“Hay una crisis entre el PC y su base militante”

imagen-post-agricultura-navarro-fue-hospitalizado

El senador anticipa el divorcio político del Partido Comunista con el gobierno: “Su espacio en la Nueva Mayoría no le da viabilidad al PC. Es una propuesta que se agotó”.

Dirigente estudiantil, diputado y hoy senador. Concertacionista, integrante del MAS y ahora creador del partido País.

La trayectoria del senador Alejandro Navarro es extensa y siempre con ubicación en la izquierda. Bien a la izquierda.

Desde ahí, ahora a través de partido País -y junto al ex PS Gonzalo Martner- el senador por la VIII Región pretende seguir en su idea de generar un gran frente amplio que sea capaz de enfrentar, siempre desde la vereda de la izquierda, a la Nueva Mayoría.

-Han sido tiempos complejos para el gobierno y, en general, para toda la clase política. ¿Qué momento cree que es el que vive hoy el país?

-Creo que hay dos fantasmas que se han instalado y seguirán fortaleciéndose: el abstencionismo que tuvo un debut en grande en las últimas elecciones municipales y también el populismo que, después de lo que ha pasado en Estados Unidos, aparece como una alternativa ante el descontento de la ciudadanía. Hay un sentimiento de desazón y desapego como no se había visto desde el retorno de la democracia. Y los partidos no entienden de que lo que está en juego es la legitimidad democrática que entregan las elecciones.

-La duda es saber si todo este proceso es peligroso o más bien abre opciones interesantes respecto de nuevas formas de entender la democracia…

-La crisis son siempre oportunidades. También en lo político. Chile ha estado siempre constituido por tres tercios. Lo que parece claro es que Chile Vamos y la Nueva Mayoría no representan la identidad del país. Falta una instancia de izquierda-ciudadana que ahora tiene una oportunidad histórica para reinstalarse en un medio en donde el binominalismo ha hecho crisis. Establecer una tercera fuerza política en el país es tan necesario como urgente.

-¿Y por dónde cree que va a surgir este nuevo referente? ¿A la izquierda de la izquierda?

-El parámetro clásico de izquierda-derecha ha terminado por ser estrecho. Creo que lo que se verá en el país próximamente será una reagrupación de fuerzas sociales, movimientos, pequeños partidos regionales y mucha disidencia de los partidos tradicionales que se traducirá en una propuesta programática, una lista parlamentaria y una opción presidencial.

-¿Es el movimiento PAÍS que usted y Gonzalo Martner han impulsado el llamado a encabezar ese nuevo referente?

-Lo que queremos es ayudar a la convergencia de todas las fuerzas sociales y políticas. Hay necesidad de nuevos liderazgos y por eso mi propuesta de rebajar a los 30 años la edad mínima para ser senador o hasta presidente. Siempre la unidad es difícil, pero si logramos una lista en el país esta nueva fuerza puede representar de 18 a 25 parlamentarios. Chile no tiene una fuerza social organizada, sino expresiones esporádicas e intermitentes. En las actuales condiciones de alejamiento de la política con la ciudadanía da pie a un reposicionamiento de los movimientos sociales. Hay que conquistar el Congreso.

Amor NM-PC terminado

-¿Cree que el actual debilitamiento de los movimientos sociales también tiene que ver con la presencia del Partido Comunista en el gobierno?

-Hay una crisis creciente y larvada entre el PC y su base militante tradicional. Su espacio en la Nueva Mayoría no le da viabilidad al PC. Es una propuesta que se agotó. El PC tiene una tarea histórica y hay mucha confusión en su base histórica.

-Lo que parece evidente es que mucha de esa militancia histórica del PC no entiende mucho esta presencia en el gobierno. Más aun pensando en todas las complicaciones en las relaciones que se han presentado en los últimos días…

-Entienden que las propuestas de Bachelet había que apoyarlas, pero también comprenden que es un proyecto se agotó, en buena medida debido a sus propias contradicciones. El problema es que la ciudadanía adelantó a la NM por la izquierda. Ojalá que el PC tome sus decisiones a tiempo y se haga parte de un gran frente amplio, progresista y ciudadano.

-En este frente amplio del que usted habla, ¿también se imagina incorporados a Jackson o Boric?

-Ellos debieran ser vanguardia en este proceso. Por eso hablo de un frente amplio y que solo tenga como límite la corrupción. Quien esté salpicado por temas de corrupción, no puede ser parte de este movimiento.

-Jackson y Boric podrán resultar atractivos, pero también expresan contradicciones y dudas políticas respecto del verdadero respaldo que generan. Se lo planteo porque en los dos distritos que ellos representan terminó ganando la derecha en la última municipal…

-Creo que lo que faltó fue experiencia e ingeniería electoral. Se requería de un proceso electoral más complejo. Y espero que la lección se haya aprendido. Por eso es necesaria una alianza estratégica, programática y electoral. No hay otra forma de enfrentar la próxima elección. La política de alianzas resulta fundamental.

-En este nuevo escenario de la NM, ¿le parece interesante lo de Guillier o es una carta algo inflada?

-Guillier tiene que definirse: o esta en la NM o está con la ciudadanía. Si no se define, será un globo que se infla, pero que puede reventarse en cualquier momento.

-¿Cuáles son los pasos que siguen para la conformación de este frente amplio?

-Estamos trabajando en una propuesta programática. Luego, con inteligencia electoral, poder instalar una tercera fuerza política en Chile. No podemos cometer errores. Espero que a marzo del 2017 tengamos ya lista una propuesta del frente amplio. Y con primarias para presentar una opción presidencial.

Fuente: EL MURO

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *