“LOS QUE DEBEN CERRAR SON LOS VERTEDEROS NO LOS AEROPUERTOS”

Diputado Navarro y alcalde de Pudahuel se reunieron con Director General de Aeronáutica Civil.

imagen-post-controladores-aereos

Su convicción de que “los que deben cerrar son los vertederos y no los aeropuertos” manifestó el diputado socialista Alejandro Navarro, luego de sostener una reunión -acompañado del alcalde de Pudahuel, Johnny Carrasco- con el Director General de Aeronáutica Civil, Mario Avila, ocasión en que le hicieron presente su preocupación por el caso de los aeropuertos Arturo Merino Benítez y Carriel Sur, éste último con serias posibilidades de cerrarse temporal y preventivamente, hasta que se solucione la masiva presencia de aves, atraídas por el vertedero Carriel Norte y que es causante de múltiples incidentes de seguridad aviaria.

El parlamentario del PS dijo que en el marco de la reunión “solicitamos al general Avila una participación concreta y activa por parte de la DGAC para hacer cumplir los acuerdos y normas internacionales de seguridad, adoptados y planteados claramente por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), especialmente desde su reunión de octubre de 1999, en Buenos Aires. A lo anterior, el general Avila nos ha señalado que la DGAC tiene la obligación de hacer cumplir la normativa y está estudiando desviar los vuelos a otros aeropuertos de la zona. Para el caso de Pudahuel es lo mismo, ya que ambos están conceptuados como inseguros por este tema”.

Navarro señaló que “luego de años de plantear los riesgos que genera para la aviación la existencia de vertederos, incluyendo el recurso de protección que presentamos en mayo de 1999 pidiendo su cierre definitivo, ha sido la respuesta que nos ha entregado la Organización de Aviación Civil Internacional a una presentación que le hicimos en noviembre del año pasado -y que plantea la necesidad imperiosa de cerrar los vertederos Carriel Norte y Cosmito- la que ha gatillado la preocupación de parte de las autoridades y del Consorcio Aerosur, toda vez que por no cumplirse la normativa de seguridad aviaria -tanto nacional como internacional- Carriel en este minuto, y Arturo Merino Benítez en cualquier momento, se exponen a sanciones, ya que los acuerdos de la OACI tienen para los países integrantes carácter obligatorio”.

“Lamentablemente -prosiguió- al momento de iniciarse el proyecto de construcción de las nuevas dependencias del terminal aéreo de Carriel Sur, la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto presentado por el Consorcio Aerosur al Sistema de Evauación Ambiental, no contempla en ninguna de sus 70 páginas una sola referencia a la existencia de un vertedero colapsado como lo es Carriel Norte”.

De acuerdo a lo manifestado por el parlamentario, “lo claro es que hasta ahora ha sido posible que existan vertederos, con y sin autorización sanitaria, en las cercanías de los terminales aéreos debido a la carencia de normas claras relativas al ordenamiento territorial, pero al existir otro tipo de normas, como las de seguridad de la aviación, especialmente cuando éstas son fruto de acuerdos internacionales que para el caso de los aeropuertos internacionales amplía el radio de seguridad de 5 a 13 kilómetros, éstas deben cumplirse por parte de las administraciones de los aeropuertos, las autoridades sanitarias y, por supuesto, los municipios involucrados”.

En relación a este mismo aspecto, Navarro dijo que “hemos solicitado, en conjunto con la DGAC y el alcalde Carrasco una entrevista con la Directora Ejecutiva de la Conama, Adriana Hoffmann, para plantearle este tema en general y en particular hacerle ver que del total de vuelos que llegan al aeropuerto Arturo Merino Benítez, el 95 por ciento inicia sus maniobras de aterrizaje, sobrevolando la zona de El Noviciado, donde se pretende instalar el relleno sanitario Los Guayacanes, lo que claramente aumenta el riesgo de incidentes aviarios”.

“El caso del aeropuerto Carriel Sur, que tiene un movimiento de 45 vuelos diarios y que suman 15 mil anuales, se ha visto agravado en las últimas semanas por la existencia de un vertedero clandestino, donde se han depositado, desde hace unos veinte años residuos de aserraderos y madereras, tales como aserrín, cortezas y despuntes, equivalentes a unas 5 mil camionadas, en un terreno de aproximadamente tres hectáreas. Lo grave de este caso es no sólo que exista otro vertedero que también sea fuente de atracción para vectores como los roedores, sino que en es posible que en este tipo de residuos, aún permanezcan impregnadas sustancias químicas utilizadas en su tratamiento, tales como Pentacloro, lo que además de su toxicidad propicia, además, la ocurrencia de incendios espontáneos”, indicó Navarro.

“No es justo, entonces, -aseveró el diputado- que por la existencia de estos vertederos se ponga en riesgo la seguridad de los vecinos del sector, cuyas modestas viviendas se encuentran muy cerca de ambos vertederos, y la de miles de personas que llegan y salen de Concepción utilizando el Aeropuerto Carriel Sur. Hoy día, viajar hacia o desde Concepción, es más inseguro que hacerlo a cualquier otra ciudad del país”.

Navarro aprovechó la ocasión para decir que “echo de menos que muchos de aquellos que gastaron energía, palabras y páginas de diarios, creando una polémica artificial sobre el nombre del nuevo aeropuerto, en aras de la defensa de los intereses de los penquistas y de los habitantes de Talcahuano en particular, no hayan dicho hasta ahora ninguna palabra sobre este tema y, menos, hayan realizado ninguna acción concreta para ayudarnos a cerrar el vertedero Carriel Norte, lo que sin duda, iría en beneficio de la seguridad de los habitantes de Talcahuano y de toda la intercomuna de Concepción”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.