“Falso terremoto de Los Vilos no costó vidas, pero deben rodar cabezas”

  • El Senador señaló que “en un país serio, y ante la gravedad de los hechos, nadie le bajaría el perfil al error de difundir esta falsa alarma, que pudo haber costado una estampida y vidas de personas”.

 

“La falsa alarma de terremoto de 8,5 grados en los Vilos fue un error grave que no podemos dejar pasar”, señaló Alejandro Navarro,  vicepresidente del Senado, ante “un hecho que pudo generar no sólo alarma pública, sino que incluso pérdida de vidas humanas. No obstante, aunque ello no haya ocurrido, deberían rodar cabezas”, enfatizó.

 

Navarro señaló que “Chile no se merece un sistema chambón de emergencias como tenemos. Tenemos una Red Sismológica que ya en mayo del año 2011 cometió el mismo error, informando un terremoto de 7,3 grados en Valdivia. Pero no aprenden, y ahora, el Servicio Sismológico de la Universidad de Chile, fuente oficial de esta información para la ONEMI, comete el mismo error, pero ahora en Los Vilos, y para más remate, en medio de  Taller organizado por Unesco, en el que participa la ONEMI, el SHOA, la Universidad de Chile, y la ONU. No entendemos ni justificamos este nuevo error. Simplemente, nuestra respuesta es NO. Si lo toleramos, ponemos en peligro las vidas de millones de compatriotas”. Y exclamó: “Yo apuesto a una reforma profunda, desde la raíz, a nuestro sistema de emergencias”.

 

El Senador se refiere al taller nacional “Procedimientos Operacionales Estándar para el fortalecimiento del Sistema Nacional de Alerta temprana ante Tsunami en Chile”, que contó con la participación de la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior de Chile (ONEMI), el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile (SHOA), el Servicio Sismológico de la Universidad de Chile y el Ministerio de Educación, además del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Cruz Roja Chilena, socios del Séptimo Plan de Acción para Sudamérica del Programa DIPECHO de la Comisión Europea, cuyo último día terminó con el “error” denunciado.

 

El Vicepresidente del senado cree que “hace unos días el gobierno habló de terremoto en el Maule, hubo llamados a evacuar, y como el cuento de Pedrito y el Lobo, bajaron y subieron la orden. El ánimo preventivo no puede servir para ocultar errores garrafales. El ambiente generado por las chambonadas de nuestro sistema de emergencias, no resiste un nuevo error”, sostuvo.

 

Para el parlamentario, “nuestro sistema de emergencias no puede generar daños y siniestros. No puede ser que la ONEMI, el SHOA, el Servicio Sismológico y otros, realicen acciones que tengan el mismo efecto que un maremoto o un terremoto. Estamos estudiando las acciones legales que seguiremos para sancionar a los responsables”, advirtió.

 

“Mi equipo está estudiando la aplicación del Artículo 268 bis del Código penal, que sanciona con penas privativas de libertad a quien diere ‘falsa alarma de incendio, emergencia o calamidad pública’ a los servicios de utilidad pública, así como también poner los antecedentes en Contraloría para que establezcan la eficacia del gasto entregado al sistema de emergencias en casos de terremotos”, anunció Navarro.

 

El Vicepresidente del senado señaló que pedirá “una sesión especial del Senado para analizar los últimos acontecimientos que han puesto en jaque la confianza en nuestro sistema nacional de emergencias, pues tenemos que hacer un diagnóstico y hacer las correcciones antes de que sea tarde. Si contamos con una institucionalidad débil, el peligro arrecia, por lo que creemos que el mando unificado de las decisiones debería estar en manos de un Ministerio de Emergencias, un organismo de real jerarquía, que tenga tuición y supervigilancia de los distintos servicios que actualmente componen la red de emergencias. El Ministerio del Interior en estos momentos se ha visto sobrepasado, y no ofrece garantías de buen funcionamiento”, aseguró.

 

El congresista indicó que “el Servicio Sismológico de la Universidad de Chile señala tener algunos instrumentos de los años 80, que no son muy precisos, pero sabemos que durante la gestión de Carmen Fernández, la ONEMI entregó el año 2008 al Servicio de Sismología cerca de 2.700 millones de pesos para modernizar el servicio. Por tozudez de los funcionarios de la Universidad, estos dineros sólo se ocuparon el 2011. Ello probaría un abandono de deberes intolerable. Los viejos equipos deben ser dados de baja lo antes posible. Japón, con un territorio no más grande que la zona central de Chile, tiene más de 4.000 centros de sismografía en todo su territorio. Chile tiene 65. Como ya estamos cansados de este desorden y desidia, vamos a trabajar por la reforma sustancial del sistema”, señaló el senador Alejandro Navarro.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

Tags:
0 shares
  1. rodrigo sepulveda avila
    Marzo 30, 2012

    yo creo quesolo DIOS sabe todo aunque en la biblia dice que en los ultimos tiempos habra terremotos y mas asi esque no nos debemos sorprender de nada que DIOS los bendiga mucho y no olviden sol9o DIOS NOS CUIDA Y NOS PROTGE AMEN ………………………………………

  2. patty
    Marzo 30, 2012

    Nadie cree ya en las instituciones publicas, son de una imprecision y falta de profesionalismo que raya en la estupidez.

  3. Abraham Cabrera
    Abril 2, 2012

    Basta ya de tonteras y pregunten a la oficina de emergencia de la ilustre municipalidad de Talcahuano por que no comienzan y desarrollan el sistema de alarma de maremoto que tienen en proyecto. Sistema Japones no sirve en la costa de Chile. Existe otra realidad en la costa de ASIA, otro fenomeno que los “EXPERTOS” y cientificos aun no saben. Esta ante sus ojos y aun no lo ven. El Sistema verdadero y multiproposito “SIPROMA” esta listo . Consulten al Alcalde de Talcahuano.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *