Modificación de Ley 19419 en materia de ambientes libres de tabaco

El señor NAVARRO.- Gracias, Presidente.

Presidente, tal vez lo más preocupante del informe que nos entrega la Comisión de Salud es de que, a pesar del enorme impuesto que tiene el tabaco (60 por ciento), sigue aumentando el número de jóvenes adictos, particularmente en octavo básico, como señalan. El 46.6 por ciento de los jóvenes de cuarto medio… entre octavo básico y cuarto medio tienen prevalencia, según datos del CONACE. Y está claro, como lo ha dicho la OMS, de que el tabaquismo es una epidemia. O sea, crece, crece más allá de las expectativas y mata a millones de personas en el mundo.

Inagen: fundacioncardiologica.org
Chile tiene convenios internacionales, el Convenio marco para el control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud, y por cierto, nos encaminamos a cumplir los convenios internacionales, además de ello, a cumplir con el compromiso que hemos hecho de vida sana que el Gobierno también lo tiene.

La Primera Dama ha planteado un modelo que muchos hemos apoyado. Chile tiene que tener un mejor vivir y un mejor vivir es, por cierto, un Chile libre de tabaco.

La ampliación de este proyecto de ley a los productos hechos con tabaco o, más bien, la disminución a los productos de tabaco va a incorporar a lo que se fume, chupen, masquen o aspiren. Es decir, hay una ampliación mayor. Y aunque algunos puedan señalar que esto es una limitación de las libertades, yo quiero señalar que esta es una protección de la vida.

Al establecer como lugar cerrado el que tenga techo y cuatro paredes, independiente del material con que esté fabricado, estamos dando una definición concreta de lugar cerrado, aun cuando el proyecto lo que busca es, por cierto, prohibir fumar en espacios libres porque el tabaquismo es una enfermedad que tiene dos dimensiones: es una adicción y es una epidemia. Y, por cierto, hay 49 muertes diarias por enfermedades derivadas del consumo de tabaco. ¿Y cuánto gasta el Estado de Chile en combatir el tabaquismo?

El señor ORPIS.- Más de lo que recauda.

El señor NAVARRO.- El Senador Orpis que trabaja el tema de la dorgadicciópn en su centro de atención a los jóvenes.

El señor ORPIS.- ¡Más de lo que recauda!

El señor NAVARRO.- No sé. Yo pregunto las cifras. Aquí no está el Ministro de Salud en la Sala. Mil 800 millones de dólares es el costo en tratamientos que tiene el tabaquismo en muertes asociadas, trabajo asociado según el Ministro de Salud. Es decir, no estamos solo frente a un problema de que te enfermas cuando quieres; le está costando mucho dinero -¡mil 800 millones de dólares!-, le está costando mucho dinero al Estado.

Y eso significa que con ese dinero podríamos hacer muchas otras cosas, entre ellos, por cierto, la lucha contra las drogas, las drogas duras.

Y creo, señor Presidente, de que cuando se dice…

El señor GARCÍA-HUIDOBRO.- Y las blandas también.

El señor NAVARRO.-… que vamos a atentar en contra de los dueños de restorán, la Encuesta de Salud Pública de la Universidad de Chile demuestra que un 70 por ciento de fumadores prefiere asistir a lugares libres de humo de tabaco y, más aún, un 76 por ciento de ellos señala que mantendrían o aumentarían su asistencia a restoranes si se prohibiese el consumo de tabaco en dichos espacios. Es decir, la gente va a asistir más a los restoranes, va a asistir más con la familia, porque hoy día cuando se va a un restorán no te dejan entrar con niños porque hay, por cierto, una delgada división, feble división entre lugares para fumadores y no fumadores. Y eso restringe la oferta de muchos de estos restoranes.

Y siento que con esto estamos haciendo un debate necesario.

En lo personal, no he fumado jamás, pero sí recuerdo los debates que se tenían en la década del 70. Mi padre era un empedernido fumador. Y ahí estaba el debate, y la publicidad decía que no hacía daño y pagan estudios. ¿Y qué descubrimos después? Que las tabacaleras compraban a los científicos, los hacían hacer estudios para demostrar que no había daño colateral ni directo, que no había cáncer para luego descubrir que el hombre del Marlboro se murió de cáncer, que efectivamente el tabaco producía cáncer. Y hay, por cierto, mucha literatura, hay cine al respecto para saber cómo operan las tabacaleras.

Y una de las cosas graves que este Congreso debiera preocuparse es por qué sigue aumentando el consumo en los menores de edad, de Octavo a Cuarto Básico. Hay una estrategia de márquetin, de publicidad que hay que enfrentar, porque esta ley va a ser letra muerta si ese consumo sigue aumentando en los niños.

Los jóvenes entre Octavo y Cuarto Medio no ingresan a los restoranes solos, no tienen dinero. Y, por tanto, la verdad es que hay otros espacios donde se ha focalizado la publicidad y el márquetin. Y tenemos que descubrirlo porque, en definitiva, claramente la iniciación o particularmente la adicción se está iniciando cada vez más tempranamente en Chile.

Las tabaqueleras ni qué hablar. Uno diría aumentemos los impuestos, pero aumentémoslos como impuesto específico. Más tabaco, mayor concentración de tabaco más pagan, como ocurre con el impuesto al alcohol…

El señor NAVARRO.- Voy a votar a favor de este proyecto, señor Presidente, y quiero resaltar la posición del Ministro Mañalich y el Ministerio de Salud que ha estado de acuerdo con este proyecto de ley, que ha apresurado este proyecto de ley y es una actitud que compartimos y felicitamos.

Y quiero decir de que, mientras más retrasemos la aprobación de este proyecto, evidentemente más muertes se van a producir. Aquí no hay una acción en contra de nadie, ni siquiera las tabacaleras. Se les está restringiendo, no se les está prohibiendo.

Yo quisiera prohibirlo, por lo menos, en todos los lugares públicos, porque la verdad es que es un elemento maldito; el tabaco es un elemento maldito.

Y creo que debemos, pronto, retomar el tema del alcohol ya que efectivamente produce tanto o más daño, pero hoy día estamos hablando del tabaco, y creo que este proyecto de ley hace justicia con los fumadores -les protegemos su vida-, justicia con los no fumadores que también les protegemos su vida.

Voto a favor, señor Presidente.

¡Patagonia sin represas!

¡Nueva Constitución, ahora!

He dicho, señor Presidente.

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *