Desde el jueves pasado que hay 20 mineros con motosierra haciendo franjas de seguridad para evitar que el fuego llegue a las casas de los vecinos afectados.

Tras haber anunciado una masiva marcha desde Arauco hasta Concepción en contra del abandono del Gobierno, y que estaría liderada por mineros y ex mineros del carbón, comunidades Mapuche y pescadores artesanales de todo el borde costero, debido a los incendios forestales que han afectado al país y en particular a la Región del Biobío, los dirigentes decidieron suspenderla

Luis Chandía, presidente del sindicato de trabajadores de la Mina Santa Ana de Curanilahue, explicó que “tal como lo hemos reiterado, la Provincia de Arauco es una zona en rezago. Pero pese a ello, no se hacen esfuerzos para resolver las problemáticas que nos afectan como trabajadores”.

“Por tal motivo es que junto a nuestros compañeros pescadores artesanales y las comunidades Mapuche, dijimos: ya basta, es hora de marchar, por lo que teníamos planificado movilizar a miles de personas este primero de febrero, para llegar a Concepción y mostrarle al Intendente, al Gobierno, nuestro descontento”, aseguró.

“Pero con la situación que Chile vive por los incendios forestales”, continuó, “y más aun nuestra región, creemos que no es tiempo de protestar, sino de unirnos para ayudar a quienes más lo necesitan, a quienes no pueden dormir porque sienten que sus casas están muy cerca de los bosques y que el fuego vendrá en cualquier momento”.

Chandía indicó que, “por eso es que junto a los compañeros de la mina que saben operar motosierras, hemos decidido atender al llamado que se ha hecho para asistir en sectores de diversas comunas como Penco, Portezuelo o Florida y cortar todos los árboles de las forestales que están encima de las casas, para darle un poco de tranquilidad a los vecinos y vecinas que están afectados por eso”.

El senador Alejandro Navarro por su parte, quien ha pedido insistentemente que motosierristas de otras comunas puedan ayudar en los sectores que podrían verse afectados, señaló que, “no esperaba menos de los muchachos; hombres que han sufrido por no poder trabajar, que han estado por semanas bajo la mina protestando por la falta de ayuda y que pese a eso, aquí demuestran su grandeza al venir a ayudar a la ciudadanía”.

De acuerdo al legislador de Partido País, “ellos podrían simplemente haber puesto sus demandas primero; y contando con la fuerza social de quienes han sido históricamente más afectados por la desidia del Estado, hubiesen efectivamente marchado con miles de personas hasta Concepción”.

“Pero pese a su aflicción, a la pena que tiene Arauco, su gente ha decidido que lo más importante, lo trascendental, es ayudar primero a otros que en este momento, lo necesitan con urgencia, por ello han suspendido la marcha y decidido venir a apoyar en las comunas donde se los necesite”, enfatizó.

Navarro agregó que, “de esta forma, y tal como algunas comunidades Mapuche han donado madera para construir viviendas de quienes las han perdido por el fuego, o forraje para los animales, los mineros de Curanilahue despejarán todas las franjas de pinos y eucaliptus que estén muy cerca a las viviendas y que revistan un peligro latente para sus habitantes”.

“Pues tal como lo hemos repetido incansablemente, las plantaciones forestales no respetan los sectores habitados, plantan cada milímetro que pueden, sin dejar cortafuegos, sin preocuparse de las casas, de la ciudadanía, por lo que esperamos que nuestro Proyecto de Ley que pide un mínimo de 500 metros entre viviendas y bosques, sea una pronta realidad”, finalizó el senador por la Región del Biobío.

Fuente: El Ciudadano