Fomento de Pesca Artesanal creación de Comisión Nacional de Acuicultura y mejora de Consejos Zonales de Pesca Informe Comisión Mixta

Imagen: colectivoandamios.blogspot
El señor NAVARRO.- Presidente, aprovechando la presencia del Ministro Pablo Longueira en la Sala -y, como bien conoce la actividad parlamentaria, siempre es fundamental que los Ministros estén en proyectos de ley importantes-, este proyecto a mí me provoca dudas, por cuanto un sector importante de la pesca artesanal de mi Región no solo pesca en la Región, sino que también concurre a otras Regiones.

Y el establecimiento de un Zonal de Pesca solo en la Octava Región abre, por cierto, la duda sobre la restricción del ámbito de la pesca circunscrita solo a la Región.

¿Y qué es lo que está faltando para echar abajo mitos, desconfianzas? Está faltando un debate más amplio. Y las señales que tenemos sobre ese debate más amplio sobre la Ley de Pesca, el término de la ley llamada “corta de pesca”, es que no va a haber ley.

Qué espacio para debatir la evaluación de una ley que estableció el límite máximo de captura, que asignó cuotas históricas y que no ha logrado el objetivo de detener el deterioro, particularmente de los recursos, sino que, por el contrario, ha aumentado el colapso, ha aumentado el número de pescadores artesanales, ha aumentado el número de trabajadores de la industria despedidos. No va a haber espacio para discutirlas.

Y todo indica que vamos en la ley larga, que en realidad ya no es larga, porque quedan pocos meses, a no tener ley e ir a buscar la prórroga.

Entonces, estamos en la política del salame, estamos haciendo la ley a pedacitos. Y siento que ese no es el debate.

Hay un debate mucho, mucho más profundo, que son el establecimiento administrativo de los zonales. Los zonales tienen que tener un sentido. Mientras esté el Consejo Nacional de Pesca, organismo integrado esencialmente por el sector industrial, que se autoasignan las cuotas de pesca y que han destruido la pesca en Chile, siento que este es un debate que concurre a aliviar o a fortalecer parte del sistema institucional de la pesca.

Yo estoy por un Ministerio de la Pesca. El Presidente Salvador Allende discutió y envió un proyecto de ley, que estuvo en trámite en la Cámara de Diputados, sobre el Ministerio del Mar. Necesitamos un Ministerio de la Pesca, no una Subsecretaría, sujeta a las más amplias presiones.

Como dijo Alinco, cuando entró el Subsecretario: “Perdone Subsecretario, no lo había reconocido, porque como andaba con el maletín, no lo había reconocido”.

Si seguimos repartiendo pescado -y como los pescados no votan, nadie los defiende- si seguimos parchando la ley de pesca, la verdad que vamos a terminar con un adefesio.

Y la única posibilidad -y yo la voté a favor la ley de pesca al Ministro la última vez- era que teníamos la certeza de que en algún minuto nos sentamos a discutir la ley grande, de institucionalidad pesquera, para resolver los problemas de investigación, de ordenamiento institucional, cerrar los registros, generar condiciones para proteger y recuperar los recursos. Y eso todo indica que no va a ocurrir. Estamos a mayo. La ley vence el 2012. Y siento, entonces, que con el parche, y particularmente con la discusión sesgada, no avanzamos.

Yo quiero un mayor ordenamiento de los Zonales. Pero creo que el tema tiene que discutirse con el sector artesanal, respecto de cuál va a ser el ámbito en que estos van a desarrollar su actividad extractiva.

Y es por eso, señor Presidente, que sería importante que el Ministro, yo creo que esta ley lo más probable es que se apruebe, yo me voy a abstener, en el sentido de que claramente mi abstención indica no solo las dudas, sino fundamentalmente la percepción de que un proyecto de esta naturaleza no contribuye al fortalecimiento del sector pesquero, ni artesanal ni industrial. Por el contrario, genera más confusión, más enfrentamiento entre los propios pescadores artesanales. Cada vez que discutimos una ley de pesca, el gremio artesanal se divide. Y esta no ha sido la excepción: la CONAPACH se ha vuelto a dividir.

Y, por tanto, creo que si no tenemos claridad sobre la existencia de una Ley de Pesca que aborde a fondo la institucionalidad, si no recogemos la idea de un Ministerio, Ministerio de Pesca de Chile, que en definitiva regule la actividad pesquera, de un instituto de investigación que establezca lo que Chile requiere, investigación para cuidar los recursos, estos elementos son parciales.

Yo, señor Presidente, me voy a abstener, toda vez que claramente la creación de más Zonales no resuelve el problema. El problema de la pesca en Chile no es administrativo, es un problema de protección de los recursos y de asignación de los recursos, no de cómo se organizan estos en las Regiones.

Voto abstención.

¡Patagonia sin represas!

¡Nueva Constitución, ahora, señor Presidente!

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *