Intercepciones telefonicas y dichos de Senador Carlos Larraín

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, en el mismo sentido que lo planteara la Senadora Allende, yo quiero consultar…No, son dos cosas. Una es la vindicación por el 114, y esta consulta.

La Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados recibió una denuncia gravísima respecto de eventuales intercepciones telefónicas en las que incluye no solo a Diputados sino también a dos Senadores aquí presentes en la Sala, y también a embajadores.

Imagen: www.biobiochile.cl

Dado que la Comisión de Derechos Humanos ha conferido -parte de sus miembros, no la totalidad- importancia y se ha iniciado una investigación sobre estos hechos, a la cual -me he enterado hoy día- estoy citado a declarar por el señor Fiscal de Valparaíso, quiero solicitar a la Mesa nos informe si han hecho alguna acción en torno a la denuncia de intercepción telefónica, que de acuerdo a los antecedentes entregados en la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, afectaría al Senador Alberto Espina, al Senador Alejandro Navarro, así lo han señalado.

Yo he tenido la oportunidad de conocer antecedentes más en detalle, elementos de prueba, que los denunciantes han señalado. Y me asiste la convicción de que esas intercepciones telefónicas son reales y que, en definitiva, deberán ser verificadas por la investigación.

Sin embargo, dada la gravedad de la misma, esto es un hecho, de los veinte años de democracia, de los más graves. O sea, si hay un aparato público o privado, y si es la policía de Carabineros que en definitiva ha realizado estas acciones, yo creo que la Mesa del Senado debe requerir los informes necesarios.

Yo he visto la actuación de Bruno Villalobos, el General Director de Inteligencia, que ha salido a amenazar a los testigos. ¡Es una situación inaudita! Cuando hay una denuncia de esta gravedad, cuando un poder del Estado es interferido y sus miembros, elegidos por el pueblo, son interceptados sus teléfonos, el jefe de la inteligencia de la policía amenaza a los denunciantes, y los amenaza con querellas penales y criminales inhibiendo, por cierto, con ello toda prueba e investigación.

Lo que procedía era que la policía, era que Carabineros procediera primero a hacer un chequeo interno y ponerse a disposición de los tribunales, y el jefe de inteligencia, el general Bruno Villalobos no salga a amenazar a los testigos. ¡Eso es intimidación! ¡Eso es obstrucción a la justicia!

Y yo pido, por cierto, a la Mesa que evalúe los antecedentes, pueda discutirse con los Comités, porque creo que la actuación de Carabineros de no investigar, no hacerse cargo de la denuncia, no esperar el resultado de los tribunales, sino anticipadamente prejuzgarse inocentes, aun cuando los directamente involucrados no son del Alto Mando, situación que deberá ser aclarada. Pero me parece absolutamente improcedente la intimidación a los testigos que particularmente hicieron estas denuncias.

Estos antecedentes están en poder de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, el Diputado Hugo Gutiérrez ha tenido a bien recibir un conjunto importante de elementos de prueba, y esto me ha causado la más profunda preocupación, toda vez que también ha involucrado la denuncia de intercepción telefónica de embajadores, es decir, de representantes de otros Estados en Chile, que es el caso del señor embajador de Pakistán, que está referido en la denuncia por los suboficiales en retiro, uno de ellos abogado, que se ha hecho presente en la denuncia, lo que equivale a que han tomado todas las prevenciones posibles, porque efectivamente la hacen desde un punto de vista de un criterio formal y de respaldo, por cierto, jurídico.

En primer lugar, señor Presidente, eso.

En segundo lugar, haciendo, reclamando el 114, yo quiero decir, no está el Senador Carlos Larraín, y aprovecho de clarificar Carlos Larraín y no Hernán Larraín, quien se ha referido a través de los medios de comunicación, en un evento nacional de su Partido, a los “inútiles subversivos que estarían en el Parlamento”, entre ellos, por cierto, yo sé que hay Senadores que hicieron uso reivindicatorio de su intervención, pero me corresponde también hacerlo a mí.

Yo la verdad es que es que me considero subversivo. Yo quiero establecer, cambiar el orden establecido. No me gusta este orden, este orden económico, este orden jurídico. Quiero una nueva Constitución. Quiero más justicia social. En definitiva, quiero reformas tributarias, quiero cambiar el binominal, quiero que los estudiantes vayan a la universidad gratuitamente, como lo hicieron todos los Presidentes de Chile, incluyendo al ex Ministro de Educación Joaquín Lavín, que estudiaron gratis en las universidades, y la mayoría de los Senadores que están en esta Sala, que estudiaron gratuitamente en la universidad.

Quiero alterar el orden establecido, por los medios constitucionales, como la Constitución lo señala, por la vía de las mayorías. Pero esa vía de las mayorías está impedida. Y, por tanto, yo creo que es la forma y no la conceptualización, que quiero reclamar.

El Senador Larraín ha intentado denostar a la política de la cual es miembro, por cierto, y por cierto no ha llegado al Senado por elección popular.

Él todavía se comporta como concejal de Las Condes. Aquí este es el Senado de la República. Un gran amigo, Diputado Alberto Delmastro, renunció a Renovación Nacional, cuando fue designado Carlos Larraín. Los problemas de Renovación Nacional y su democracia interna los resolverá Renovación Nacional. Claramente, tenemos un problema de legitimidad de los componentes del Senado a través de los Senadores que no han llegado por la vía de la elección, sino designados.

El señor PROKURICA.- ¡Vamos Chávez!

El señor NAVARRO.- Creímos haber terminado con los Senadores designados. Sin embargo, esto se ha reeditado.

El señor GIRARDI (Presidente).- Senador Navarro, yo les pido a los colegas que escuchen con atención al Senador Navarro.

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, lo dejo hasta ahí. Yo entiendo que otros Senadores le han representado al Senador Carlos Larraín y no Hernán Larraín, Carlos Larraín, que efectivamente este exabrupto, que lo hace por cierto en el calor de un evento partidario, no contribuye a lo que todos aspiramos es a hacer de que el Senado sea un instrumento que cumpla con su objetivo, que es legislar, y también representar. Pero, particularmente, sus dichos yo los rechazo.

En segundo lugar, señor Presidente, en la última sesión especial del día miércoles pasado, al final de la sesión, después de que cada Senador, entre ellos el que habla, Senador Alejandro Navarro, preguntara al señor Ministro Felipe Larraín, otro Larraín, Felipe Larraín, respecto de su participación en Supermercado Santa Isabel, y particularmente, en un conjunto de iniciativas económicas…

El señor NAVARRO.-… en conjunto con quienes estuvieron en el fracaso de Santa Isabel, lo que en mi opinión es un hecho gravísimo. Él fue director durante diez años de Supermercado Santa Isabel, cuando se produjo la grave…

El señor NAVARRO.- Presidente, estoy explicando el tema. Es que el hecho es grave, Presidente, el Ministro Larraín Presidente, por quien -yo lo he dicho- tengo la mejor consideración, pero el tema, por cierto, es político, no es humano, terminada la sesión con micrófono abierto, se desató la pasión, los instintos contenidos, por cierto, el inconsciente activo, y él dijo; “¡Qué huevones! Y dijo, además, “Se pasó este huevón”.

La verdad es que los que habíamos hablado recientemente éramos un conjunto de Senadores, y yo creo que sería oportuno que el señor Ministro Felipe Larraín, Ministro de Hacienda, pudiera explicar a quién se refería, porque la verdad es que no se refería a nadie que no fuera de los que estábamos en esta Sala, porque eso se produce segundos después de terminada la intervención del señor Ministro.

Yo creo que el señor Ministro amerita o requiere dar una explicación a este Senado.

Yo sé que puede ser su convencimiento íntimo, y que se exprese de esa manera. Lo traicionó el micrófono. Le puede pasar a cualquiera. Sin embargo, yo creo que el hecho no es menor, y grave, porque salió en los audios. Fueron mi secretaria, mi equipo de trabajo, quien me señaló, yo ni siquiera me apercibí en la Sala, pero los audios están disponibles: www. navarro.cl. Allí están, porque en definitiva yo creo que tanto los ministros como los Senadores se merecen el respeto.

Yo he saludado al Ministro Lavín, yo he dicho que tiene que haber una acusación constitucional, no es un tema personal, es un tema político, y creo que el Ministro Felipe Larraín…

El señor NAVARRO.- Presidente, le debe, no sé si hay algún Senador que cree que los dichos del Senador Larraín se ajustan a la realidad. Yo creo que no, salvo la señora Senadora…

Entonces, señor Presidente, yo exijo que este Senado y la Mesa del Senado pueda replicarle al Ministro Larraín una respuesta y la petición de una excusa respecto de este exabrupto que él ha cometido, que ha sido del todo lamentable.

¡Nueva Constitución, ahora, señor Presidente!

He dicho.

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.