Inexistencia de cobertura por isapres en especialidad de ginecobstretricia en provincia de Ñuble

El señor NAVARRO.- Del mismo modo, señor Presidente, me permito leer la siguiente carta, que creo que es ilustrativa de un grave problema que afecta también a miles de personas en el país.

Me ha escrito Marcela Bringas Daure, de Chillán. Y creo que el mérito del texto vale la pena ser conocido:

Imagen: hlamerced.gov.co

“Me dirijo a usted -señala- para comunicar y solicitar intervención en una situación que me parece grave, ilegal, inmoral y que por los menos pasa a llevar derechos del consumidor, principios de igualdad, prácticas abusivas y discriminatorias y otras más que usted podrá concluir. De seguro que lo que le expondré a continuación tiene muchos resguardos legales, explicaciones redundantes en el libre mercado, libre elección, servicios privados etc., pero mi situación y la de mi hijo en camino no permite ninguna opción, más que las de pagar, acatar, asumir y callar, lo que obviamente no estoy dispuesta a hacer aunque reciba las mismas explicaciones. Soy mujer, trabajadora, contribuyente y se me ocurrió la loca idea de ser madre, es que tanta publicidad de resguardo de nuestros derechos terminan convenciéndonos de que los tenemos, dándonos falsa seguridad proveniente de un mundo de oportunidades otorgada por la red de protección de nuestro país, beneficios que por lo demás vienen de mi bolsillo y del de mi esposo, pero una al final se deja llevar y cree en un sistema que no es. Soy afiliada a una ISAPRE (BANMEDICA) la cual no me entrega las prestaciones por las cuales me afilié a ella. Contratamos un plan matrimonial en el que se me indicó coberturas que hoy en día son inexistentes, por lo que no presta ninguna utilidad para mí y mi familia. Esta irregularidad es el resultado de que las ISAPRES (TODAS) no renovaron convenios con los médicos gineco-obstetras ya que no han llegado a acuerdo económico, así que las mujeres de la provincia de Ñuble deben cancelar las prestaciones médicas en forma particular y en su totalidad, acatando los aranceles de turno y sin ninguna regulación. La situación es aún más indignante cuando son los mismos médicos que acusan a las ISAPRES y estas a su vez a los ginecólogos, mientras nosotras estamos en medio desembolsando lo que se les ocurre, pagando un plan que no sirve de nada, reajustable y en UF pero por supuesto! Las mujeres de Ñuble estamos en la indefensión, el servicio de SALUD DE ÑUBLE me ha manifestado sus lamentaciones pero el médico no las acepta sino dinero en efectivo y la ISAPRE me extrae su arancel puntualmente de mi sueldo cada mes.

“Sé que usted, que está leyendo esto, no tendrá respuesta” -señala la señora Marcela- “pero si podrá tener a mano decretos, números, que respalden todo lo que está sucediendo, pero qué pasa con el actuar en bloque de dos gigantes, médicos e ISAPRES, ante una mujer embarazada que sueña con tener una familia… que puedo hacer? Solo pedir ayuda a personas como usted, que intervengan, que nos representen porque estamos solas ya no podemos, nosotras no tenemos con quien coludirnos, en cambio las ISAPRES y los médicos se han unido defendiendo el bolsillo, si no fuese colusión, entonces por qué hay médicos que han llegado a acuerdo con cualquiera de las ISAPRES?

“Hago un llamado desesperado y lleno de indignación… por favor intervenga.”.

Señor Presidente, solicito que esta intervención sea enviada al señor Ministro de Salud, a la Superintendencia de Isapres, al Colegio Médico, al Seremi de Salud de la Región del Biobío, de tal modo de que esta denuncia, que tiene caracteres gravísimos, pueda ser abordada a la brevedad, dado el grave incumplimiento.

Estamos en discusión de un proyecto de ley que busca reformar este sistema para terminar con estos abusos, sin embargo en el tiempo que dure dicho debate está claro que las isapres están cometiendo no solo abusos con las mujeres de la provincia de Ñuble, sino en todo el país.

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *