Implementación de Plan Araucanía

El señor NAVARRO.- Gracias Presidente, por cierto esta sesión especial, la participación del Intendente y, en particular, debatir sobre el llamado “Plan Araucanía” es una oportunidad única y ojalá no la desperdiciemos. Y la verdad es que me llama la atención lo belicoso del debate. Porque se ha dicho de que está claro que se quiere unidad, pero yo escucho encendidos duros: el discurso del Senador Espina es un discurso duro, diciendo que la Concertación mintió. Yo creo que la Concertación se equivocó, hizo mal el trabajo, lo dijimos.

Veo también en el Senador Quintana, en el Senador Tuma un llamado particular sobre temas y también acusaciones duras contra el Intendente. Dicen que el Intendente más belicoso, incluso que los de la dictadura.

Yo tengo una Intendenta belicosa en la Región del Bíobio. No nos ha invitado jamás a dialogar. No participamos en ninguna instancia. Y ahí también se fue abajo el Plan Arauco. Bachelet anunció el Plan Arauco con inversiones de más de 350 mil millones de pesos. Va a haber oportunidad de que conversemos sobre el Plan Arauco, porque tampoco existe el Plan Arauco.

El señor PÉREZ VARELA.- ¡Cómo que no!

El señor NAVARRO.- Y el Senador Pérez leía sus declaraciones del 29 de abril. Dice que respalda la decisión, pero que vamos a desarrollar otro Plan en una Glosa particular a través del Presupuesto del próximo año. Eso no se hizo, Senador Pérez, por su intermedio Presidente. No tenemos Plan Arauco en la Región del Bíobio a pesar de que se planteó que va a haber una Glosa.

Entonces, la pregunta, más allá de las divisiones en el seno de esta Sala, porque arriba al parecer hay unidad. Se ha dicho que, el Senador García ha dicho “queremos la unidad de la Región”. Yo creo que sin unidad, la Región no va a avanzar -por lo menos la mía- después del terremoto y el tsunami. Si no tenemos una plan de unidad regional no avanzamos.

Pareciera ser que las divisiones están aquí abajo, en lo político, pero no en la ciudadanía. Porque yo tengo la certeza de que los ciudadanos de La Araucanía, las comunidades indígenas lo que quieren es que se trabaje por ellas, para ellas, y eso, efectivamente, no está ocurriendo. Creo que si esto se agudiza, al final vamos a perder todos.

La pregunta planteada: ¿Hay Pan de La Araucanía?

Yo leí el diccionario de la Real Academia Española para ver un poco qué significa los planes. Los planes pueden ser la enumeración de un conjunto de acciones de inversiones, de obras civiles, una carta de navegación. El concepto “plan” es un concepto bastante variable y que puede llamar a engaño. Habría que precisar qué vamos a entender por el Plan de La Araucanía. Es este listado de inversiones que se ha realizado Y ahí han surgido dudas. Yo pregunto ¿cuál es la inversión real? Se han planteado 4 mil 400 millones de dólares. Es lo que ha propuesto el Presidente de la República. Se ha mostrado el plan de inversiones anual de 661 millones de dólares, y se dice que no todo es para las comunidades indígenas, porque la base es que, aparte de La Araucanía, hay un problema particular y especial con las comunidades indígenas.

Yo en el caso del Intendente preferiría Intendentes electos. Nos ahorraría un montón de debate si el Intendente no fuera nombrado a dedo, en esta monarquía presidencial de que la eligen los Presidentes de la República. Yo preferiría un régimen donde gobernadores e intendentes fueran electos por la ciudadanía y tuvieran que responderle a la ciudadanía y no al Presidente de la República solamente, sino que, efectivamente, tuviéramos un sistema mucho más democrático. Eso ahorraría mucho del debate sobre el cuestionamiento de las autoridades regionales.

Pero la pregunta es ¿Hay Plan Araucanía? ¿De verdad, se quiere cuestionar el compromiso del Presidente Piñera y su palabra de que no va a haber Plan?

Yo conozco de muchos años al Senador Quintana y al Senador Tuma -fuimos Diputados largas décadas, incluso- y siento que hay la intención de poder aclarar esta situación. ¿Cuál es el Plan, cuánto va a ser lo que se va a invertir? Y sobre esos compromisos definitivos, más allá de las especulaciones, poder ejercer, por cierto, la tarea de la Oposición. Esa es la tarea de la Oposición: cautelar que el Gobierno cumpla lo que dijo. Mis colegas del frente lo hicieron durante 20 años, hicieron bien la pega porque le ganaron a la Concertación y hoy día están en el Gobierno. Esa es la pega que hace la Oposición: fiscalizar al Gobierno, hacer que el Gobierno cumpla las palabras. Y no podría haber crítica en eso.

Yo creo que aquí ha habido una crítica al tema de la participación que también vale la pena aclarar.

El Senador Espina dijo que habían participado 500 comunidades. El Senador Quintana, 72. Bueno, la pregunta para el Intendente, para el Ministerio del Interior bueno ¿cuántas comunidades participaron? Porque en definitiva hay un mecanismo de participación que es el Convenio 169 artículo N° 6, que establece una metodología de participación que obliga, de acuerdo al fallo del Tribunal Constitucional y de la Contraloría, a la consulta tanto del Poder Ejecutivo con el Poder Legislativo. No es una sola consulta. Son dos consultas de las políticas públicas cuando son originadas en el Ejecutivo, pero también cuando hay iniciativas de ley en el Legislativo. Por lo tanto, la pregunta es ese Plan Araucanía que involucraba recursos públicos que el Parlamento aprobó. Porque la idea es que pregunto yo hubo participación desde el Congreso en la Ley de Presupuestos para aquello. ¿Obligaba el Convenio 169? En mi opinión sí y tenemos que resolverlo Ministro, por su intermedio Presidente, al Ministro del Interior, resolver de una vez cómo vamos a operar el 169 para que no sigamos con el tironeo de que existe o no existe consulta a los pueblos originarios cuando la ley que aprobamos dice que tiene que haber.

¿Cuál es el mecanismo?

Aclarémoslo a la brevedad, porque la verdad que perdemos demasiado tiempo discutiendo en cómo se consulta y yo quiero ganar ese tiempo, de verdad, consultando, conversando con las comunidades no solo de La Araucanía, sino, por cierto, de todo el país. También en Rapa nui, también en el norte con los aimaras.

Presidente, el Plan Araucanía ha tenido un cuestionamiento político y un cuestionamiento técnico. Del político podrá responder el Gobierno con argumentos políticos, del cuestionamiento técnico deberán responder los Ministerio sectoriales. Me dicen que existe un documento que dice Plan Araucanía y aquí está el Plan Araucanía. No lo tenemos en la Sala, hubiera sido interesante tenerlo cada uno de los Senadores para poder tener la documentación de lo que se ha presentado como tal, a fin de hacer una propia evaluación, porque estos planes especiales es siempre conveniente seguirlos no solo para tener la fiscalización política, sino porque, efectivamente, de no cumplirse es la política la que pierde y pierde la gente.

Yo siento que hemos tratado de los puentes, de los kilómetros de caminos, que son muy importantes. El Intendente ha detallado una larga lista. Uno puede hacer el seguimiento. Hemos tratado de los recursos totales invertidos. Yo espero que los tenga.

Pero también debe tener objetivos. Un plan siempre tiene un delineamiento.

¿Cuáles son los objetivos que perseguimos respecto a las comunidades indígenas? Y también preocuparnos del actor de las comunidades indígenas, como actores, como sujetos de cambio, de transformación. Yo siento que eso debe estar en alguna parte. No ha sido mencionado.

Me gustaría saber cuál es el rol que se le asigna en el Plan a las comunidades indígenas. ¿Son sujetos pasivos sobre los cuales se les llega a construir un camino? ¿Se tomaron las decisiones en conjunto? ¿Qué se espera con ellos para poder de verdad cambiar el nivel de vida que aquí tanto hemos criticado, por cierto, de la Región más pobre de Chile?

También hay pobreza en la Región del Biobío. Yo no creo que se trate de debatir quién es más pobre. El tema del debate tiene que ser cómo salimos de la pobreza de manera conjunta.

Y en este sentido yo toda la voluntad, señor Presidente, por su intermedio, para el Gobierno, para poder trabajar para que este Plan resulte. Yo siento que este Plan tiene que resultar, porque, en definitiva, cuando una vez más no se le cumpla a las comunidades indígenas lo que vamos a tener de verdad es un polvorín social en La Araucanía, en la Región del Biobío, en la Isla de Pascua, en Rapa Nui, en el norte.

Y para que este Plan resulte tiene que haber claridad sobre el mismo.

Y yo entiendo que es ese el motivo que ha tenido el Senador Tuma y el Senador Quintana para hacer este debate. Han dicho que no se ha podido hacer en la Región. Podría también aclararse. ¿Va a ser posible reeditar este diálogo en la Región? ¿Vamos a sentar al Senador García, al Senador Espina, Tuma y Quintana a debatir este Plan en un escenario regional? Porque la verdad es que muchos de los temas son bastante puntuales. Y particularmente de cara a la gente, y no solo, por cierto, los indígenas. ¿Van a ser invitados? ¿Cuál es el procedimiento para la ejecución del Plan, para su seguimiento de metas y objetivos?

Eso debiera estar explicitado en esta sesión, toda vez que claramente, si el Senado le ha dedicado tiempo a su evaluación, a mí me gustaría, señor Presidente, de que estas sesiones especiales después tuvieran, pudiera evacuarse un cierto informe. Y esto debiera estar a cargo de los Senadores que la piden. Yo pedí una sesión especial sobre la crisis pesquera. Y de verdad que ahí se dijeron muchas cosas, y me gustaría que de un tiempo pasado todo lo que se dijo pudiera generar un documento sobre la evaluación de si sirvió o no sirvió la sesión.

Hay gente que ha venido de muy lejos. Generalmente cuando invitamos a las comunidades indígenas, que tienen que caminar largas horas a pie, levantarse muy temprano y venirse en bus, porque no se vienen en avión -se vienen solo las autoridades en avión-, la verdad es que se les hace venir a sesiones en donde al final nadie sale de la sesión con la certeza de que lo que allí se dijo vaya a ser realidad o no.

Yo esperaría que del conjunto de cuestionamiento que aquí se han dicho en la Sala la Intendencia Regional, que tiene la responsabilidad política del Plan, emitiera en los próximos sesenta días, marzo o abril, un informe sobre todo el conjunto de observaciones que aquí se han realizado, de tal manera de saber si las preocupaciones legítimas de los Senadores de la Región de Oposición, y también las aprensiones de los Senadores de Gobierno, han sido cumplidas por el Gobierno. Porque yo quiero decir que yo fui Senador de Gobierno. Y, por tanto, los Senadores de Gobierno también tienen que exigirle a su Gobierno que cumpla. No solo lo van a defender, porque los Gobiernos se equivocan. Y la verdad que la complacencia y la absoluta tolerancia a los errores también es un equívoco en donde la gente pierde. Entonces, yo les pediría también a los Senadores de Gobierno de la Región que ayudaran no solo a decir que lo están haciendo muy, muy bien y requetebién, sino que también, cuando las cosas no se cumplan, también puedan tener, y yo creo que de sobra, y me consta que el Senador Espina así lo ha hecho en muchas oportunidades, la valentía de decir: “Esta cosa se esta haciendo mal”. Y decírselo a su propio Gobierno. Porque, en definitiva, se pueden cometer errores. Y yo creo que esos errores son subsanables.

Señor Presidente, yo confío en que esta sesión sea productiva y pueda contribuir a mejorar este Plan Araucanía. Quisiera conocerlo más en detalle, toda vez que tenemos un Plan Arauco en la Región del Biobío que no se ha ejecutado, que se suspendió por este Gobierno, y que en definitiva va a tener que ser repuesto. La experiencia que haga la Región de La Araucanía va a ser muy, muy importante.

Y cierro diciendo que yo espero que, de cara a las comunidades mapuches, seamos capaces de decirles exactamente lo que vamos a hacer, de tener un documento de compromiso. El Presidente dijo, entiendo que en las Naciones Unidas, que hemos constituido una mesa de diálogo Iglesia, sociedad civil y pueblo mapuche. No sé cuál es la característica de la mesa, si están participando todos. A veces no participan todos, y no importa que no estén todos. Se conversa con los que quieren dialogar, ojalá con todos. No sé si esa mesa está constituida. Por su intermedio, Presidente, consultarle al señor Intendente, al señor Ministro, qué características tiene, cómo va a continuar, cuáles son los objetivos, en definitiva, qué va a hacer este Gobierno para subsanar los errores de la Concertación. ¿Hubo errores en ese Gobierno? Por cierto. La CONADI tuvo que ser intervenida. Hubo un abuso y un mal uso de ese instrumento del Estado que representaba el Gobierno.

Yo solo espero que al finalizar los cuatro años de este Gobierno podamos tener una evaluación respecto del tema del tratamiento de las comunidades indígenas que supere a lo que hizo la Concertación. Yo estoy disponible para contribuir y apoyar esa gestión, porque, más allá del tema político, lo que me interesa es que las comunidades indígenas tengan solución a sus problemas.

Y, por cierto, felicitar a los Senadores Tuma y Quintana por traer este tema a la Sala, señor Presidente, porque era necesario discutir, y ojalá tengamos las respuestas pedidas al Gobierno que tanto han planteado esos Senadores como yo mismo.

El señor PIZARRO (Presidente).- Muchas gracias, señor Senador.

–(Aplausos en tribunas).

El señor NAVARRO.- ¡Patagonia sin represas!

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.