“Las elecciones del 2009 deben ser un plebiscito sobre educación”

Senador Navarro insistió en que hoy no hay condiciones para aprobar la LGE:

imagen-post-educacuion

Reiterando su convencimiento que “hoy no existen las condiciones ni sociales ni políticas adecuadas para no sólo aprobar la LEGE como está, sino que para que además ella sea una buena ley, que aborde los problemas de fondo en educación”, el senador Alejandro Navarro dijo que “debiéramos votar la LEGE, con indicaciones incluidas, para que la gente sepa quienes están por hacer cambios de verdad y quienes no, y si se pierde, reponerla en un año más, convirtiéndola en un punto programático central de la próxima elección presidencial, para que sea un plebiscito sobre el tipo de educación que los chilenos quieren”.

El legislador indicó que “luego del ultimátun con cara de chantaje que hizo ayer la derecha en pleno, estoy cada vez más convencido de que no habrá nueva ley de educación en este gobierno, porque al final, y pese a la insistencia en respetar los limitados márgenes del acuerdo de las manos tomadas y los brazos alzados de parte de algunos en la Concertación, lo más claro de todo es que la derecha, más allá de sus discursos, sólo está por mantener la LOCE y lo que representa, tal como lo demostró en la Comisión de Educación, votando en contra de la idea de legislar”.

Navarro señaló que “ante este escenario de paralización del proceso y rehuimiento del debate, que es cada vez más evidente, seguiremos insistiendo en que se priorice la tramitación de la creación de la Superintendencia, que tiene que ver justamente con la fiscalización de los temas que la propia derecha puso en la agenda con sus denuncias y con la acusación constitucional que despojó injustamente de su cargo a la ex Ministra Provoste, porque no aprobar la LEGE ahora no puede significar paralizar todo el proceso legistivo sobre educación”.

“Por otro lado -prosiguió- creemos que contrariamente a lo que se está haciendo hoy, las movilizaciones de estudiantes, apoderados y profesores, el chantaje y la negativa de la derecha y la resistencia a mejorar la ley por la vía de las indicaciones, deben llevarnos a abrir más espacios y canales de diálogo y no a acelerar y forzar un proceso legislativo que nadie quiere en este minuto. Por eso en lugar de insistir en descalificar a los estudiantes, tratándolos de desorganizados o ignorantes, mejor sería sentarse a la mesa con ellos”.

El parlamentario dijo que “además resulta lamentable la clasificación que se ha instalado incluso al interior de la propia Concertación, entre los que se ha dado en llamar “ellos” y nosotros”, donde éstos últimos son los que están por aprobar la LEGE a ojos cerrados, sin oir a la sociedad, ni evaluar el mérito de las indicaciones y que responden más al acuerdo firmado por las directivas partidarias que a representar la diversidad de la sociedad, y “ellos” somos quienes estamos porque haya nueva ley, pero la mejor posible, y no sólo la que nos permite la derecha.”

“Esta suerte de discriminación -añadió- no da cuenta, como ya lo hemos dicho tantas veces de la diversidad que pese a todo existe al interior de la Concertación y que en sus orígenes constituía nuestra fortaleza. Una Concertación monocolor, especialmente en materias tan relevantes como la educación que queremos para Chile, no es lo que la gente espera de nosotros. Porque seamos claros, aquí el tema no es sólo aprobar una LEGE con fórceps para que se pueda exhibir como logro del gonbierno, aún cuando no estaba en el programa que se le ofreció al país. La ley que se apruebe ahora no se volverá a tocar por lo menos en una década más, y eso es mucho tiempo, especialmente para los que reciben educación de menor calidad”.

Navarro señaló finalmente que “el acuerdo que el gobierno y la Concertación deben respetar es el acuerdo con la gente, que más allá de su votación en la elección presidencial pasada, en todas las encuestas se declara a favor de terminar con el lucro y con la selección. Estamos en un momento histórico donde no estamos discutiendo una ley cualquiera sobre un tema menos, estamos decidiendo cuál es el sistema educacional público que queremos ofrecerle al país, a los jóvenes -que por situaciones como ésta seguirán sin inscribirse en los registros electorales- para que exista una verdadera igualdad de oportunidades y sea la capacidad y no la situación socioeconómica la que permita mirar al futuro con optimismo”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *