“Matrimonios por religiones indígenas y extranjeras no son reconocidos ante la ley”

Diputado Navarro dijo que ley de divorcio consagra nueva discriminación:

matrimonio civil

Su preocupación por lo que considera una nueva forma de discriminación hacia los pueblos originarios y también hacia otros grupos raciales como gitanos, musulmanes y chinos, manifestó el diputado Alejandro Navarro, quien dijo que “esto se ve agravado al extremo a propósito de la aprobación del artículo 21 de la nueva ley de matrimonio civil, que establece que el reconocimiento legal de los enlaces religiosos, pero que desconoce la validez de los matrimonios basados en la religiosidad indígena”.

El parlamentario señaló que “la actual ley indígena no reconoce el matrimonio religioso, celebrado según la cosmovisión y ante las autoridades indígenas, sino que sólo alude a la posibilidad de probar el estado civil de acuerdo a las leyes chilenas, por pruebas testimoniales, y por la convivencia. Por eso, el artículo 21 de la ley de divorcio, en su redacción, además de ser un exceso jurídico, es racista y discriminatorio, y debe ser modificado”.

El legislador indicó que “existen muchos ejemplos de reconocimiento de matrimonios indígenas en Latinoamérica, como Costa Rica, Panamá y Bolivia. Las culturas indígenas chilenas poseen una rica tradición matrimonial, en las cuales las separaciones son escasas. Existe una gran cantidad de indígenas que no se casan por la ley civil, y esto ocurre porque no se les reconocen sus costumbres. En el fondo la ley chilena les dice a los indígenas que sus esposas son concubinas, y sus hijos unos bastardos, lo que es muy e injurioso”.

Navarro dijo que “esto ocurre no sólo con los indígenas. Una interpretación del Código Civil que ha hecho la Corte Suprema considera nulos, en materia de divorcio, reconocimiento de hijos y herencia, los matrimonios religiosos chinos y musulmanes celebrados en el extranjero, bajo las normas de antiguas religiones -no sectas- sólo porque no se celebraron de acuerdo a la ley chilena”.

El diputado del PS enfatizó que “esta es una materia que debemos revisar, toda vez que con los acuerdos que ha suscrito Chile, cada vez vendrá más gente, especialmente inversionistas, que ha contraído vínculos maritales de manera distintas a la ley chilena. Esto es así pensando especialmente en casos como el de los empresarios provenientes de las economías de la APEC, o de aquellos que se han radicado en Chile por sus negocios en la Zona Franca de Iquique”.

Respecto de los enlaces civiles, el parlamentario recordó que “el artículo 102 del Código Civil define el matrimonio como un contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen actual e indisolublemente, y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear y de auxiliarse mutuamente, en tanto que en relación a aquellos celebrados en el extranjero, el artículo 15 de la actual ley sobre matrimonio civil establece que el matrimonio celebrado en país extranjero, en conformidad a las leyes del mismo país, producirá en Chile los mismos efectos que si se hubiere celebrado en territorio chileno”.

“Sin embargo -agregó- respecto de los matrimonios consensuales y rituales, llamados los common law marriages en Estados Unidos, que son legales en 12 de sus estados y que se celebran de mutuo consentimiento y sólo ante autoridad religiosa, en Chile no se respeta el principio establecido en la ley de matrimonio civil actual respecto de reconocerlos en virtud de las leyes de su país, ya que existe un fallo de la Corte Suprema sobre un matrimonio ritual celebrado en China que desconoce ese derecho”.

Sobre lo mismo Navarro indicó que “en su pronunciamiento, la Corte Suprema señala que los ritos, las costumbres, los convencionalismos, no pueden ser considerados fuentes del matrimonio, cualquiera sea el valor que se le asigne en el país de origen, interpretando el artículo 15 de la ley de matrimonio civil en el sentido de que nuestro país sólo reconoce los matrimonio basados en leyes extranjeras, excluyendo de este concepto los matrimonio meramente rituales”.

El legislador dijo que “aunque pareciera que esta temática puede ser un poco rebuscada, la verdad es que de cara a los efectos innegables de la globalización y la integración comercial y cultural, Chile deberá tener una posición sobre esto. De hecho es necesario pensar los efectos que provocaría en nuestro país, por ejemplo, respecto de los matrimonio poligámicos como los aceptados por la ley musulmana”.

“De hecho -prosiguió- desde fines de la década de los 40 países como Francia e Inglaterra han reconocido este tipo de vínculo como legalmente contraído. Paradojalmente, considerando el criterio que aplican nuestros tribunales en esta materia, un hombre musulmán, casado legalmente en su país con más de una mujer, al radicarse en nuestro país podría casarse sin impedimento alguno, porque no sería considerado como unido por vínculo matrimonial”.

Prensa Oficina Parlamentaria

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *