Navarro estudia acciones legales ante proyecto de planta de residuos en Cabrero

Imagen: cabrerochile.cl
El legislador anunció que “llevaremos esta problemática ambiental y de salud a la Comisión de Medio Ambiente del Senado”. Asimismo, adelantó que “junto a nuestro equipo de abogados ya estamos estudiando presentar acciones judiciales en contra de la empresa, porque de concretarse el proyecto, se verán alteradas la salud, calidad de vida y el entorno ecológico”.

Rechazando “la soberbia con que actúa la empresa que busca porfiadamente ubicarse en el sector La Quinta, de la comuna de Cabrero” y solidarizando con “la manifestación y toma de la carretera por parte de los vecinos”, el senador Alejandro Navarro dijo que “desde el año pasado he venido visitando dicha localidad, para intervenir a favor de los habitantes de la zona, quienes viven amedrentados por la instalación del centro de reciclaje y valorización para residuos hospitalarios de la empresa Alphomeg, sin considerar la proximidad de las viviendas”.

El vicepresidente del Senado lamentó la actual situación subrayando que “en este caso es evidente que los habitantes y sus viviendas son los primeros ocupantes del territorio y no Alphomeg, empresa que se ha aprovechado del evidente error del plano regulador de la comuna de Cabrero, al calificar esa zona como industrial. No es justo ni correcto esperar que sean los lugareños de siempre, los mismos que hoy tienen agua potable rural, alumbrado público e incluso subsidios de viviendas, sean forzados al destino de ser contaminados”.

Navarro, quien ha planteado sus observaciones ante el municipio de Cabrero, el Ministerio de Medio Ambiente, la empresa y la ciudadanía, señaló que “en la Declaración de Impacto Ambiental de este proyecto, definido como ‘Sistemas de tratamiento y/o disposición de residuos infecciosos generados por establecimientos de salud, con capacidad mayor o igual a 250 kg/día’, se revela que serán casi dos toneladas de desechos a la semana los que se recibirán, incluyendo también los de clínicas veterinarias de la comuna, motivos suficientes que nos impulsan a no permitir que prospere el montaje y funcionamiento de este centro de reciclaje, pues como lo señalan los afectados, no ofrece ninguna garantía de salud y ambiental al sector”.

EL PROYECTO A CONCRETAR

“El proyecto centro de reciclaje y valorización de residuos hospitalarios -comentó Navarro- habría sido gestado en el 2009, lo que recién se supo el año pasado”. Y agregó que “si se concretara, recibiría los desechos provenientes de las comunas de San Rosendo, Yumbel, Cabrero; sin desestimar otras localidades de la región o de Chile, como ya lo hemos visto en el caso de residuos industriales en Chillán, cuya ciudadanía también debió movilizarse para evitar la llegada de miles de toneladas de arsénico”.

A su vez, con respecto a la distancia de la planta con las viviendas, el parlamentario comentó que “según vecinos, la casa más cercana a este proyecto estaría ubicada a menos de 50 metros”. Y no solo ese es el punto de preocupación para el senador. Otro aspecto importante para poner atención “es saber de qué forma afectaría este proyecto a las napas subterráneas, ya que su abastecimiento de agua sería mediante punteras”.

LA PUJANZA CIUDADANA

Navarro aclaró que son la Junta de Vecinos sector La Quinta Poniente y el Comité de Agua Potable Rural de la Quinta Poniente, las agrupaciones que desde que se enteraron de la existencia de este proyecto de centro de reciclaje y valorización de residuos hospitalarios, los que se organizaron para exigir su derecho de participación ciudadana en la Declaración de Impacto Ambiental, informe que de ser aprobado, le permitiría a la empresa Alphomeg Chile operar.

El parlamentario, quien acompaña a los vecinos en sus reclamos, enfatizó que “en este caso la salud de las personas está gravemente en juego, pues no hay que negar que si se aprueba este proyecto, sí o sí habrá impacto medioambiental. La cantidad y calidad de efluentes, emisiones y residuos afectarán negativamente los recursos naturales y la calidad de vida de las personas”. El legislador pidió precaución y dijo que “debemos considerar que no se trata de cualquier desecho, estamos hablando de residuos hospitalarios, que pueden ser altamente tóxicos e infecciosos y que podrían afectar masivamente a la población, lo que de propagarse a través del agua y del aire podría generar un desastre irreparable”.

Finalmente, Navarro sostuvo que “no se trata de oponerse por oponerse a éste u otro proyecto. Si se considera necesario impulsar la construcción de esta planta que se haga, pero adecuadamente, sin afectar las viviendas y la calidad de vida de las personas, garantizando que existan las medidas técnicas para que no se produzca una contaminación que pueda llegar a ser irreversible. Hace años la Conama realizó un estudio proponiendo lugares menos problemáticos o conflictivos para este tipo de plantas. No se puede seguir insistiendo en poner este tipo de industria en aquellos lugares más convenientes por costos para la empresa”.

LA MANIFESTACIÓN

Cabe recordar, que la madrugada del martes un grupo de unos 40 pobladores interrumpieron el normal desplazamiento de vehículos en la Ruta 5 Sur, en rechazo al proyecto de la planta de residuos hospitalarios.

En la ocasión, los manifestantes mostraron su preocupación por los perjuicios que esta planta traería a los vecinos, quienes se dedican principalmente, al cultivo de productos agrícolas.

Ante esta protesta, el representante de la empresa a cargo de la iniciativa, Moisés Soto, –en entrevista otorgada a radio Agricultura- señaló que se trata de un proyecto de emprendimiento que cuenta con el apoyo de Corfo, que es fundamental debido al cambio de la norma de emisión que asume nuestro país, por lo que ahora estos productos no se podrán incinerar y esta viene a ser la solución.

Agregando además, que la planta no utilizará desechos patológicos y restos humanos, sino que serán elementos segregados, como se hace actualmente en los hospitales. “No se van a utilizar desechos patológicos, para que me entiendan, algodón, parches, jeringas, bisturí, todos los desechos sólidos, no líquidos, ni partes humanas, nosotros lo vamos a procesar. Qué hace la máquina, toma el desecho, pero no a granel, nosotros vamos a segregar, bolsas amarillas para desechos hospitalarios, blancas para desechos comunes como papel, algodón, que no tengan fluidos, bolsas rojas para patológicos, y los corto punzantes que van en tapper”, detalló en dicha entrevista.

Fuente: diariolatribuna.cl

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *