HAY QUE EVITAR QUE EL CONFLICTO INHIBA UNA NUEVA POLÍTICA INDÍGENA DE CARA AL BICENTENARIO

Diputado socialista Alejandro Navarro en su visita a la IX Región:

imagen-post-tierras-mapuche
Su convicción de que es “absolutamente necesario y posible evitar que el conflicto existente, y que se ha prolongado demasiado en el tiempo, inhiba el desarrollo y la discusión de una nueva política indígena de cara al bicentenario”, manifestó el diputado Alejandro Navarro, en el marco de su visita a la IX Región de la Araucanía, oportunidad en que visitó al dirigente del Consejo de Todas Las Tierras, José Naín, se reunió con autoridades regionales, comunidades mapuches afectadas por los vertederos, así como con el fiscal regional público y el fiscal militar.

El parlamentario dijo que “urge una política indígena que contemple a lo menos seis aspectos fundamentales: efectuar la reforma constitucional que incorpore a nuestra Carta Magna la existencia de diferentes grupos étnicos; que finalmente Chile debe suscribir e incorporar a nuestra legislación el Convenio 169 de la OIT sobre pueblos originarios; efectuar una reforma que modifique estructuralmente el funcionamiento y sentido de la Conadi; conformar un equipo de resolución de conflictos que tenga atribuciones y dedicación exclusiva a este tipo de temas y no se diluyan en otras tareas; y concluir el trabajo de la Comisión de Verdad Histórica y Nuevo Trato con un completo informe, que tenga como sentido principal el construir una versión compartida de la historia de nuestro país y no existan y se acepten -como hoy ocurre- diferentes y contrapuestas versiones de nuestro pasado, especialmente indígena”.

El diputado agregó que “se equivocan quienes creen que estamos por políticas separatistas o de ocupación. Estamos por que, en lo inmediato, se agilice y se transparenten los mecanismos y montos para adquirir tierras para las comunidades. Los agoreros del miedo pierden su tiempo haciendo creer que estamos casi en guerra porque no es así. La entrega voluntaria de José Naín y de otros comuneros en otros casos, por ejemplo, a pesar de que muchas acciones en su contra las consideramos injustas, demuestran con hechos que no se está por agudizar el conflicto, sino por el derecho a ser oídos y respetados”.

“Además -prosiguió el legislador del PS- no sólo deben exigírseles señales a los mapuches. Las autoridades y quienes los acusan también deben hacerlas. El Estado debe ganarse la confianza de las comunidades. Esa es, sin duda, una de las tareas para el nuevo Intendente, Ramiro Pizarro y así se lo hemos planteado”.

“Las señales más importantes -añadió- deben venir también de quienes más tienen. Porque, por ejemplo, no es posible que mientras por un lado, para mostrar los costos que deben asumir para proteger sus cuantiosas ganancias la Corma dice que se ha gastado millones de dólares en seguros y que ha tenido pérdidas por otros varios millones, parece contradictorio que cuando se ha hablado de ceder o, incluso de vender tierras, su disposición sea negativa a ello. Es decir, no se puede preferir perder tierra, antes que cederlas”.

“Con actitudes como ésta -continuó el diputado- no se va a apagar el incendio social que hoy existe en las comunidades porque, seamos justos, los costos de incendios forestales son infinitamente menores que los grandes costos sociales que han debido pagar durante generaciones las comunidades mapuches”.

Navarro dijo que “interesadamente se ha tratado de presentar el tema indígena en esta zona como un conflicto entre el Estado y los mapuches. Eso no es cierto y debemos ser capaces de articular una política que haga de la no resuelta relación entre Estado e indígenas un problema país, y no sólo de algunos pocos, porque además, claramente cualquier solución efectiva en pro de la participación y la no discriminación debe pasar por todos y cada uno de los chilenos”.

Respecto de su visita a la zona, el parlamentario indicó que “me resulta particularmente interesante el ver como ha operado el desarrollo de la reforma procesal penal, especialmente para los mapuches, en el entendido que debiera generar mejores condiciones en la aplicación de la justicia y en resguardar la igualdad ante la ley. Creo que este es un proceso de mutuo aprendizaje donde los errores que aún subsistan deberán ser corregidos”.

En relación a la situación actual que vive la política indígena, el legislador socialista indicó que “sigue dándose esa cierta falta de coherencia y ambigüedad: por un lado tenemos un hecho tremendamente importante y al que no se le ha dado la suficiente valoración, como lo es la circulación de la nueva moneda de cien pesos, en que aparece la imagen de una mujer mapuche como símbolo de los pueblos originarios; y por otro tenemos el caso de lo que ocurre en esta región, donde las comunidades mapuches se están convirtiendo en el basurero de la región, con la existencia de antiguos y nuevos vertederos”.

Sobre este último punto, el diputado dijo que “todavía hay mucho que hacer. No es posible que se acepte como normal la instalación de vertederos a menos de 300 metros de una escuela, a metros de casas habitadas y una Declaración de de Impacto Ambiental que, sin participación ambiental, reconoce que existe un cementerio indígena, que mucha gente saca basura del actual vertedero y que en algunos puntos el agua de los esteros que riegan las tierras y que muchas familias utilizan como agua potable, reciben las descargas de líquidos lixiviados y percolados. Por ello, vamos a estudiar en conjunto con las comunidades las acciones inmediatas a seguir, tanto ante tribunales y el Consejo de Ministro de la Conama, como ante la Conadi y el Ministerio de Educación”.

En relación a acciones legislativas futuras, Navarro anunció que “estamos trabajando en una moción que permita modificar el Reglamento de la Cámara de Diputados para crear una Comisión de Pueblos Indígenas, Etnias y Patrimonio Cultural que permita dar la atención que se merece a este amplio ámbito de temas que se derivan del quehacer de los pueblos originarios; los principios y valores que Chile debe cultivar a nivel nacional e internacional, y reconocer el interés de ese diez por ciento que formalmente, según el censo de 1992, reconoce ascendencia indígena”.

El parlamentario dijo que “actualmente esos temas se están viendo en la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara, pero debido a la politización de su trabajo en materia de violación de los derechos humanos y el tema Pinochet, los temas relacionados con los indígenas han quedado relativizados”.

Sobre su participación en Temuco en el seminario internacional ‘Nuevas Relaciones entre Estados y Pueblos Indígenas: la Experiencia Internacional’, el legislador indicó que “quienes hayan participado en la jornada que se realizó en Santiago con seguridad han diluido todos sus miedos relativo al concepto de autonomía luego de conocer las interesantes experiencias de los gobiernos de Canadá con los pueblos Inuit y Sami, así como de Nueva Zelandia y el pueblo Maorí”.

Respecto de lo mismo el diputado del PS dijo que “ha sido impresionante conocer la experiencia canadiense, país donde existen 52 grupos culturales reconocidos; 600 pueblos originarios o primeras naciones como ellos las llaman; más de 50 lenguas existentes y casi 1 millón y medio de canadienses con ascendencia indígena. Han sido honestos en reconocer que no ha sido un proceso fácil, en que ha persistido una cierta forma de discriminación, pero que sin duda la autonomía de sus pueblos indígenas ha contribuido a su desarrollo democrático, lo que se refleja incluso en la existencia de sus propios parlamentarios y formas de gobierno, lo que en ningún caso significa dividir al país”.

“Por ello -continuó- junto al diputado Huenchumilla hemos presentado un proyecto en junio de 1999 que actualmente está en primer trámite en la Comisión de Derechos Humanos para luego pasar a la de Educación, y que pediremos al gobierno apoye incluyéndolo en la legislatura extraordinaria, que consiste en una reforma constitucional que reconoce la existencia de los pueblos indígenas y les otorga participación política en el Estado, lo que se traduce en la elección de 3 senadores y 10 diputados en su representación, quienes serán elegidos por los indígenas inscritos en un Registro Electoral Indígena creado al efecto”.

Por último, respecto del Censo Nacional que se realizará el próximo 24 de abril, Navarro dijo que “es extremadamente importante que se considere una adecuada capacitación de los censistas en lo referente al reconocimiento de la ascendencia indígena de las personas, principalmente en lo concerniente al respeto por nombres o apellidos y a las formas de escribirlos y al grave hacho que hemos podido comprobar de casi 6 mil descendientes de indígenas se han cambiado sus nombres o apellidos para no ser discriminados”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *