“Hay que evitar que geyser se conviertan en trampa mortal”

Diputado Navarro y turista español que sufrió graves quemaduras en El Tatio:

geyser

Su convicción de que “es necesario adoptar las medidas necesarias y que se asuman las responsabilidades, tanto públicas como privadas, para evitar que los geysers se conviertan en una trampa mortal”, manifestó el diputado Alejandro Navarro, presidente de la Comisión de Medio Ambiente, quien anunció una visita inspectiva a los geysers de El Tatio, tras el accidente ocurrido el domingo pasado, cuando el turista español Pablo Fernández-Raigoso Castaño, un médico de 37 años, cayó en un geyser, sufriendo graves quemaduras en el 75 por ciento de su cuerpo.

El parlamentario señaló que “de acuerdo al parte policial, un grupo de nueve turistas de distintas nacionalidades, fueron transportados de madrugada por una empresa con domicilio legal en San Pedro de Atacama, hasta los geyser de El Tatio, uno de los mayores atractivos turísticos de la Segunda Región, ubicados sobre 4 mil metros sobre el nivel del mar, a 342 kilómetros al noreste de Antofagasta. Una vez en el lugar y cuando se aprestaba a tomarse una fotografía junto a un cráter de dos metros, y al parecer porque sus lentes ópticos se le empañaron con el vapor, el ciudadano español perdió el equilibrio y cayó a un geyser, de una profundidad de unos tres metros”.

“Considerando que se calcula que los geyser ebullen a más de 85 grados de temperatura -agregó- las quemaduras sufridas por este médico fueron de la mayor gravedad, pese a que fue socorrido de manera inmediata, le fue retirada su ropa y fue trasladado de inmediato a la posta rural de San Pedro de Atacama, y de allí a los hospitales Carlos Cisternas y El Cobre de la ciudad de Calama, para finalmente ser trasladado al Hospital de la Mutual de Seguridad en Santiago”.

Navarro dijo que “la comuna de San Pedro de Atacama y la Cuenca Geotérmica de El Tatio fueron declaradas Zona de Interés Turístico por el Servicio Nacional de Turismo, toda vez que se estableció que esta zona cumple con los requisitos de tener atractivos turísticos naturales y culturales de primera jerarquía y de carácter permanente; permite el desarrollo de actividades artísticas, recreativas y/o culturales con los recursos turísticos ofertados; y presenta condiciones apropiadas para presentar una demanda turística actual y potencial”.

“Sin embargo -añadió- se ha consignado que frente a una intensificación de la demanda turística esta zona presenta condiciones de vulnerabilidad, por carecer de condiciones receptivas apropiadas, siendo necesario disponer de medidas de preservación de valor turístico de la zona y establecer un plan de ordenamiento turístico que permita el ordenamiento de la actividad turística e inmobiliaria turística. En definitiva, el patrimonio natural y cultural de la zona podrá ser protegido con esta declaratoria, en el marco del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, por su carácter turístico y paisajístico”.

El diputado dijo que “los flujos turísticos a los Geyser se hacen a través de agencias especializadas en circuitos turísticos. Según Sernatur, estos viajes se desarrollan con las condiciones de seguridad requeridas, donde se entregan a los turistas indicaciones tales como, no consumir alcohol el día anterior, no consumir carnes rojas en exceso, llevar mucha agua y fijar un diámetro de seguridad respecto de los geyser. Sin embargo, es importante señalar que así como operan empresas serias, instaladas e identificables, hay otras extremadamente informales con los riesgos que ello conlleva para una atención, servicio de calidad y seguridad para los turistas”.

“Esta situación hecho puntual nos lleva a establecer una reflexión respecto de la necesidad de legislar en los ámbitos de regulación y capacidad de fiscalización de los servicios que entregan los privados en este tipo de negocio, lo que es avalado por los reclamos y denuncias que nuestro servicio recibe”.

Respecto de los terrenos donde se encuentran los geyser, Navarro dijo que éstos “pertenecen a Bienes Nacionales y a privados, aunque las comunidades de Toconce y Caspana han establecido como demanda priorizada alrededor de 34.000 hectáreas, lo que se encuentra en trámite para evaluación de la Comisión de Tierras y Aguas de la Conadi, sin incluir la demanda total que incluye a los Geyser para definición en el año 2003”.

El parlamentario dijo que “en este tema, el Sernatur de la Segunda Región tiene un proyecto presentado al FNDR 2003, el que se encuentra en análisis técnico, siendo éste planteado para su etapa de diseño, que incluye la existencia de estructuras de una exploración geotérmica realizada en los años 60 por CORFO, las cuales no presentaron los procesos de abandono necesarios para dichas faenas, y de las cuales no hay antecedentes respecto de su seguridad actual. Además, un tema que hay que tener en cuenta es la posibilidad de la generación de energía alternativa a partir de la geotermia, aspecto que está siendo explorado por una empresa dependiente de Enap, la que se encuentra en su fase de exploración”.

Prensa Oficina Parlamentaria

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *