Como “un increíble testimonio de modernidad y a la vez una muestra de una desdeñable estrategia de ocultamiento histórico”, calificó el senador Navarro la existencia de una carta del Libertador Bernardo O’Higgins, fechada el 13 de marzo de 1819, en la cual siendo Director Supremo, califica y reconoce a los mapuches como un Estado. “Ella debe servir de inspiración en este momento donde la huelga de hambre pone en riesgo la vida de comuneros mapuches procesados por la Ley Antiterrorista, en el contexto del Bicentenario y de los compromisos internacionales, para que el gobierno se abra al diálogo y conforme una mesa de diálogo que evite la tragedia y les brinde un trato justo”.

Imagen: www.casamerica.es

El parlamentario destacó la carta “donde hace dos siglos atrás el Padre de la Patria reconoce y trata a los mapuches de igual a igual. Los califica de espartanos, de héroes, pero lo que es más importante, señala la necesidad de construir una alianza entre Chile y el Estado mapuche. Esto es un mentís a las fuerzas conservadoras, que señalan que Chile es unitario, monoétnico, habitado solo por blancos, donde los indígenas son casi un accidente. El proyecto de reconocimiento constitucional que se tramita en el Congreso dice eso, todo lo contrario a lo planteado hace casi doscientos años por O’Higgins”.

Navarro recordó que la carta dice textualmente: “Araucanos, cunchos, huilliches y todas las tribus indígenas australes: ya no os habla un Presidente que siendo sólo un siervo del rey de España afectaba sobre vosotros una superioridad ilimitada; os habla el jefe de un pueblo libre y soberano, que reconoce vuestra independencia, y está a punto a ratificar este reconocimiento por un acto público y solemne, firmando al mismo tiempo la gran Carta de nuestra alianza para presentarla al mundo como el muro inexpugnable de la libertad de nuestros Estados.”

El legislador argumentó que “ahora entiendo que esta carta de O’Higgins haya sido tan guardada y no haya sido hecha pública masivamente, como otros textos. La Carta de O’Higgins es un testimonio de nuestra tosudez, de nuestro racismo, pues los mapuches reclaman las palabras de O’Higgins, su promesa de un pacto entre Estados. En cambio, el Chile actual no tiene ni siquiera parlamentarios indígenas, la CONADI funciona poco, el Convenio 169 de la OIT está sistemáticamente violado por el Estado, aplicamos de manera racista la Ley Antiterrorista, somos un desastre como país frente a los pueblos indígenas. Lejos del Chile actual, O’Higgins era razonable al postular un Pacto entre Estados”.

El parlamentario de la Región del Bío-Bío señaló que “O’Higgins delegó en aquel tiempo en el Intendente de Concepción la coordinación para cumplir su compromiso. El padre de la Patria fue tan hidalgo, que reconoció que por malas acciones de los patriotas en la guerra de independencia, algunos mapuches se desilusionaron y lucharon por los realistas. O’Higgins reconoce esa culpa, y llama al Estado mapuche a pactar una alianza con el Estado de Chile”.

Finalmente Navarro hizo un llamado al Ministro Lavín y al Gobierno, “aprovechando las actividades por el Bicentenario, a difundir esta carta en los programas de educación, rescatándola del ocultamiento, de su condición de proscrita de los programas oficiales. Es una vergüenza que se nos eduque en la ignorancia de estos importantes documentos históricos. Es tiempo de tener en cuenta y honrar las palabras del Padre de la Patria este Bicentenario, y no seguir cometiendo una injusticia histórica, mantenida desde la Independencia hasta ahora”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

ANEXO: Carta de O’Higgins

El Supremo Director del Estado a nuestros hermanos los habitantes de la frontera del Sud.

Chile acaba de arrojar de su territorio a sus enemigos después de nueve años de una guerra obstinada y sangrienta. Sus fuerzas marítimas y terrestres, sus recursos y el orden regular que sigue la causa americana en todo el continente, forman un magnífico cuadro, en que mira afianzada su Independencia.

Las valientes tribus de Arauco, y demás indígenas de la parte meridional, prodigaron su sangre por más de tres centurias defendiendo su libertad contra el mismo enemigo que hoy es nuestro. ¿Quién no creería que estos pueblos fuesen nuestros aliados en la lid a que nos obligó el enemigo común? Sin embargo, siendo idénticos nuestros derechos, disgustados por ciertos accidentes inevitables en guerra de revolución, se dejaron seducir de los jefes españoles. Esos guerreros, émulos de los antiguos espartanos en su entusiasmo por la independencia, combatieron encarnizadamente contra nuestras armas, unidos al ejército real, sin más fruto que el de retardar algo nuestras empresas y ver correr arroyos de sangre de los descendientes de Caupolicán, Tucapel, Colocolo, Galvarino, Lautaro y demás héroes, que con proezas brillantes inmortalizaron su fama.

¿Cuál habría sido el fruto de esta alianza en el caso de sojuzgar los españoles a Chile? Seguramente el de la pronta esclavitud de sus aliados. Los españoles jamás olvidaron el interés que tenían en extenderse hasta los confines del territorio austral. Sus preciosas producciones, su incomparable ferocidad, y su situación local, han excitado siempre su ambición y codicia. Con este objeto han mantenido continua guerra contra sus habitantes, suspendiéndola sólo cuando han visto que no hay fuerza capaz de sujetar a unos pueblos que han jurado ser libres a costa de todo sacrificio. Pero no han desistido de sus designios, pues en los tiempos que suspendieron las armas fomentaron la guerra intestina, para que destruyéndose mutuamente los naturales, les quedase franco el paso a sus proyectos. Entre tanto el comercio no era sino un criminal monopolio; la perfidia, el fraude, el robo y en fin todos los vicios daban impulso a sus relaciones políticas y comerciales.

Pueblos del Sud, decidme si en esto hay alguna exageración; y si por el contrario apenas os presento un lisonjero bosquejo de la conducta española, convendréis precisamente en que dominando España a Chile, se hubiera extendido sobres vuestros países como una plaga desoladora, concluyendo con imponeros su yugo de fierro que acaso jamás podríais sacudir.

En el discurso de la guerra pensé muchas veces hablaros sobre esto, y me detuve porque conocí que estabais muy prevenidos a cerrar los oídos a la voz de la verdad. Ahora que no hay un motivo de consideración hacia vosotros, ni menos a los españoles, creo me escucharéis persuadidos de que sólo me mueve el objeto santo de vuestro bien particular y del común del hemisferio chileno.

Nosotros hemos jurado y comprado con nuestra sangre esa Independencia, que habéis sabido conservar al mismo precio. Siendo idéntica nuestra causa, no conocemos en la tierra otro enemigo de ella que el español. No hay ni puede haber una razón que nos haga enemigos, cuando sobre estos principios incontestables de mutua conveniencia política, descendemos todos de unos mismos Padres, habitamos bajo de un clima; y las producciones de nuestro territorio, nuestros hábitos y nuestras necesidades respectivas no invitan a vivir en la más inalterable buena armonía y fraternidad.

El sistema liberal nos obliga a corregir los antiguos abusos del Gobierno español, cuya conducta antipolítica diseminó entre vosotros la desconfianza. Todo motivo de queja desaparecerá si restablecemos los vínculos de la amistad y unión a que nos convida la naturaleza. Yo os ofrezco como Supremo magistrado del pueblo chileno que de acuerdo con vosotros se formarán los pactos de nuestra alianza, de modo que sean indisolubles nuestra amistad y relaciones sociales. Las base sólidas de la buen fe deben cimentarlas, y su exacta observancia producirá la felicidad y seguridad de todos nuestros pueblos. Se impondrá penas severas a los infractores, que se ejecutarán a vista de la parte ofendida, para que el ejemplo reprima a los díscolos.

Nuestras Escuelas estarán abiertas para los jóvenes vuestros que voluntariamente quieran venir a educarse en ellas, siendo de cuenta de nuestro Erario todo costo. De este modo se propagarán la civilización y luces que hacen a los hombres sociales, francos y virtuosos, conociendo el enlace que hay entre los derechos del individuo y los de la sociedad; y que para conservarlos en su territorio es preciso respetar los de los pueblos circunvecinos. De este conocimiento nacerá la confianza para que nuestros comerciantes entren a vuestro territorio sin temor de extorsión alguna, y que vosotros hagáis lo mismo en el nuestro, bajo la salvaguardia del derecho de gentes que observaremos religiosamente.

Me lleno de complacencia al considerar hago estas proposiciones a unos hombres que aman su independencia como el mejor don del Cielo; que poseen un talento capaz de discernir las benéficas intenciones del pueblo chileno; y que aceptándolas, desmentirán el errado concepto de los europeos sobre su trato y costumbres,

Araucanos, cunchos, huilliches y todas las tribus indígenas australes: ya no os habla un Presidente que siendo sólo un siervo del rey de España afectaba sobre vosotros una superioridad ilimitada; os habla el jefe de un pueblo libre y soberano, que reconoce vuestra independencia, y está a punto a ratificar este reconocimiento por un acto público y solemne, firmando al mismo tiempo la gran Carta de nuestra alianza para presentarla al mundo como el muro inexpugnable de la libertad de nuestros Estados. Contestadme por el conducto del Gobernador Intendente de Concepción a quien he encargado trate este interesante negocio, y me avise de nuestra disposición para dar principio a las negociaciones. Entre tanto aceptad la consideración y afecto sincero con que desea ser vuestro verdadero amigo.

Bernardo O´Higgins R.

SANTIAGO, Sábado 13 de Marzo de 1819.