Parlamentario manifestó que, “la Corporación Nacional Forestal debe reconocer, que los informes periciales de las fallas de los aviones revelan que pusieron a pilotos con poca experiencia a maniobrar”.

“Esto significó que las aeronaves quedasen fuera por daño a las turbinas, o por accidente en el despegue”, recalcó.

“Además”, agregó, “si me hubieran escuchado el 2010, cuando planteamos y exigimos la compra de un avión de alta capacidad, dicho problema estaría resuelto y no estaríamos hoy debatiendo si el Supertanker puede o no operar en Chile”.

Recordando que, “fuimos objeto de descalificaciones por plantear el uso de aviones de gran capacidad de carga y por pedir a la Conaf que asumiera la compra de estos”, el senador Alejandro se refirió a la llegada del Jumbo 747 SuperTanker a Chile para combatir los incendios forestales y a que la mitad de las aeronaves pertenecientes a Conaf, están siniestradas sin poder operar.

De acuerdo al legislador de Partido País, “la Conaf debe re-evaluar la calidad de los pilotos que estamos contratando, así como la necesidad de contar con pilotos profesionales permanentes”.

“De ello dan cuenta los aviones que se han averiado por la impericia de pilotos inexpertos, contratados por Conaf”, añadió. “Todo esto pudo haber sido previsto, pues si bien los recursos de la institución han aumentado, el problema sigue siendo la institucionalidad, la que es estrecha, equívoca y ha llegado sin duda la hora de cambiarla”.

“Pues esta ha sido otra muestra de que ha fallado completa y absolutamente; estamos pagando los costos de tener una Conaf híbrida, una corporación privada financiada por el sector público, que ni Piñera ni la actual administración priorizaron para que se convirtiera en un Servicio Nacional Forestal”, aseguró Navarro.

Según el parlamentario, “ningún Gobierno ha adoptado una línea de institucionalidad mayor que la Onemi, o un servicio de emergencias como sería un Ministerio de Emergencias y Catástrofes, como existe en los países de alto nivel de siniestralidad de todo tipo, tal como Chile”.

“Por ello espero que la Presidenta ponga en discusión inmediata el proyecto de la Conaf pública y que el Parlamento, en vez de solo lamentarse y recorrer los albergues, pueda legislar a la brevedad y que no se espere la llegada del invierno para cambiar la institucionalidad de la Corporación Nacional Forestal, pues es lo que la gente espera”, recalcó Navarro.

Chile debiese tener un SuperTanker

Respecto a la polémica por la llegada del Boeing SuperTanker a Chile, el legislador de Partido País comentó que “ha habido una respuesta vaga y difusa; lo de autorizado para demostraciones tiene que ser explicado por el Director de la Conaf, pues si el avión viene a participar en simulacros, cometeríamos un grave error”.

“Hay que aclarar entonces que entiende Aaron Cavieres por demostraciones, pues claramente el avión tiene bastante efectividad en el combate a grandes incendios y la autorización es ambigua respecto a lo que el aeronave pueda hacer en el corto tiempo que permanecerá en Chile”, añadió.

Para Navarro, “la crisis actual no da para hacer simulacros, da para actuar de manera inmediata en el corazón de los incendios, ya sea en el combate directo o de forma preventiva; y existen todos los antecedentes técnicos para determinar cual es el carguero de combate de incendios que mejor se adapta a las condiciones en Chile, esa decisión debe ser tomada ahora”.

“Pues estamos pagando los costos de haberla retardado, de haberla cuestionado. Nuestro país requiere de aviones de gran capacidad y ha llegado la hora de comprarlos; los costos del incendio van a ser 10 veces más altos que lo que significaría comprarlo. Si me hubieran escuchado el 2010, cuando planteamos y exigimos la compra de un avión de alta capacidad, dicho problema estaría resuelto”, aseguró.

Agregando que, “yo por ello espero que se tomen decisiones de manera inmediata, y que estos aviones, ya sea el SuperTanker u otro, puedan estar disponibles para una temporada que recién comienza, y cuyas proyecciones metereológicas la hacen aun de mayor riesgo. Estamos en medio de la crisis, una de grandes dimensiones, por lo que se requiere de grandes decisiones y quiero saber en que estamos topando”.

“Si el problema es Hacienda, que el Ministro lo diga, pues si son los recursos, creo que Chile tiene muchos para emergencias, por lo que se deben establecer garantías para lo que resta de la temporada estival. Si no se compra un avión ahora, nos podemos arrepentir, pues mover estos artefactos requiere tiempo”, recalcó Navarro.

Plantaciones forestales son la raíz del problema

Navarro recordó que “el énfasis está puesto hoy día en el combate a los incendios, no a la prevención y mucho menos a la formación”.

“No existen franjas de seguridad”, agregó, “no existe el chequeo de los cables de alta tensión, no existe una acción combinada público-privada en la materia de prevención, aquí el crecimiento forestal se ha enfocado en la gran producción maderera, porque además, digámoslo directamente, muchos de estos bosques se encuentran asegurados, no así las viviendas de los pobladores”.

Según el parlamentario, “por ello voy a exigir una auditoría internacional, respecto al emplazamiento y medidas que las empresas forestales han tomado para prevenir y combatir los incendios, pues está claro que las forestales han pensado en el lucro y la productividad y que su diseño y crecimiento es el principal factor de riesgo y una de las causas principales de que los incendios se vuelvan incontenibles”.

“Fuimos campeones del mundo en producción de salmones y forestal, pero la codicia pudo más. Pues debemos recordar que la cantidad de salmones permitida en las jaulas no se respetó y fue triplicada, lo que influyó directamente en la enfermedad y posterior mortandad y en los efectos perniciosos que se multiplicaron con la Marea Roja”, rememoró el legislador.

“Y al igual que las acuícolas”, continuó, “las forestales han plantado indiscriminadamente, sin dejar las líneas de contención, ocupando cada milímetro cuadrado en el territorio, plantando encima de las viviendas, por lo que los incendios son imparables, ya que no existen cortafuegos naturales, es decir, espacio no forestado que en caso de incendio impida el avance del fuego”.

“Esto ha influido en el trabajo de los brigadistas, quienes en su mayoría son personal con poca capacitación, y que además, no tienen información directa sobre la condición climática y especialmente sobre el cambio de los vientos”, recalcó.

Navarro añadió que, “por ello creo que ningún trabajador puede ser obligado a desarrollar sus funciones profesionales en situaciones de riesgo de vida, aquí la mutual de seguridad ha fallado, el sistema ha fallado, pues se ha permitido la muerte de brigadistas una vez más en Chile”.

“Por ello es que el año 2013 ingresamos un Proyecto de Ley (Boletín N° 8.768-13) para la inclusión de un capítulo especial en el Código del Trabajo para los brigadistas forestales, dado su condición de trabajo de alto riesgo, además de la exigencia de certificación y capacitación, con criterios internacionales, que les permita efectivamente dar cuenta de su profesionalismo”, adicionó.

El legislador de Partido País finalizó diciendo, “nuestros parámetros deben ser revisados a la luz de los parámetros de Australia, de Canadá, de Nueva Zelanda, pues Conaf es demasiado importante para la seguridad de los parques nacionales, de las áreas protegidas y sobretodo, de las personas que viven aledañas a las plantaciones forestales o bosques naturales”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA