“Impacto y daños de obras en viviendas deben ser evaluados”

Senador Navarro y reclamos de vecinos por Bocamina II:

“Para que la construcción y operación de la segunda planta de la Central Bocamina en Coronel no se convierta en un problema que afecte la calidad de vida y la salud de los vecinos, no sólo se debe pensar en futuros episodios de contaminación y la fiscalización que debe aplicarse para que ello no ocurra, sino que también debe pensarse en como la construcción de la planta está afectando hoy a los vecinos de Lo Rojas, Aroldo Figueroa y Capitán Cabrejo y las medidas que deben adoptarse para que ello no siga sucediendo”, manifestó el senador Alejandro Navarro, tras visitar el sábado pasado el sector y reunirse con los vecinos afectados.

El parlamentario dijo que “por eso nos alegramos que la Conama regional haya acogido nuestra petición de revisar las viviendas, aunque ya exista una resolución de calificación favorable, porque esta medida no busca frenar la obra, sino lograr que las cosas se hagan bien, respetando el entorno, pero especialmente respetando la dignidad y los derechos de las personas que viven en las cercanías y que se están viendo afectadas”.

Navarro señaló que “con esta medida lo primero que hemos pedido es que se realice una revisión, por técnicos especializados, respecto del impacto y los daños que están produciendo las vibraciones que generan las obras de construcción, especialmente en las casas aledañas. Una vez evaluados esos daños la empresa deberá asumir las medidas de mitigación y reparación que sean pertinentes, porque que exista una resolución ambiental favorable no le da carta blanca para afectar el patrimonio que, con mucho esfuerzo, las familias han construido en años de trabajo”.

“Otra medida que hemos solicitado -agregó- y que esperamos también pueda implementarse a la brevedad son la realización de un estudio epidemiológico que de cuenta del grado de afectación a la salud que ya tienen los vecinos de esos sectores, producto de las décadas de operación y contaminación de la actual planta de la Central Bocamina, que sirvan como punto de partida para las exigencias ambientales y tecnológicas que se le hagan a la nueva planta, porque la gente de Coronel ya está cansada de tener que vivir con las ventanas cerradas para no respirar el aire contaminado”.

Finalmente, el legislador indicó que “esperamos que la Corema también acoja la idea que hemos propuesto de abrir un nuevo addendum para recoger las observaciones a todos aquellos aspectos que no fueron considerados al momento de dictar la resolución de calificación ambiental y que ahora, al momento de ver en concreto los efectos e impactos de las obras, se perciben como factores ambientales que están afectando a las personas y su entorno”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *