Senado aprueba idea de legislar sobre derechos genéticos de los trabajadores

La Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado aprobó la idea de legislar sobre la prohibición de la discriminación laboral por carné de identidad genético. Ahora el proyecto pasará a sala para recibir indicaciones.

El senador Alejandro Navarro, quien es autor del proyecto de ley indicó que lo que se busca es “resguardar que el empleador no pueda discriminar laboralmente a un trabajador por su condición genética o la existencia de genes tendientes a desarrollar enfermedades físicas o psíquicas en el futuro”.

Hoy se revisó el proyecto de ley de autoría del senador Alejandro Navarro (Boletín 7709-13)

Hoy en la Comisión del Trabajo del Senado comienza el estudio del proyecto de ley que aborda un fenómeno que ya es de extrema preocupación en otros países del mundo y que sin duda desatará un poderoso lobby en nuestro país. Se trata del proyecto de ley que busca prohibir la discriminación laboral frente a análisis genéticos.

bioetica

A juicio del legislador del MAS “estamos en la antesala de una sociedad en la que el carné genético podrá impedir conseguir un trabajo o la renovación de este. Es por eso que he presentado esta moción ya que estamos a tiempo de tomar los resguardos legislativos para impedirlo”.

“Hay varios países, como por ejemplo Austria en donde está plenamente prohibido el manipular los análisis genéticos de los trabajadores o de quienes buscan trabajo; o en Suiza que se prohíbe la discriminación por características genéticas”, comentó el senador Alejandro Navarro.

El parlamentario indicó que “hoy existen test de predicción genética disponibles para al menos una docena de enfermedades, lo que sin duda en la medida que estos se hagan más asequibles, también lo va ser el despido por discriminación genética”.

El senador aseveró que lo que se propone es que “ningún empleador condicione la contratación de trabajadores, su permanencia o renovación de contrato, o la promoción o movilidad en su empleo, a la ausencia o existencia de genes en que se evidencie una probabilidad a desarrollar un determinado tipo de incapacidad que puede llegar a manifestarse o no durante el transcurso de la relación laboral, ni exigir para dichos fines certificado o examen alguno para verificar si el trabajador posee en su genoma humano material genético que pueda desarrollar o manifestarse en una enfermedad o anomalía física o psíquica en el futuro”.

El congresista dijo que “el cuerpo argumentativo del proyecto fue trabajado en conjunto con el profesor de Derecho Laboral de la Universidad de Chile, Claudio Palavecino Cáceres, quien publicó un estudio sobre la materia, titulado: ‘La intimidad del trabajador y la prohibición de discriminación laboral frente a los análisis genéticos’”.

“Dentro de los puntos que estarán en discusión en el proyecto de ley, es que debe ser el trabajador el que manifieste su consentimiento libre e informado, para realizarse un examen genético siempre y cuando esté dirigido a asegurar de que éste reúne las condiciones físicas o psíquicas necesarias o idóneas para desarrollar trabajos o faenas calificadas como peligrosas, con la única finalidad de proteger su vida o integridad física o psíquica, como asimismo la vida o salud física o mental de otros trabajadores”, comentó Navarro.

Además, el presidente del MAS fijó en el proyecto de ley que “los establecimientos de salud y laboratorios que realicen este tipo de exámenes, como asimismo los empleadores que accedan a esta información deberán adoptar todas las medidas de seguridad prescritas en la Ley 19.628 sobre Protección de la Vida Privada, con el fin de proteger la intimidad del trabajador y garantizar un manejo reservado de los datos”. Y añadió que “el trabajador siempre tendrá derecho a acceder a la información que arroje un examen genético”.

Entre los argumentos que expresó Navarro para legislar sobre esto, está sostenido en la Declaración Universal de la UNESCO sobre el Genoma Humano y los Derechos Humanos de 11 de noviembre de 1997, y que la ratificó para sí la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1998 y que dice que ‘cada individuo tiene derecho al respeto de su dignidad y derechos, cualesquiera que sean sus características (art. 2º a)’”. Y sigue: “’Esta dignidad impone que no se reduzca a los individuos a sus características genéticas y que se respete el carácter único de cada uno y su diversidad (art. 2º b)’”. Y finaliza señalando que “’nadie podrá ser objeto de discriminaciones fundadas en sus características genéticas, cuyo objeto o efecto sería atentar contra sus derechos humanos y libertades fundamentales y el reconocimiento de su dignidad (art. 6º)’”.

Para finalizar el senador expuso que “es muy importante poner en la mesa esta discusión, tal como se lo señale a Monseñor Chomalí en la homilía del 1 de mayo, es necesario establecer que el derecho a la intimidad de un trabajador o trabajadora es primordial y que no puede ni debe ser discriminado por tener ciertas características genéticas que no satisfacen a la empresa o por suponer el futuro progreso de incapacidades o enfermedades que finalmente, como puede suceder, no se desarrollen como tal”, sentenció.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.