“La resolución de la crisis no provendrá desde dentro de la Nueva Mayoría”

navarro_el_sur

El senador del MAS mantiene intacta su ambición de llegar a La Moneda, pero advierte que esta discusión debe darse después de las municipales. Añadió que está en una reflexión profunda sobre cómo empatizar y canalizar las demandas ciudadanas.

Alejandro Navarro está en una profunda reflexión. Es una reflexión distinta a la que hizo Jorge Burgos hace unas semanas y que sacó ronchas en el mundo político por cuestionar el futuro de la Nueva Mayoría (NM) y de la cohesión entre los partidos que la conforman.

entrevista_el_sur

Es diferente porque antes que Burgos, Navarro hace meses planteó que esta alianza era muy débil y que él se sentía incómodo dentro del conglomerado. Por eso sus pensamientos ahora están abocados a estudiar cuál será el referente que representará la voz de la ciudadanía, la que se ha expresado en las calles en marchas contra las AFP y otras demandas.

-¿Cómo ve ahora el episodio de la marcha contra las AFP en Santiago, donde tuvo que retirarse luego que lo increparan?

-Sólo recibe metralla el que está en el campo de batalla. Era una marcha familiar, yo concurrí con mis hijos y los abrazos, las peticiones de fotografía fueron muchos. El incidente fue por un grupo de ciudadanos que tiene razones para estar indignado. Y por cierto hay mucho desconocimiento de la lucha de muchos años que hemos hecho contra las AFP.

Lejos de molestarme, he asumido de manera muy profunda que no estamos haciendo las cosas bien, que a mucha gente le sobran razones para estar indignada, pero también está desinformada.

-¿Qué le parecieron los anuncios para mejorar las pensiones?

-Hubiera esperado que la Presidenta no eliminara la opción de un fondo de reparto solidario sin haberlo precedido de un debate no sólo con los partidos, sino también con la ciudadanía. Si la gente pedía no más AFP, la respuesta fue sí más AFP.

-¿Y qué debería haberse hecho? Se han hecho un montón de comisiones, como la Bravo, que presentó propuestas, y ahora se va a crear otra, y no se están tomando decisiones.

-Todos los partidos fueron adelantados por la izquierda del movimiento social y terminó estructurándose en base a la movilización social una reforma pendiente. Espero que no cometamos los mismos errores que con la reforma educacional, que de estar apoyada por un 80% ha terminado hoy con un rechazo de 80%.

-¿Y cuál es la solución que debe darse para las AFP?

-Soy partidario de un fondo de reparto solidario, o de un sistema mixto que tenga componente solidario, y por tanto, de un nuevo sistema, no la consolidación del mismo.

-¿Y por qué cree que ese sistema sí va a resultar? Los expertos dicen que un sistema de reparto no sería factible considerando que la población chilena va envejeciendo y que la mayoría no cotiza toda su vida laboral, sino por periodos.

-La industria instalada hace ya 36 años ha tenido un conjunto de evoluciones, pero lo que ha permanecido a firme es que de cada tres pesos, uno va para las AFP. Yo quiero un sistema que siga invirtiendo el fondo de los trabajadores en fondos de mercado, pero que tenga un sentido distinto.

Desechar el sistema de reparto ameritaba un debate más amplio.

Hoy son miles de millones los que el Estado subsidia a través de los mal llamados incentivos al retiro, que son subsidios para la jubilación producto del vacío del sistema de pensiones, que ha llevado a que todos los funcionarios públicos del Estado tengan que tener un aporte de más de 20 millones de pesos cada uno para poder jubilar. Eso es porque los sacamos del sistema de reparto y los llevamos a las AFP con un grave daño a su jubilación. Y esto va a seguir siendo subsidiado por el Estado si no tenemos un sistema de reparto solidario, donde los fondos se administren y el conjunto de las utilidades vayan destinados a mejorar las pensiones. Estamos frente a una industria de las AFP que tiene lucro y altísimas utilidades.

Futuro y presidenciales

-¿Cuál es la lectura que hace de la Nueva Mayoría en este momento?

-Lo dijo y lo repitió incansablemente Ignacio Walker en los comités políticos de los días lunes en La Moneda. Aquí no hay Nueva Mayoría. Lo que hay es un acuerdo político-programático. Por lo tanto, la Nueva Mayoría jamás ha logrado constituirse como una coalición política, porque ésta administra el gobierno pero también se proyecta y aquí no hay proyección. Lo que ha quedado claro es que el acuerdo político-programático es en torno a una reforma, pero que las diferencias valóricas, especialmente de la DC con los otros actores de la Nueva Mayoría ha generado un abismo que parece insalvable.

-¿Y dónde está el problema, si los partidos que integran la Nueva Mayoría son casi los mismos que partieron con la Concertación el año 90?

-El eje histórico de la vieja Concertación fue la DC y el PS. Entre ellos dos administraron, condujeron a la colectividad a éxitos electorales y también a derrotas, por el cerrado manejo que hicieron entre esos dos liderazgos, y se cometieron los mismos errores que hoy tienen en estado casi terminal a la Nueva Mayoría, que fue aislarse de la ciudadanía.

-¿Qué solución ve? ¿División?

-Las condiciones actuales son de competencia electoral. No es momento de fortalecer los acuerdos. Por lo tanto en los próximos 70 días lo que vamos a tener es un enfrentamiento electoral legítimo y necesario. No veo condiciones para discutir temas de fondo ni menos aún para intentar proyectar la Nueva Mayoría a una coalición que enfrente la continuidad de Bachelet.

-¿Y ese trabajo cuándo se va a dar entonces? Porque después de las municipales se va a venir la carrera por las presidenciales y parlamentarias.

-Creo que los candidatos presidenciales van a superar los dos dígitos. Sin crisis política, en la elección pasada hubo nueve candidatos y creo que no hay que mirar con ánimo catastrofista que la NM pueda tener divisiones, toda vez que el acuerdo de respaldar las reformas y a la Presidenta va a permanecer.

-¿Cuál sería su candidato presidencial de los nombres que han sonado? ¿O el MAS va a poner a su candidato?

-Creo que los partidos tienen el legítimo derecho a proponer candidaturas presidenciales. A mí me encantaría ser presidente de Chile, pero eso lo decide la ciudadanía. Mi crítica para el presidente Lagos es que ha contribuido a adelantar ese debate en desmedro y perjuicio de la gobernabilidad en un periodo muy difícil para la Presidenta Bachelet. Espero que superadas las municipales y entrado 2017 existan definiciones. Y todos las tomaremos en torno a las candidaturas presidenciales, pero de las que están actualmente en las encuestas ninguna de ellas creo que pueda contar con mi apoyo.

-¿Debería hacerse una primaria?

-No creo que el Presidente Lagos esté disponible para una.

-¿Y ud. estaría disponible?

-No iría a una primaria con Lagos porque creo que su propuesta para resolver la crisis es el propio Lagos. En Chile ha estado invisibilizado un sector muy importante de la ciudadanía. El duopolio producto del sistema binominal y la monarquía presidencial, profundizada por la Constitución del 80, generó dos grandes bloques en Chile, pero eso ha sido falso. En Chile hay quienes están afuera de esos dos bloques, más del 60% de los chilenos. Y creo que lo que viene es un debate de la Constitución de una alternativa, un frente amplio capaz de interpretar a aquellos que no están siendo interpretados por el duopolio. Y esa es una reflexión política que estamos realizando de manera muy responsable hace un tiempo.

-Si eran válidas las primarias para las municipales ¿por qué para las presidenciales no sería adecuado?

-Las coaliciones que decidan hacer primarias deberían hacerlo. La DC ha pagado costos electorales y políticos que la han mantenido 18 años fuera de La Moneda. Creo que si la NM no logra acuerdos políticos programáticos, algo nuevo va a surgir, aunque confieso que esta NM tiene mucho más de la vieja Concertación de lo tolerable.

-¿La Nueva Mayoría llegará a las presidenciales?

-Creo que la DC tomó una definición clave hace un par de días atrás, que es tener candidato presidencial propio.

-Es que si cada partido va a llevar su candidato, la Nueva Mayoría no va a llegar a las presidenciales.

-Afortunadamente existe el mecanismo de la segunda vuelta y la Nueva Mayoría tendrá que definir si compite en primera o segunda vuelta. Pero, creo que la resolución de la crisis no provendrá desde dentro de la Nueva Mayoría. Aquí hay que incluir a la ciudadanía y en ese sentido los candidatos presidenciales que hoy aparecen en las encuestas no necesariamente van a ser los que avancen en el empoderamiento ciudadano.

-Si se divide la Nueva Mayoría y se conforman nuevos referentes, ¿con qué partidos se aliaría el MAS?

-Estamos en una reflexión profunda y personal. No comprometo al Movimiento Amplio Social. Y da cuenta de la necesidad para Chile de un frente amplio social, ciudadano, progresista, socialista, de izquierda, que sea capaz de interpretar la mayor diversidad que el país tiene. El Chile verdadero. Y queremos defender las reformas. Si la Nueva Mayoría fracasa (y hay una alta posibilidad de aquello) las reformas que tanto nos han costado, como la educacional, tributaria y laboral, van a verse afectadas. Así ya lo ha indicado Piñera, que desde su propia retroexcavadora ha anunciado que hay que llegar a cambiar todo lo que se ha hecho mal y por tanto es de extrema responsabilidad política establecer condiciones que garanticen la consolidación de las reformas del gobierno de la Presidenta Bachelet, pero también la incorporación de otras reformas estructurales como son un nuevo sistema previsional y de salud.

-¿Con qué partidos formaría un referente nuevo?

-Todos los partidos van a estar bajo presión para tomar esas definiciones. Creo que adelantar este debate, cuando el objetivo es ganar las elecciones municipales, no es adecuado.

-¿Qué pasaría si Piñera fuera de candidato presidencial y ganara nuevamente?

-Vendría a demoler las reformas que con tanto sacrificio hemos contribuido a instalar. Y una vez más no serían los méritos de Piñera, sino los errores de la Nueva Mayoría los que posibilitarían ese triunfo. Confío en que vamos a ser capaces de una competencia presidencial que incorpore a sectores importantes de la ciudadanía que puedan optar por opciones distintas, porque hasta ahora ninguno de los candidatos creo que puede representar aquello que la ciudadanía está demandando.

Apoyos municipales del MAS

-¿A cuáles candidatos está apoyando para estas elecciones municipales?

-Tengo la firme convicción de apoyar a Ivonne Rivas en Tomé, a Víctor Hugo Figueroa en Penco, a Leocán Portus en Talcahuano, a Boris Chamorro en Coronel. En Concepción, Chiguayante y San Pedro no hemos tomado definición. Y en Hualpén, Katherine Torres, de todas maneras.

-¿Y qué cree que pasará con el MAS en las municipales? Acá llevan un solo candidato y que fue un poco cuestionado después de la primaria que intentaron hacer los otros candidatos.

-Yo hubiera preferido primarias. Lamentablemente la Nueva Mayoría se equivocó, y se ha pagado un alto costo político de credibilidad, de confianzas, pero son los acuerdos y no hay vuelta atrás. El candidato es Boris Chamorro, quien va a enfrentar a Leónidas Romero.

-¿Tienen el apoyo de los otros partidos?

-Va a ser un proceso. Para ganar la elección, más que el apoyo de los partidos, se requiere el de la ciudadanía. Lo mismo en Talcahuano. Hubiese preferido primarias, pero la NM no aprende las lecciones. En la elección de 2008 no hubo primarias y terminó siendo decidido por una encuesta y después nos preguntamos por qué los partidos están en 10% de aprobación.

Fuente: Diario El Sur

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *