 300 millones de la Ley del Cobre del 2010, sencillamente, no se usaron, señor Presidente. Y fueron depositados en el mercado de capitales, le reitero.

La Directora de Presupuestos, Rossana Costa, en el oficio 353, del 14 de marzo pasado, respondió una solicitud de información de CIPER, sobre el destino de los dineros, y que reflejó lo que hemos dicho.

Señor Presidente, hay retraso en la reconstrucción; hay indignación en las familias afectadas. En el campamento “El Molino”, de Dichato, 650 familias. Ha habido constantes movilizaciones. Hoy nuevamente una movilización. El sábado pasado estuvimos hasta las 4 de la madrugada -de allí mi disfonía- bajo la lluvia, esperando al Gobernador. Porque la verdad es que el anuncio del señor Intendente, Víctor Lobos, a quien ratifico mi compromiso para trabajar lealmente por la reconstrucción, solo anunció 240 casas, y solo para los que están registrados como beneficiarios.

Tenemos un lío.

Solo el 60 por ciento de las personas que están en el campamento “El Molino”, el más grande de Chile, y el 60 por ciento de todos los damnificados van a tener acceso a subsidios. Hay un 40 por ciento que no califica; que era allegado, arrendatario, eran hijos solteros. En definitiva, no califican.

Estamos en un problema.

Este Gobierno puede resolver si hace leyes especiales. No va a resolver el problema de la reconstrucción con las leyes ordinarios. ¡Ha situaciones especiales, leyes especiales!

Señor Presidente, quiero que se oficie al señor Intendente de la Región del Biobío, al señor Ministro de Vivienda, al señor Ministro de Hacienda a fin de que nos entreguen un detallado esquema presupuestario de cuáles recursos se están invirtiendo en la Región del Biobío, cuántos de estos van a estar destinados a la construcción de viviendas. Porque ya se perdió la paciencia.

Yo advierto el reventón social. No porque haya infiltración ni que algunos anden financiando la movilización estudiantil con dineros provenientes de no sé dónde; porque hay malestar profundo, hay rabia, y esa rabia va a explotar.

Yo advierto. Estoy dispuesto a colaborar para que ello no ocurra.

El día sábado -reitero- estuvimos 4 horas bajo la lluvia para evitar el desalojo de Carabineros.

Pero esta situación no aguanta más. El Gobierno tiene que responsabilizarse de su retraso.

La señora ex Intendenta de la Región del Biobío -como apareció en el programa Informe Especial- prometió viviendas tsunami resistentes. Ni viviendas tsunami resistentes ni que cosa. ¡No hay ni una sola casa construida! Ni un ladrillo pegado en Dichato, epicentro del tsunami y del terremoto.

Tenemos un grave retraso. Hemos pedido flexibilización de los mecanismos. Hemos pedido que se flexibilicen las UF; se aumenten para las reparaciones parciales, de tal manera que la gente no opte a casa nueva cuando pueda reparar la suya.

Hemos pedido subsidio de electricidad.

Señor Presidente, ruego se oficio a la Subsecretaría de Desarrollo Regional, al Ministerio del Interior, al Intendente de la Región del Biobío, al Ministro de la Vivienda, a fin de que pueda instalarse un subsidio para el financiamiento total o parcial de la cuenta de luz de los campamentos. No es posible que nuestros compatriotas, que están pasándola pésimo, yendo al baño a dos cuadras, estando en el barro, pasando frío, no tienen para pagar las cuentas de electricidad.

No hay programas de empleos. El empleo sigue cayendo en la Región del Biobío.

Tal como lo dijimos, se requiere agua en los campamentos. Una señora Intendenta que ya se fue dijo que no iba a poner agua; un año y medio después hay agua.

Decimos lo mismo: o hay subsidio de electricidad o la gente se va a colgar. Y cuando se cuelgue va a haber riesgo de electrocutamiento. Pero la gente no va a quedar sin luz, y no va a poder pagar las cuentas porque no tiene plata.

¡Anticipémonos! Es posible que en esta situación hayan aportes para subsidio de electricidad, y es posible que hayan leyes que flexibilicen todos los procedimientos, de tal manera de apurar el tranco, para que podamos comprar primero, para que podamos ampliar la inversión, para que podamos llamar a concurso a empresas nacionales e internacionales.

Pero, tal como está la cosa, la verdad es que este ese el segundo invierno. Y -reitero- si no hay un avance va a venir un tercer invierno y va a venir, por cierto, el castigo social, no porque la gente quiera alborotarse a este Gobierno de Derecha. ¡Si la gente que estaba en la calle en Dichato no es de Derecha ni de Izquierda! ¡Es gente que está sufriendo!

Y los que no entienden aquellos es que no saben absolutamente lo que pasa.

Aquí no se requiere ir a organizar a los ciudadanos. La Izquierda no requiere ir a agitar a los campamentos. La gente está agitada y está enrabiada. Y los que representamos a dicha gente queremos colaborar con el Gobierno a que resuelvan el problema, porque no queremos sacrificar a los que están sufriendo, a fin de que pueda causarle problemas al Gobierno.

El señor Presidente de la República visitó mi Región hoy día. Los principales problemas están en Talcahuano, están en Coronel, están en Lota, están, por cierto, en Tomé y Dichato. Pero fue a Arauco, ¡fue a Arauco! En Arauco hay problemas, pero el epicentro del daño está en Dichato. El epicentro está en Talcahuano -Centinela 2-; el epicentro está en Villa Futuro, Chiguayante.

Al Presidente lo han informado mal. El Presidente va a ser bienvenido a la Región del Biobío si va con soluciones.

Se respeta la figura del Presidente. Lo que causa indignación es que ¡el Presidente se vaya a Arauco y no vaya a Dichato!; ¡que el Presidente vaya a una provincia con problemas, pero eluda enfrentarse al principal problema!

Yo, señor Presidente, Senador Letelier, le pido pueda solicitar al Ministro Secretario de la Presidencia, al señor Intendente, al señor Ministro del Interior que nos explique por qué el Presidente fue a Arauco, por qué efectivamente no va al lugar donde la gente lo demandaba, demandaba su presencia para poder contarle la verdad. Porque tal parece que al Presidente no le están diciendo “la firme”; le están contando cuentos.

Ya hubo una persona que le contó muchos cuentos, ¡ah! Y estamos en el estado actual.

Yo siento que el Presidente tiene que atreverse a enfrentar los problemas, porque tiene que hacer cambios profundos; tiene que hacer leyes revolucionarias para sacar la reconstrucción del estado en que está. Y para eso le vamos a votar todos los proyectos de ley; le vamos a aprobar todos los recursos necesarios. Tiene el apoyo de los 14 Diputados y de los 4 Senadores de la Región del Biobío.

Nadie se explica por qué las cosas siguen igual.

–Se anuncia el envío de los oficios solicitados, en nombre del señor Senador, conforme al Reglamento.

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.