Mineros siguen con su protesta al interior de la mina Santa Ana de Curanilahue

mineros-curanilahue

Diez de los 70 trabajadores que se encuentran manifestando, para que el Gobierno les entregue $ 300 millones para reactivar la mina, iniciaron el martes una huelga de hambre.

Alrededor de 70 trabajadores se mantienen hace nueve días a 600 metros de profundidad en la mina Santa Ana de Curanilahue, solicitando que el Gobierno entregue recursos para reactivar el yacimiento.

Y desde el martes 10 de ellos iniciaron una huelga de hambre, sin descartar pasar las fiestas de fin de año bajo tierra, si no reciben los cerca de los $ 300 millones que son necesarios para poner nuevamente en funcionamiento la mina.

El presidente del sindicato de los ex trabajadores de la mina, Luis Chandía, señaló que “lo único que queremos es seguir trabajando. Para eso el Gobierno tiene que cumplir con el último punto del protocolo de acuerdo que sostuvimos hace meses, y que tenía relación con la continuidad de la mina”.

Agregando que “es molesto cuando personeros del Gobierno vienen a reunirse con nosotros, a decir que hemos recibido un finiquito, cuando eso es absolutamente falso (…) Eso es doloroso y es una falsedad, y por lo tanto produce una molestia por parte de los trabajadores y de nosotros, que somos los que los representamos”.

Manuel Rocha, otro de los mineros, indicó que “que si tenemos que pasar la Navidad en la mina, lo haremos, y nuestras familias lo harán con nosotros. Por ello esperamos que la Presidenta pueda pensar en nosotros y en nuestra situación”.

EL APOYO DEL SENADOR NAVARRO

A su vez, el senador Alejandro Navarro comentó que “lo dijimos durante la discusión de la Ley de Presupuesto: el Senado tomó una decisión errada, dura, que está afectando directamente a los mineros de Santa Ana de Curanilahue y a sus familias, pues sin la aprobación de los dineros, no pueden poner en operación el yacimiento, que es lo que los trabajadores más quieren, lo han hecho durante todas sus vidas y además, lo hacen muy bien”.

Y añadió que el yacimiento tiene la capacidad de extraer carbón por al menos siete años más. “Por ello es que durante la discusión de la Ley y, junto a Felipe Harboe y Víctor Pérez Varela, pedimos que se incluyeran los dineros para que la mina siguiese operando”, declaró.

También apuntó que tras la quiebra del yacimiento “hoy, debido a la intransigencia del Gobierno, que por una ínfima parte de lo que se gastó para rescatar a los 33, podría entregar una solución en Curanilahue, 60 mineros siguen con su protesta bajo la mina, con 10 de ellos en una huelga de hambre, que ya los está descompensando”.

El martes se llevó a cabo una primera reunión entre las partes involucradas en la Municipalidad de Curanilahue, y se espera que el diálogo continúe este miércoles.

Fuente: La Nación

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *