Modificación del codigo sanitario en materia de regulación de farmacias y medicamentos

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, la verdad es que este es un proyecto de ley que es el reflejo de una situación de altísima preocupación ciudadana, que es hoy cómo en las farmacias se logran vender, hacer llegar a los usuarios y consumidores diversos medicamentos, habiendo situaciones muy complejas que ponen en riesgo hasta la vida de aquellos que van en búsqueda de un medicamento.

Yo quiero, antes de eso, señalar que el llamado “escándalo de colusión por las farmacias” yo lo denuncié en la Fiscalía Nacional Económica en su debida oportunidad. Los delincuentes de cuello y corbata que se apropiaron de 25 mil millones durante dos años, coludidos en más de 220 medicamentos, generándoles un mayor costo a enfermos crónicos; por cierto, los más vulnerables. Se permitieron devolver de iniciativa propia 2 mil 500, solo el 10 por ciento de lo defraudado. Y la ley actual permite que en este caso alguien que es sorprendido robando se le quita el auto, se le va a incautar el auto y dice “No, yo solo quiero devolver los neumáticos. Me quedo con todo el auto pero devuelvo los neumáticos, es decir, devuelvo solo el 10 por ciento de lo defraudado”.

Esa es la garantía que hoy día tiene esta situación de la farmacia. Y la acción de la Fiscalía Nacional Económica o Tribunal de la Libre Competencia no ha logrado resolver. Han pasado ya largos meses, años, y la verdad es que no hay ni uno de los coludidos preso. Por el contrario, en general se han radicado en otros empleos y, por lo pronto, los dueños de las farmacias se han comprado supermercados. Y ahora nos comunica el Ministro de Salud, Mañalich, de que quiere que los supermercados vendan también medicamentos. Y son los mismos dueños. Farmacias Ahumada y otros retails como Falabella poseen acciones compartidas. Y, por tanto, hay una debilidad en la protección del usuario, del consumidor, de los enfermos, en la situación de la venta de medicamentos en las farmacias, frente a cadenas… Tres cadenas en Chile que se han comprado todas las esquinas del país y que, en definitiva, han matado las farmacias pequeñas.

Lo he dicho: aquí tiene que haber una legislación que permita resguardar que haya mayor competencia, que las farmacias pequeñas, que los químicos farmacéuticos puedan tener farmacias alternativas y que no sean destruidas por la competencia.

El proyecto busca, en ese sentido, un avance de protección. Yo quiero señalar que me voy a oponer a toda situación que signifique, sea impulsada por el Ministro, por quien fuere, de que los supermercados vendan medicamentos. Creo que es una situación altamente negativa. Lo han dicho todos los especialistas, en particular lo ha dicho el doctor Humberto Guajardo, Director de la Unidad de Adicciones de la Universidad de Santiago de Chile -comillas-: “Todo medicamento puede producir un efecto negativo”. El mismo doctor ha señalado que la venta de medicamentos sin receta en las góndolas de los supermercados podría aumentar la automedicamentación o automedicación, y esto ha señalado que en países como los Estados Unidos, Argentina, ha tenido efectos perversos. Más de 180 personas son recluidas en la Clínica Las Condes. Estamos pensando ABC1. No solamente se medicamentan los pobres; también lo hacen los ricos, los ABC1. Llegan por intoxicación por automedicación, es decir, porque tomaron medicamentos, compraron medicamentos sin una receta médica. El proyecto lo que busca es que haya siempre una receta médica y busca, por cierto, regular su venta.

En este sentido, señor Presidente, creo que la figura de los auxiliares de farmacia debe cobrar una mayor relevancia. Los trabajadores de las empresas del rubro farmacéutico y venta de medicamentos han señalado y han denunciado una situación extraordinariamente apremiante -el Senador Girardi ya la mencionó- y porque, en contravención al más mínimo y elemental criterio de servicio público en materia de salud poblacional, existen presiones indebidas para los trabajadores respecto del cumplimiento de metas que imponen por las ventas de medicamentos, y al que no lograr, por cierto, alcanzarla, se le amenaza con su estabilidad laboral.

Es un factor de precarización del empleo del auxiliar de farmacia. Además, la multiplicidad de funciones que deben asumir estos trabajadores. ¡Qué tal! Hay que ofrecer tarjetas de crédito, hay que cargar celulares, hay que hacer aseo, hay que revisar el stock de medicamentos vencidos, reponer medicamentos, solicitar aportes para instituciones benéficas y revisión de pedidos.

“¿Usted quiere donar?”. Yo siempre me he preguntado adónde van las platas que se donan, señor Presidente. Ojalá pudiéramos tener claridad. Yo siempre lo hago, no sin alguna reticencia. Porque dicen “va a tal hogar”. Ojalá pudiéramos tener claridad de que esas platas van para los hogares y hubiera una especie de cuenta.

Pero todo esto lo hace el auxiliar de farmacia: carga celulares, hace aseo, promueve tarjetas de crédito, da cuenta de la boleta.

En contravención a las normas sobre remuneración y criterios de empleo decente, los medicamentos vencidos e inventariados negativamente son descontados a los trabajadores. Esto, al igual que a los bomberos, en las bombas de bencina, de petróleo. O sea, si el cheque sale protestado lo paga el bombero. Aquí el abuso es tal de que cuando hay medicamentos vencidos o hay un inventario negativo, si faltan medicamentos, son descontados a los trabajadores a través de la liquidación de sueldo.

En este aspecto, las liquidaciones de remuneraciones no contienen detalle de las ventas en sus liquidaciones y solo señalan el pago de comisiones no especificadas. Esto es claro, porque si señalaran la venta de qué medicamento daría cuenta clara de que hay laboratorios privilegiados, que hay laboratorios que se ha incidido en ponerlos mediante el sistema del sistema del incentivo.

Es importante, señor Presidente, de que los auxiliares de farmacia reconocidos por el Ministerio de Salud puedan tener la capacitación adecuada y, por tanto, hay que fortalecer esa figura. No hay hoy día una alta exigencia para ser auxiliar de farmacia, solo los requisitos señalados que son muy, muy diversos. Debiéramos poner especial interés en que esto pudiera ser de mayor especialización. El Servicio de Salud así debiera hacerlo.

Yo comparto, absolutamente, cuando se establece, por cierto, responsabilidad solidaria para los responsable a los daños a la salud por el uso de medicamentos suministrados sin receta.

Entonces, estamos discutiendo un proyecto de ley que tiene sanciones por entregar medicamentos sin receta. Y contamos con una iniciativa del Ministro Mañalich de Salud que quiere poner medicamentos en las góndolas.

Aquí tenemos que hacer un debate mayor. Hay Senadores que en la Comisión votaron en contra. Yo entiendo que las objeciones de constitucionalidad que ha hecho el Senador Orpis algo tienen que ver con eso, pero lo que está claro es que aquí hay que legislar a favor de los enfermos, a favor de los usuarios, a favor de los consumidores, porque además creo que las farmacias ya tienen suficientes abogados y suficiente defensa.

Ojalá que este Senado pueda legislar a favor de los débiles y no a favor de los poderosos porque los poderosos no han pagado un peso, no hay ninguno preso, a pesar del tremendo abuso que se cometió con la colusión de las farmacias.

Es un proyecto que busca regular una situación muy desregulada y que busca, por cierto, beneficiar a las personas que hacen uso intensivo de las farmacias y a los consumidores en general.

Yo voy a votar a favor del proyecto. Podemos discutir aspectos que pudieran ser revisados, pero desde ya manifiesto mi total oposición a que puedan venderse medicamentos en los supermercados, máxime cuando los dueños de los supermercados son los mismos dueños de las farmacias.

He dicho.

¡Patagonia sin represas, señor Presidente!

Tags:
0 shares
  1. victormanuel retamal pereira
    Octubre 29, 2010

    SE HA DEGENERADO TANTO LA VENTA DE REMEDIOS EN LOS SUPERMERCADOS COMO LA VENTA EN LA CALLE DE MEDICAMENTOS POR EL MONOPOLIO DE LOS EMPRESARIOS
    QUE NO MIDEN LAS CONSECUENCIAS EN PRO DE ENRIQUECERSE A TODA COSTA
    NO IMPORTANDO EL SER HUMANO ,SOLO LA RIQUEZA,QUE DESGRACIA VIVIR EN ESTA EPOCA EN QUE SOLO LES INTERESA EL DINERO.NO LEJOS ESTA EL MOMENTO QUE PAGARAN POR TODAS ESTAS TROPELIAS .

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *