Imagen: hpchile.cl

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, quiero hacer pública una carta que hemos preparado, y solicito que pueda ser enviada al señor Presidente de la República, Sebastián Piñera:

“De mi consideración:

Junto con saludarlo cordialmente, le escribo o envío esta carta para manifestar nuestra más honda preocupación e indignación por los hechos que pasamos a describir, y que dicen relación con la violencia y vulneración de los más sagrados derechos de los niños en Chile, por parte del SENAME y del sistema de protección infantil.

 

Más de 30 mil niños son maltratados por sus padres o por terceros y son atendidos por el SENAME. La pregunta: ¿cuántos de ellos son maltratados por la misma institución?

Señor Presidente, en un informe entregado a la Corte Suprema, en agosto de 2011, los magistrados Mónica Jeldres y Germán Núñez detectaron serios problemas en diversos centros de residencia del Servicio Nacional de Menores, SENAME.

Los jueces denuncian, entre otros, la existencia en los hogares del SENAME de la Región Metropolitana y Valparaíso casos de:

  • Abusos de menores.
  • Deficiente infraestructura.
  • Escasas medidas de seguridad.
  • Mala alimentación.
  • Personal insuficiente.
  • Mezcla de adolescentes infractores con vulnerados.

Uno de ellos es del Hogar de Niñas María Goretti, de Valparaíso, en el cual se recomendó su cierre, tras deficiencias en la calefacción y en la falta de intimidad del espacio, completamente interconectado.

El centro Cread de Playa Ancha fue otro de los cuestionados, porque alberga a menores vulnerados con otros que han cometido delitos, incluso de diferentes edades.

En la residencia Don Bosco, en Macul, se verificó un escape de gas y se señaló un mal servicio de alimentación.

Finalmente, en Aldeas Infantiles SOS Madreselva, en Macul, se sugirió el cerré del lugar debido a que no hay un plan preventivo de drogas y enfermedades venéreas de sus residentes.

Este fenómeno es generalizado: en junio de 2011 se conoció el caso del hogar de menores de Coyhaique, financiado por el SENAME, y administrado por la Obra Don Guanella, de la Iglesia Católica, donde los niños fueron violados y violentados por sacerdotes y funcionarios del hogar. Para el año 2006, el hogar recibía del Estado más de 178 mil pesos mensuales por interno acogido. Eran 55, o sea, 118 millones de pesos anuales para asegurar que estos niños estuvieran bien.

En un oficio fechado el 19 de mayo del 2005 se constatan los siguientes diagnósticos iniciales detectados:

L.I.I.C. (12 años). Presenta juegos sexuales hacia otros compañeros, incluyendo en su práctica a animales.

J.L.A.T. (7 años). Presenta masturbación reiterada y juegos sexualizados a otros compañeros.

C.A.B.B. (13 años). No presenta conductas sexualizadas. Sin embargo, devela hace algún tiempo haber sido abusado sexualmente.

A.R.S.D (11 años). Presenta conductas sexualizadas hacia otros internos, desplazando su sexualidad hacia animales.

Pese a eso, señor Presidente, las carpetas fueron ignoradas y la investigación judicial comenzó muy tarde.

El año 2010, en un centro cerrado del SENAME, la joven C.V.A. de 17 años fue hallada con VIH y sífilis. Entonces, la menor fue derivada a otro centro similar en Pudahuel, ya que no existía un lugar más adecuado para tratar su adicción, las secuelas de las violaciones de sus parientes.

La misma jueza Jeldres acusó también el 2010 que en otro centro de protección de la red del SENAME, Coanil, la menor G.G.G. fue hallada amarrada a una silla y las fotografías se filtraron a los medios de comunicación.

En octubre de 2010 salió a la luz las violaciones, prostitución infantil, estupro y abusos cometidos por 8 funcionarios del Hogar Capullo de Chiguayante, Octava Región, sobre niños de hasta 6 años. Incluso se coludieron con dos taxistas locales para cometer los delitos en un circuito ilegal de prostitución por la zona. Y si bien hubo condenas de hasta 15 años de cárcel, nadie pudo prevenir los delitos, en un lugar que pretende ofrecer protección y rehabilitación de los niños.

Ya en junio de 2006 se informó que la Fiscalía Sur de Santiago investigaba siete denuncias por delitos de estupro, violación y abusos deshonestos en la fundación Mi Casa. La vocera de la Fiscalía Sur, Andrea Coppa, manifestó que los responsables serían “distintas clases de personas vinculadas, algunos cuidadores y otros monitores”.

En agosto de 2006 se revelaron las violaciones en el hogar Pequeño Cottolengo de Rancagua: una menor de seis años y un joven de 24, con retardo mental, quienes se encontraban internados en dicho establecimiento. Y los casos de violación se suman a los de dos menores, de 13 y 17 años, por los cuales fue imputado el director del Hogar Pequeño Cottolengo. En el juicio, la fiscal Suazo leyó además la declaración de una psiquiatra, donde la profesional afirma que le llamó la atención que el niño de 13 años “de manera espontánea se bajaba los pantalones y la ropa interior, para luego dar la espalda, exhibiendo sus nalgas a la espera de algo”.

Con la actual legislación, señor Presidente, un menor golpeado por sus padres puede compartir pieza con menores que han cometido homicidios y/o violaciones. En los hogares del SENAME se mezclan niños que han sido vulnerados o abusados por sus padres o entorno, con los niños que han sido condenados por haber cometidos delitos criminales. No se discrimina por peligrosidad o edad. En virtud de la mezcla de menores con compromiso delictual con otros que no lo son, o por juntar niños de distinto perfil, sexo y edad, el sistema permite implícitamente la violación entre ellos, lo que es muy común.

Así ocurrió en abril de 2008, en el Centro de Privación de Libertad que alberga a menores infractores de ley en La Araucanía. El autor fue un joven de 18 años en contra de un niño que ya había sido violado anteriormente. Esta denuncia era la tercera en el año en el mismo hogar. Miguel Lara, presidente de la Asociación de Funcionarios Regionales del Sename (Anfur Cautín) junto al secretario Ronny Harcha, entregaron una carta a la ex intendenta de la IX Región, Nora Barrientos, donde dan cuenta que en CPL siguen ocurriendo hechos de gravedad que afectan a los trabajadores y a los adolescentes internos. ‘Nuevamente por el hacinamiento se detectó un caso de abuso sexual al interior, el cual afectó al mismo joven por segunda vez, hecho ocurrido por las instalaciones eléctricas defectuosas en las dependencias de internas mujeres, que fueron trasladadas en la noche a enfermería, con lo cual colapso el espacio’, expresaron.

“En la misiva afirmaron que en la madrugada del 12 de agosto en un centro de Limache los internos tomaron como rehén a un funcionario de trato directo y temen que aquello ocurra en el centro de Chol Chol. ‘Dadas las condiciones de hacinamiento e inseguridad de los últimos meses, estos se agrava con la falta de planificación, personal de trato directo, condiciones higiénicas e insumos’, sostuvieron. Los trabajadores criticaron en especial la inexistencia del agua potable, calefacción en todo el centro. ‘Acotamos que el agua potable se está acarreando desde el 6 de agosto en tambores y bidones desde las casas de los vecinos de Chol Chol o de domicilios de funcionarios’. Afirmaron que las dependencias de alimentación están colapsadas, tanto en infraestructura y salubridad personal. Los dirigentes afirmaron que la falta de personal de trato directo significa agresiones hacia el personal y también entre los jóvenes que conforman pandillas al interior. ‘Es frecuente que el centro no cuente con personal de enfermería, hecho que es grave, ya que los medicamentos son administrados por personal no capacitado’.

“Otro caso aconteció en el Hogar Nuevo Amanecer de Coronel en marzo del año 2006 perteneciente al Servicio Nacional de Menores (Sename), cuando la víctima B.A.C.M. de 16 años se encontraba en una sala de estar hasta donde llegó el imputado de 17 años, sindicado con las iniciales R.F.L.C., junto a otros dos menores.

“El acusado asfixió a la víctima procediendo posteriormente a la violación, mientras los otros dos menores vigilaban que no se acercara algún funcionario del recinto.

“A pesar de todas las denuncias y la necesidad de probar los delitos hay listas de espera de un año para hacer peritajes y acreditar los abusos sexuales en contra de un menor de edad, debido a que el Estado no invierte en más y mejores psicólogos para agilizar estos peritajes.

“En el contexto de todo lo anterior, cabe señalar que también existe una resistencia institucional para abordar casos especiales, los que al ser derivados a los hogares del SENAME, terminan en la vulneración de los derechos más básicos de los niños. Es el caso de las niñas de nacionalidad haitiana PM. y McM, de 9 y 8 años de edad, respectivamente. En estos momentos se encuentran en una residencia financiada por SENAME, el cual ha demandado a la persona que las trajo a Chile ofreciéndoles una familia, y con la cual vivieron CUATRO años. El sistema de protección encabezado por el Sename reclama ser el suficiente custodio de los derechos de los niños”, pero todos los hechos que he descrito señalan todo lo contrario.

Prosigo con la lectura:

“En un Informe psicológico de la psicóloga clínica ALEJANDRA JIMÉNEZ VENEGAS, de 15 de Noviembre de 2011, se señala que ‘Llama la atención cómo se ha jugado con los sentimientos de estas pequeñas, esta es una vulneración grave. Sin poder ellas manifestar sus deseos y opiniones ante los tribunales (…) Como consecuencia, muchos de los daños en estos niños son irreversibles’.

“Refiriéndose a la separación de su madre adoptiva chilena, señala el informe que ‘Un niño que sufre estos malos tratos puede que aprenda a que es mejor no relacionarse con los demás y solo utilizarlos; a no entregarse a la confianza y al amor, perdiendo sentido toda relación humana. Aprenderá a desconfiar de los demás y por lo tanto de sí mismo’”. Efectivamente, va a tener un serio daño interno en sus relaciones interpersonales.

Continúo con la lectura:

“El gobierno había anunciado la división del Sename en un organismo protector y otro encargado de niños que han delinquido (el Servicio de Persecución Penal y Rehabilitación y el Servicio Nacional de la Infancia y Adolescencia), proyecto que iba a ser presentado en marzo, situación que aún no sucede.

“Ya el año 2007 se había pactado en los Acuerdos sobre Seguridad Ciudadana entre la Concertación y la Alianza la reforma integral del SENAME, pero el compromiso nunca se cumplió”.

El SENAME requiere una urgente, decidida y profunda intervención.

Prosigo:

“Ud. Sr. Presidente, ha abordado la reforma del SENAME en las dos últimas cuentas anuales de su gestión presidencial, pero aún no pasa nada.

“El 08 de agosto de 2011, la representante del Comité por los Derechos del Niño de Naciones Unidas, Marta Maurás, señaló que ‘Chile tiene que avanzar hacia la definición de una ley de protección integral de derechos, ya que nuestro país es uno de los pocos de América Latina que no tiene un marco normativo que responda a la Convención de los Derechos del Niño, a pesar que fue uno de los primeros en ratificar este tratado’.

“El sistema de protección del SENAME se compone de 10 hogares administrados directamente por este, y por algo más de 300 recintos manejados por organismos privados subvencionados por el SENAME.

“Todos estos hogares, albergan casi 80.000 niños en todo Chile.

“Gran parte del trabajo preventivo se realiza por ONG’s que son financiadas por el Estado, de acuerdo a las políticas del SENAME. Sara Ávalos, Directora de COTRA, señala que el rol de estas organizaciones privadas se limita a ‘la ejecución de modelos predefinidos y diseñados desde la realidad de Santiago’.

“Una gran cantidad de estos hogares de menores se han estado cerrando desde el año 2007 a la fecha, dejando a muchos niños y adolescentes en riesgo social y que muchas veces han sido víctimas de la vulneración de sus derechos sin un lugar especializado para recibirlos.

“Cabe recordar, Sr Presidente, que estas instituciones son las responsables de la protección y la alimentación de los niños en todo el proceso de reparación de los daños que se realiza por medio de atención ambulatoria y en el caso de las residencias con alojamiento.

“Estos hogares reciben una subvención de alrededor de 10 mil pesos por menor atendido en centros de acogida y cerca de 200 mil pesos para aquellos en residencias especializadas (donde son tratados por profesionales de alta calificación). Ante la precariedad, muchas ONG’s han optado, en vez de cerrar, por la atención ambulatoria.

“En un informe que fue realizado a petición del propio Sename, se indica que la subvención estatal para los centros residenciales, para los programas de familias de acogidas y los programas de protección especializada, sólo cubre los costos reales en un 58%.

“En muchos de estos hogares contratan a personas que son sólo cuidadores, pero que no están preparadas para trabajar con niños. No hay una adecuada selección del personal, pero tampoco hay capacitaciones para ellos, que garantice atención especializada y de calidad”.

Señor Presidente, para solucionar todos estos problemas, y dada la gravedad, por cierto, de lo que he señalado, se requieren más de 50 mil millones de pesos.

Continúo:

“En noviembre de 2011, el Sr. Ministro Joaquín Lavín anunció la presentación de un defensor del Niño, pero este proyecto, muy necesario y que se felicita, no aborda la problemática de los Hogares del SENAME o financiados por este”, y que efectivamente tienen severos déficits.

Prosigo:

“Sr. Presidente, estamos profundamente preocupados por la vulneración de derechos por parte del Estado hacia los niños de Chile. No sería ninguna falsedad decir que hasta hoy los niños son objeto de sistemáticas violaciones de derechos humanos en Chile, provocadas por la omisión” la falta de servicio “del Estado, quien no realiza una inversión suficiente para garantizar su bienestar, protección, rehabilitación y seguridad. En los hogares del SENAME existe un clima propicio para que los niños sean violados, golpeados, descuidados, abandonados a su suerte.

“Sr. Presidente, Ud. sabe de todo esto, pues Ud. mismo ha prometido el mejoramiento del sistema a través de proyectos de ley que hemos esperado año a año. Le pedimos que presente los proyectos de ley que solucionen” los problemas presentados, que el estado actual del SENAME es nefasto y requiere una reforma desde sus cimientos. “Asimismo, le pedimos que el Presupuesto de la Nación refleje la real necesidad de los niños, no la necesidad de la burocracia estatal vulneradora de derechos.

“Esto es inminente Sr. Presidente. Cada día que pasa es un nuevo saco intolerable de vulneraciones hacia niños inocentes. Esta es una herida para Chile. Y es Ud. quien puede solucionarla y engrandecer a este país”. Si lo hace, señor Presidente de la República, el país entero le va a reconocer, y particularmente estos niños, que hoy día se encuentran abandonados.

En el hogar de Coronel, el CERECO de Coronel, la situación es gravísima. Los gendarmes están a punto de iniciar acciones, pues también se encuentran abandonados por su institución. Y la situación al interior del mismo centro es absolutamente inaceptable, con sus patios, en donde las alcantarillas han aflorado, sin que hasta ahora se realice ningún tipo de atención.

Señor Presidente de la República, hago llegar a usted esta carta en nombre de muchos de los niños afectados.

Gracias, señor Presidente.

El señor HORVATH (Presidente accidental).- Bien. Enviaremos, entonces, los oficios que ha solicitado. Y desde luego comparto y también respaldo los oficios para hacer rápidamente la nueva institucionalidad que se refiere a menores, y el financiamiento correspondiente.