La candidatura de Piñera es un ataque a nuestra dignidad

La democracia no sólo es un mecanismo para elegir a los representantes de la ciudadanía en los diversos estamentos del Estado. También es una exigencia ética y moral; es una convicción y un propósito que debe fundamentar las acciones de los hombres y mujeres en la política. Por dichas razones es que los estados democráticos exigen la probidad de sus autoridades, para no ofender así la dignidad de su pueblo.

Por tanto, la proclamación como candidato presidencial de Sebastián Piñera Echenique (empresario famoso por sus conflictos de interés en el litigio territorial con Perú siendo accionista de Bancard, por su formalización en el caso coimas de Lan en Argentina, o por el viejo Caso del Banco de Talca, entre tantos otras de faltas a la ley y a la decencia), se constituye como un insulto a la ciudadanía de mi país, como un atentado a la moral y un socavamiento a la legitimidad democrática de los partidos políticos y de los procesos políticos mismos.

Es por ello que ante este ataque a la inteligencia, responderemos con lucidez. Ante este ataque a la honestidad, responderemos con las manos limpias. Ante este ataque a las grandes mayorías, debemos responder con unidad. Ante este ataque al progreso, responderemos con paso firme y sostenido. Ante este ataque a la democracia, responderemos radicalizando la democracia.

No hay duda de que hoy vivimos un momento histórico; la sociedad está consciente de las profundas injusticias que aquejan a todos y todas, lo que ha abierto la puerta a la renovación de las instituciones y a la profundización de la igualdad social.

De esta forma, el creciente empoderamiento ciudadano ha devuelto las ansias de justicia arrebatadas por décadas de hegemonía neoliberal de la mano de la derecha y la Nueva Mayoría, lo que va quedando demostrado en los miles y miles de estudiantes, trabajadores, pobladores e intelectuales que hoy convergen de manera paulatina en un solo frente contra la corrupción y el neoliberalismo.

Ante el descrédito de Chile Vamos, y las omisiones de la Nueva Mayoría, no puedo sino reafirmar mi convicción como candidato presidencial por el Partido País, y a la vez saludar las candidaturas de Beatriz Sánchez y Alberto Mayol, ratificando mi voluntad irrestricta de converger mediante mecanismos legales y democráticos en una candidatura única y ciudadana, que como podemos percibir, es lo que quiere nuestro pueblo para recuperar su dignidad.

Alejandro Navarro Brain

Senador Partido País

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *