“Gobierno debe terminar con improvisación en materia de contaminación”

Diputados Navarro, Accorsi y Olivares entregaron propuestas a Ministro Fernández

metales

Manifestando su convicción de que “el gobierno debe terminar de improvisar en materia de contaminación ambiental”, los diputados Alejandro Navarro (PS) -presidente de la Comisión de Medio Ambiente- Enrique Accorsi (PPD) y Carlos Olivares (DC), se entrevistaron con el Ministro Secretario General de Gobierno, Mario Fernández, para entregarle una serie de propuestas que permitan enfrentar con éxito y en plazos inmediatos el agudo problema de contaminación atmosférica de la Región Metropolitana.

El parlamentario del PS dijo que “lo que se requiere es tomar decisiones estructurales efectivas y no sólo impulsar acciones efectistas, como la idea reciclada de terminar de plantar los árboles, como lo señalaba el Plan de Descontaminación, y que nunca se plantaron. Lo que necesitamos se puede sintetizar en cuatro o cinco puntos básicos a desarrollar: creación de una Superintendencia y una Contraloría Ambiental; entregar mayores recursos vía per capita o otros mecanismos a las comunas más afectadas; incluir las variables biomédicas en esas comunas; pero por sobre todo articular coherentemente las medidas anticontaminación en relación al crecimiento inorgánico y sin ordenamiento territorial que hoy tiene Santiago, cuyo mejor ejemplo es el Decreto 20 que desafecta área verdes para que la ciudad siga creciendo, comprometiendo con ello la calidad del ambiente por unos 30 años”.

En el mismo sentido, Navarro dijo que “de no ser así, tendremos que retomar el sentido del proyecto de acuerdo aprobado el año pasado, y que fue presentado con la firma de 80 diputados de todas las bancadas y que plantea condicionar la aprobación del presupuesto del Plan de Descontaminación a la existencia de medidas que verdadera y efectivamente tiendan hacia la desconcentración y la descentralización del país. Las regiones no tienen porque pagar la contaminación que no producen”.

Respecto a las declaraciones del Intendente Trivelli, en el sentido de que “ha hecho falta mano dura”, el legislador señalo que “resultan llamativas estas afirmaciones, ya que si alguien debió poner más mano dura y hasta ahora sólo ha exhibido mano blanda siendo por ello sobrepasado, es el propio intendente. Con esta actitud que revela cierta confusión lo único que se ratifica es que se requiere una nueva institucionalidad para enfrentar estas contingencias, de manera coherente con una política de ordenamiento territorial y una paralización del crecimiento de Santiago. Esto no sólo se hace patente en materia de calidad del aire, sino que más crudamente en las inundaciones que cada invierno se producen cada vez con mayor intensidad”.

Sobre lo mismo, el diputado socialista dijo que “la propuesta de un Superintendente y una Contraloría Ambiental tiene que ver con una mirada de mediano y largo plazo, ya que las soluciones a la contaminación de Santiago no pasan por más recursos ni por investiduras coyunturales como la entregada al Director Metropolitano de la Conama, Guillermo Díaz. Las soluciones tiene que ver, por ejemplo, con zanjar, en favor de la salud, del medio ambiente y de los ciudadanos la disputa entre el ministro Campos de Agricultura y Ravinet de Vivienda y Bienes Nacionales por las políticas contradictorias que surgen desde cada una de esas carteras”.

Por otra parte, el parlamentario enfatizó que “hasta hoy se ha tratado de generar la sensación de que existe un silencio cómplice entre los parlamentarios verdes, lo que no es cierto, tal como tampoco es correcto interpretar estas críticas y propuestas como un ultimátum al gobierno. Pero ¡ojo! nosotros tenemos la percepción de que en este tipo de temas estamos en la recta final y se requieren no sólo señales sino que medidas efectivas y concretas antes de fin de año. De no ser así, en materia medio ambiental, deberemos revisar y redefinir nuestra relación con el Ejecutivo”.

“Este tipo de decisiones -afirmó Navarro- son imprescindibles porque marcarán el sentido de la voluntad política del gobierno. Lo contrario significaría ceder a las presiones y visiones economicistas de sectores interesados en prolongar la expansión urbana e industrial de la Región Metropolitana y que buscan revertir las medidas dispuestas en el Plan de Descontaminación original, tal como lo ha expresado el Instituto Libertad y Desarrollo, vocero de la derecha y el empresariado, que sólo se ha dedicado a calcular los costos que supondría la paralización de fuentes fijas, en tanto que sobre la contaminación propiamente tal sólo se ha limitado a decir que se requiere mejorar la capacidad predictiva del sistema de pronósticos ambientales”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *