Medidas desesperadas toman ex trabajadores de Celulosa Itata

Por posible contagio con material radiactivo luego del accidente de diciembre

forestales

Más de cinco horas permaneció sobre una grúa el ex trabajador de la Empresa Celulosa Nueva Aldea, Adolfo Arratia, quien amenazó con lanzarse al vacío si no llegaba a un acuerdo formal con las autoridades pertinentes para que lo incluyeran dentro de los tratamientos médicos preventivos que le garanticen que no fue contagiado con iridio durante el accidente radioactivo que ocurrió el 15 de diciembre pasado en el complejo empresarial.

El senador Alejandro Navarro, quien a las 8 de la mañana estaba arribando el avión que lo llevaría a Santiago, tuvo que desistir de viajar para dirigirse hasta las dependencias de la Celulosa, ya que el afectado pedía a gritos que solo hablaría con él para que intermediara entre sus peticiones y las autoridades de la empresa y del Gobierno que se encontraban en el lugar.

El senador socialista explicó que luego de largas horas de conversación entre las partes “el ex trabajador accedió a bajar, pero previa escritura de un protocolo de acuerdo que se firmamos en la Seremi del Trabajo de la VIII región, donde estuvieron presentes: la autoridad regional del ramo, Paula Urzúa; la jefa del Departamento de Acción Sanitaria de la Seremi de Salud, Andrea Aste; el abogado de los trabajadores afectados, Alex Quevedo; los voceros de los obreros y sus familiares, Félix Valderrama y Catalina Pérez; además de altos representantes de la Celulosa Nueva Aldea y de la empresa contratista Echeverría-Izquierdo”.

Navarro comentó que algunos puntos del protocolo establecen que se debe “conformar una mesa de trabajo permanente que garanticen seguridad en su salud a los trabajadores; dar garantías a todos los exámenes de salud pertinentes al grupo de aproximadamente 197 trabajadores, según consta en ambas querellas, los cuales se realizarán por el organismo público que indique la Seremi de Salud del Bío-Bío”.

Del mismo modo, “a los trabajadores que lo requieran, se les prestará ayuda sico-social por parte de los organismos gubernamentales que corresponda, entre otros puntos”.

Respecto a la situación suscitada en la mañana, el parlamentario calificó este hecho como una medida desesperada por parte de los trabajadores que estuvieron cerca del lugar donde ocurrió la fuga de material radiactivo, y que a pesar de ello consideran que el trato que le ha entregado la Mutual de Seguridad no es el mejor, toda vez que en varios casos los exámenes de sangre efectuados a los obreros, solo señala “”No demuestra evidencia de enfermedad profesional”” dejando al trabajador más angustiado al no saber siquiera qué consideraron para la evaluación, como por ejemplo los niveles de glóbulos rojos, blancos, plaquetas, etc., propios de un examen de estas características”.

El legislador agregó que “esto se agrava aún más considerando que a los trabajadores afectados indirectamente, quienes presentaron en enero pasado una demanda contra quienes resulten responsables, la Mutual de Seguridad les rechazan las licencias médicas aludiendo que no las aceptan por ser derivado de un accidente de trabajo. Razón por la cual la Mutual se exime de responsabilidades apelando este pago al seguro”.

Vea el Protocolo de acuerdo firmado por los trabajadores y la empresa.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *