Intervención Financiamiento de Reconstrucción

El señor NAVARRO.- Presidente, el padre Felipe Berríos acaba de anunciarnos que se va desde su pobreza de Santiago a la miseria de África, a Burundí. Es una opción personal. La consecuencia entre el decir y el hacer. Es un díscolo, según la congregación que algunos llaman “díscola”, que es la congregación Compañía de Jesús.

El padre Berríos nos habló de la cota mil, de esta grave discriminación que hay en la educación; nos habló de negar la eucaristía a los divorciados; nos habló del salario mínimo; y nos dijo falta ayuda, falta meterse la mano al bolsillo y trabajar.

Yo quiero repetir, después de todo este debate, después de todos los buenos deseos, de que falta meterse la mano al bolsillo y trabajar.

Y por eso, creo que no es responsable que algunos Senadores de Gobierno no se queden en Chile y se vayan a África, no precisamente a apoyara al padre Felipe Berríos. Se van al Mundial a defender el proyecto del Gobierno, porque es tan importante para hacerlo. Y, por cierto, también, algunos Senadores de la Oposición que tampoco están hoy día para votar a favor de la Oposición, que dicen que quiero ser opción de Gobierno.

El padre Felipe Berríos se fue a África a trabajar en la miseria. Hay algunos que van a África a ver el Mundial, cuando en definitiva discutimos cómo recaudamos impuesto, cómo mejoramos la situación de los pobres.

Lo quiero señalar, porque, la verdad es que uno también tiende a hastiarse y la gente igual, al tema de la “izquierdofilia” (término por confirmar). Todos dicen que están con los pobres, todos dicen que quieren subir los impuestos. Pero, al final, no hay acuerdo.

Yo llamé, en mi última intervención, a valorar positivamente la propuesta. La Derecha rompió el tabú: es posible poner impuestos para mejorar la pobreza. Y eso hay que valorarlo. Fue un golpe a la cátedra, hay un mensaje de dogmatismo: no siempre la Derecha va a estar en contra de los impuestos; es posible proponer impuestos. La Concertación no los propuso, los propone la Derecha.

Se establece un impuesto a la primera categoría y, lo más importante, se sacó la depreciación acelerada.

Dijimos: no vamos a apoyar la depreciación acelerada porque es empatar el impuesto de primera categoría, y, por cierto, hay restricción a los impuestos al DFL 2 y a los depósitos convenidos. Y, al final, parece ser importante: está estableciendo solidaridad en materia de los impuestos como una forma de mayor equidad.

Paul Krugman, Premio Nobel de Economía el año 2008, dice que la inequidad de Estados Unidos comenzó a mejorarse cuando: uno, se subieron los impuestos a los más ricos y se fortalecieron las organizaciones sindicales.

Yo quisiera tener en las tribunas, por cierto, a los sindicatos, a la gente, pidiendo discutir una política de impuestos, y no hacerlo en la clase política. Ojalá que tuviéramos sindicatos fuertes, pero no los tenemos, para defender los derechos de los trabajadores y de la ciudadanía. Y, entonces, el debate sobre más impuestos para derrotar la pobreza o mayor igualdad, se hace solo en la clase política.

Yo siento que hay que, en Chile, mejorar la estructura tributaria. Hoy día estamos haciendo un esfuerzo -que yo valoro- de parte del Gobierno. Hay una situación especial, la crisis continúa. Pero hay terremotos permanentes. Hay una situación de educación colapsada: la calidad de la salud, por cierto, del 40 por ciento de especialistas no está en el sistema público. Y creo que merecemos tener un debate responsable sobre impuestos.

La estructura tributaria en Chile es regresiva. Lo sabemos. El IVA afecta a los más pobres.

Yo he dicho que voy a votar a favor de todos los artículos de este proyecto de ley, y he puesto, por cierto, una nota de rechazo en el tema de la invariabilidad. Y le he dicho al Ministro Larraín de que busquemos un acuerdo, de que hay que hacer el acuerdo.

Y todo parece indicar, Ministro -con todo respeto-, de que los Ministros de Hacienda son “cortados por la misma tijera”, hasta hablan un poquito igual. Hay quienes dejan caer los Gobierno al final, como lo hizo Velasco, apretando la billetera. Y hay algunos que pueden cometer tal vez el error de dejarlos caer al inicio.

Yo siento que hay que hacer un esfuerzo de diálogo y de acuerdo, a fin de que, efectivamente, este primer proyecto que le importa a los más pobres, a los terremoteados, a los campamentos, sea visto como una señal que en los temas esenciales del país entre Gobierno y la Oposición va a haber acuerdo, y que la batalla política se deja en otros terrenos.

Es por eso que he dicho que voy a votar a favor. Y es por eso, también, que he dicho que en aquellos puntos donde hay discrepancia, como el royalty o la invariabilidad, hay que hacer un esfuerzo de buscar un acuerdo. Porque, en definitiva, tampoco se trata que el Gobierno pase la aplanadora respecto de un tema en el cual tiene la iniciativa.

Señor Presidente, tenemos la gran posibilidad de avanzar a juntar recursos, y si faltan recursos -que es la gran duda- es responsabilidad del Gobierno. Si no alcanza esta reforma tributaria, el Gobierno tendrá que verlo. Si no crecemos, tendrá que haber más impuestos. Es una responsabilidad del Gobierno en estos cuatro años.

En este sentido, por cierto, voy a votar a favor el artículo 1° sobre impuesto de primera categoría.

He dicho, señor Presidente.

¡Patagonia sin represas, señor Presidente!

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *