“La mina Santa Ana tiene por lo menos 15 años más de vida útil”

imagen-post-mina-sta-ana-diario-de-concepcion

Los trabajadores esperan que tras el convenio firmado con el Gobierno, con el que obtendrán una manutención de $400 mil mensual por un año, puedan asesorarlos en el traspaso y mantención del pique.

Si bien ya terminaron los 14 días de incertidumbre y temor que produjo la huelga bajo tierra que realizaron 73 trabajadores de la mina Santa Ana de Curanilahue, ahora falta definir el futuro del pique y su administración.

“Estamos felices de haber terminado con el conflicto, sobre todo, por los riesgos que implicaba, tanto por el gas grisú y los explosivos, estar a más de 600 metros de profundidad y también porque logramos una manutención de 400 mil pesos mensuales por un año”, afirmó Addiel Jara, secretario del Sindicato de Trabajadores de la mina Santa Ana.

Los mineros están contentos con los logros y tienen altas expectativas sobre lo que significará para ellos capacitarse y lograr con apoyo legal del Gobierno respecto a que los empresarios de SW Curanilahue S.A. paguen los casi dos años de cotizaciones pendientes y créditos sociales.

Luis Chandía, presidente del Sindicato de Trabajadores de mina Santa Ana, señaló que el problema que tienen con los dueños de la mina continúa. “Tenemos todavía mucho camino que recorrer, tenemos que ir detrás de este empresario irresponsable que nos dejó tirados, en cierto momento, que nos quedó debiendo sueldos, cotizaciones y un montón de cosas que hemos detallado anteriormente”.

Addiel Jara detalló que tras la huelga queda en claro que el mensaje al Gobierno es que no se trata de conflictos entre privados y que es necesario fiscalizar a los empresarios y poner mano dura, haciendo regir las leyes, independiente de quién sea el dueño. “Nosotros llevábamos tres años pidiendo fiscalizaciones al Sernageomin y al Ministerio del Trabajo y nunca fuimos escuchados”, acotó.

Y para los empresarios recalcó que la huelga fue una voz de advertencia “que no podrán jugar más con los trabajadores, tal vez nunca le vamos a cambiar su mentalidad de aprovecharse, pero sí les dejamos en claro que vamos a dar la lucha hasta que paguen todo lo que deben”.

El minero recordó las palabras del senador del MAS, Alejandro Navarro, cuando indicó: “Si Golborne fuera ministro, Minería ya estaría en Curanilahue” fueron, a su juicio, las que más golpearon al Gobierno y lograron que se llegara a una negociación efectiva, pues una delegación de mineros se entrevistó con la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, y el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, sin obtener respuesta.

¿En manos de quién queda?

Pero eso no es todo, según el dirigente. Ahora queda la lucha más importante, que es definir el futuro de la mina, específicamente, en manos de quién quedará. “Se están haciendo los trámites para que quede en manos de los trabajadores (…); tendríamos que vender, o bien, ver la forma para que el Gobierno nos aporte con personal capacitado para que nos ayude a la mantención de la mina”, dijo y afirmó que están siendo apoyados por el senador para lograrlo.

“Es un tema muy viable, donde el empresario, Rodrigo Danús, perdió la oportunidad de seguir explotándolo al traicionar a los trabajadores. Ahora nos toca a nosotros porque es una gran reserva la que existe”, dijo Jara.

El parlamentario del MAS expresó que luego que Rodrigo Danús y Paul Fontaine han indicado, en reiteradas ocasiones, que ya no son dueños de la mina, la situación está en una nebulosa, donde es poco diáfano saber de quién es la mina.

“Todo indica que hay un palo blanco, un señor (Miguel) Hernández, donde hay un contrato simulado y, yo soy partidario que las acciones legales de los mineros determinen que esos bienes queden en propiedad colectiva de los mineros para ver luego la mejor forma de continuidad laboral”.

Navarro explicó que hay un valor de la mina, que no es menor, que es el desarrollo y construcción de todo el túnel central, que le da las condiciones de ser explotada. “Yo estimo que allí se debió meter cerca de 500 millones de pesos porque la construcción tardó un año y medio. Por tanto, hay que garantizar que la mina solvente con su valor deuda previsional y de indemnizaciones”, dijo y agregó que las acciones judiciales van a contar con todo su apoyo y el respaldo de todo su equipo.

Detalló que ayer en la mañana solicitó a la ministra de Minería, Aurora Williams, un informe detallado sobre la condición de la pequeña y mediana minería en la cuenca del carbón que incluya factores “cuantitativos, cualitativos, políticos, sociales y económicos. El tema del carbón se instaló en la provincia de Arauco como un conflicto social, de desarrollo productivo, que también enfrenta problemas como la pesca, forestal y la conflictividad en término a las tierras mapuche. Por lo tanto, tenemos una tormenta perfecta en Arauco donde hay que anticiparse, entregando propuesta, no hacerlo en medio de la crisis”.

Agregó que el Gobierno debe velar porque el carbón que se extrae de los pirquenes pueda ser vendido de la mejor forma, que el Estado genere políticas para comprar y utilizar ese carbón con la tecnología adecuada. “Endesa había ofrecido un poder de compra de 2 mil toneladas, que es bueno, pero totalmente insuficiente, entonces, si queremos sacar del rezago a la Provincia de Arauco hay que generar una política integral hacia los diversos actores que están en crisis”.

Apoyo del Gobierno

El intendente, Rodrigo Díaz, afirmó que ejercerán todas las acciones legales necesarias para que los mineros recuperen lo que ganaron con su trabajo y esfuerzo.

La autoridad regional explicó que el Gobierno estuvo desde el primer día acompañando a los trabajadores y condenando las acciones delictuales de los dueños de Mina Santa Ana. “A nosotros como Gobierno lo que más nos importa es la seguridad de las personas y lo que hemos firmado es un acuerdo que ha permitido que ellos sientan que estamos como Gobierno al lado de los trabajadores”.

Llamado al empresariado

El arzobispo de Concepción, Fernando Chomali, agradeció la confianza que los mineros tuvieron al solicitarle que fuera garante del convenio que se firmó. “Es un honor que ellos se hayan fijado en nosotros, en la Iglesia, para poder resolver este problema”.

Sin embargo, advirtió que, a pesar que la huelga termino, sigue habiendo un problema muy serio. “Hay un estado muy frágil, donde hay personas que dejan abandonados a sus trabajadores y eso no puede ser. Quisiera hacer un llamado a los gremios empresariales a que tomen muy enserio lo que significa una empresa, el corazón de una empresa son los trabajadores y no se los puede dejar botados. Este es mucho más que un problema político o económico, es un tema moral, porque así no se construye un país, ni una democracia”.

Chomali aseveró que habría sido un fracaso de la sociedad chilena si uno de los mineros en huelga hubiera muerto, lo que era una posibilidad por la condición en la que estaban bajo tierra.

Fuente: Ximena Valenzuela Cifuentes / Diario de Concepción

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *