Información a Congreso Nacional en materia presupuestaria

El señor NAVARRO.- Gracias, Presidente.

Cada año en la discusión presupuestaria intentamos los Parlamentarios que no somos de la Comisión de Hacienda de asistir a las Subcomisiones en áreas de nuestro interés: a la Comisión de Economía para ver el tema pesca; o en Trabajo, y hacerle un seguimiento a algo que resulta extraordinariamente importante para el destino de la patria, y particularmente las personas, cómo se va a invertir el Presupuesto.

Imagen: turismoenfotos.com

No resulta un debate fácil toda vez de que se requiere un fuerte conocimiento previo, se requiere un trabajo en documentos que el Gobierno entregaba antes, pocos días, de la discusión presupuestaria, y ahora por la Comisión de Presupuestos se hace mucho antes.

Sin embargo, señor Presidente, la moción -en la cual yo también he firmado- señala la exigencia de desagregar los gastos nacionales y regionales a través de un conjunto de subtítulos, gastos en personal, aporte…, en definitiva, todos los ítems desagregados regionalmente.

Esto va a representar un esfuerzo mayor para la Dirección de Presupuestos, pero va a ahorrar por cierto mucho debate y va a dar mucha transparencia.

Cada vez que aprobamos un ítem y un programa jamás sabemos cuánto de eso va a radicar en la Región, y por cierto que en los gobiernos regionales, a través de esta desagregación, van a tener información confiable, precisa, que va a permitir decir cuánto estamos invirtiendo desde la Región de Arica y Parinacota hasta la Región de Magallanes.

Señor Presidente, esto es muy positivo. Pero quiero señalar de que desagregar la inversión o las asignaciones presupuestarias en las Partidas, son tan importantes como saber que la flexibilidad que nos pide el Senador Jaime Orpis también tenga una regulación.

El Gobierno ha anunciado -lo leímos a través del Cuerpo D de El Mercurio- el recorte presupuestario de 92 mil millones al Ministerio de Educación. Se habla que eran liceos que no pudieron ser reconstruidos, que se postergaron para el 2012. Se habla de un conjunto de ítem sobre los cuales se recortan 92 mil millones; del mismo modo, recorte del Ministerio de Obras Públicas.

La pregunta: ¿quién decide el recorte? ¿Por qué si este Congreso soberano dice que tenemos -como lo señaló el Senador Gómez y el Senador Frei- la construcción de los estadios de Osorno y el estado de Antofagasta, ambos proyectos no se ejecutaron?

¿Quién es el que decide si se cumple o no el Presupuesto?

Pierde toda validez un Presupuesto que es discrecional y arbitrario en cambiar los ítems, y esto tiene que tener un porcentaje.

Señor Presidente, si va a haber un cambio superior al 1 por ciento, al 2 por ciento, de las Partidas presupuestarias, lo que significa e involucra directamente alterar la decisión del Congreso al aprobar dicho Presupuesto, tiene que haber consulta a la Comisión Mixta. No puede ser una decisión arbitraria, discrecional, vertical, de esta monarquía presidencial. Siento que el Congreso tiene que ir por sus fueros; siento que el Congreso, y particularmente el Senado, tiene que reclamar participación.

Yo he presentado un proyecto de ley que duerme en la Comisión de Defensa para que este Senado de la República, como ocurre en los Estados Unidos, pueda conocer las Partidas en la compra de elementos de guerra, en la compra de armamentos, y puedan ser autorizados. No digo que decidamos qué armamentos. Digo que la Comisión de Defensa y el Senado deben conocer las decisiones para la compra de armamento. Chile es el país que más gasta en América del Sur. Hemos sido campeones, con seis mil millones de dólares entre el 2005 y el 2011, en gasto militar. Y uno se pregunta: ¿Tienen razón los jóvenes en las calles cuando dicen “Hay plata para armas y no hay plata para educación”? ¿Cuál es la decisión que pudiera tomar el Senado respecto del gasto militar?

Creo que a este Senado hay que dotarlo de mayores facultades. Porque, en definitiva, la Constitución da una jerarquía máxima presidencial, monarquía presidencial. Y creo que no podemos renunciar al hecho de que, si aprobamos un Presupuesto y este Presupuesto es alterado, este Congreso sea consultado por la modificación. Y es más, que en casos específicos que pudiéramos detallar esa modificación necesariamente tenga que ser concordada, las modificaciones presupuestarias concordadas con los órganos que lo aprueban. Porque aquí tenemos una asincronía, o una asimetría: se acuerda de manera conjunta con el Ejecutivo un Presupuesto, pero cuando se modifica no se requiere la contraparte de quien ha concurrido con su aprobación, es decir, hay una unilateralidad. Siento que ese es un principio que tiene que tener una restricción.

Yo quisiera preguntarle, tal vez al Senador Sabag, a los miembros de la… o al Senador Frei, cuál es el principio unilateral. ¿Hasta cuánto se puede modificar el Presupuesto sin avisar, sin concurrir con la aprobación del Congreso? ¿Cuál es el porcentaje?

El señor ORPIS.- Todo.

El señor NAVARRO.- ¿Pudiera un Presidente modificar el cincuenta por ciento de las Partidas de Educación mediante ley? Sí, mediante ley sí.

El señor ORPIS.- Decreto.

El señor NAVARRO.- Mediante decisión reglamentaria o de decreto ley lo hacen. Se modifican los Presupuestos. Y siento, entonces, que eso debiera tener un tope.

El señor PROKURICA.- En el Gobierno suyo se hizo.

El señor NAVARRO.- Uno dice, una modificación presupuestaria en tiempos de emergencia, por eventos catastróficos, pudiera ser. Pero modificaciones presupuestarias solo porque no se va a alcanzar el gasto, como parece ser que es el recorte en educación de los 92 mil millones, deben tener una explicación formal.

Señor Presidente, la Unidad de Asesoría Presupuestaria del Senado, he leído el informe, y hay diversos Senadores que señalan que es operativa, de excelencia, pero insuficiente en su número.

¿Cuánto va a gastar este Senado de la República en tener asesoría en la ley más importante del Congreso? ¿Cuántos funcionarios existen? No lo dice el informe. ¿Cuál es la capacitación de los mismos? ¿Cuánto se requiere para enfrentar al Poder Ejecutivo, que como Ministerio de Hacienda tiene un batallón logístico muy importante de asesores, para discutir de igual a igual?

Este Senado ve mermadas sus facultades si en la Unidad de Asesoría Presupuestaria no hay el equivalente técnico, profesional, para poder discutir con el Ejecutivo razones presupuestarias que no pasan por las asesorías individuales de los parlamentarios, sino que pasan por el respaldo institucional, técnico, profesional, del propio Congreso, en este caso, del Senado.

Por tanto, señor Presidente, si hay coincidencia -y esta es una consulta para los Senadores de la Comisión de Hacienda, que lo han planteado en el informe- de que la Unidad de Asesoría Presupuestaria del Senado resulta insuficiente, es decir, que debe ser aumentada, que este tema lo pudiéramos plantear en la discusión presupuestaria del Presupuesto del Congreso Nacional ahora, el 2011, para el 2012.

Por último, señor Presidente, si bien esto va a ahorrar muchas glosas, y por lo menos a mí me va a ahorrar gran trabajo, porque gran parte de las peticiones de glosas de transparencia van a estar acotadas por esta ley de presupuestos, esta acotación a la ley, señor Presidente, tiene que haber, como aquí se ha señalado, la exigencia al Ejecutivo de que en la respuesta haya claridad. Como se ha dicho por el propio Senador Carlos Larraín, o a veces hay mucha información o a veces hay escueta información, de tal modo que es críptica, indescifrable. Y, por tanto, lo que se tiene que exigir es que sea información acotada y que se responda realmente la solicitud. Y este no puede ser un acuerdo con el Ministro de Hacienda de turno ni con la capacidad de presión que tenga el Presidente del Senado de turno. Tiene que ser un mecanismo que esté instalado. En el texto propuesto yo creo que queda establecido. Sin embargo… Entiendo que vamos a votar particular y en general, ¿no?

El señor GÓMEZ.- En general.

El señor NAVARRO.- ¿Solo en general? Correcto.

Creo que en el fruto del debate vamos a poder incorporar algunos elementos que permitan aclarar, extender algunos de los alcances del proyecto, de tal manera de que en esta críptica Ley de Presupuestos podamos tener certeza de que lo que aprobamos es lo que se va a ejecutar.

Por último, señor Presidente, yo reclamo que cuando el Ministerio de Hacienda, cuando el Ejecutivo o cualquier Ministerio va a hacer modificaciones presupuestarias, no solamente se indique el monto, sino fundamentalmente la razón. Y eso va a ser parte del debate que hagamos en particular de este proyecto de ley, que creo muy necesario, y que pretende, por cierto, recuperar facultades, dotar de facultades al Senado de la República en un tema tan esencial como la Ley de Presupuestos.

¡Patagonia sin represas, señor Presidente!

¡Nueva Constitución, ahora!

He dicho.

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.