Navarro: “Pinochet Molina deja las armas y ven a la política”

Senador del PS emplaza al pinochetismo a no contaminar las FFAA

armadas

Un emplazamiento a Augusto Pinochet Molina “a que haga una opción: o sigue la carrera de las armas y acepta las condiciones ineludibles de prescindencia política, o deja el ejército y se viene a la arena política a defender la obra de su abuelo dictador”, dijo el senador Alejandro Navarro quien señaló que “el pinochetismo, que hasta ahora sigue tratando disfrazarse de centro-derecha, pero que no corta sus vínculos con la dictadura, no puede seguir contaminando las Fuerzas Armadas”.

El legislador socialista enfatizó que “si el nieto de Pinochet se quiere meter en política que lo haga, para así tener a un representante directo del pinochetismo, sin intermediarios, pero el capitán Pinochet, un soldado en servicio activo no puede hacerlo. Hoy día más que reciba una sanción lo que corresponde es que él haga su opción: o la política o la carrera de armas. El ha dado un paso en este sentido, aunque tal vez no alcanzó a comprender el momento histórico y el alcance de sus palabras”.

“Por eso -añadió- una de dos: o sigue en el ejército, y mantiene la tesis de que es posible derrotar las ideas por las armas, lo que me resisto a aceptar, porque creo en un ejército no deliberante. Si el va a continuar en esa línea no parece posible que la doctrina de Cheyre, de separar al ejército de la política, se conjugue en un militar que declara tener principios políticos desde el ejército. Que un pinochet venga a la política está bien, para enfrentar nuestra visiones de país y de mundo y debatir sobre ello, pues este es el terreno para construir el país. Pero lo de ayer francamente parecía un lanzamiento de candidatura”.

Navarro indicó que “lo preocupante, más allá del discurso, es la convicción que el capitán Pinochet tiene y que por cierto respeto, porque respetamos las ideas. Lo peligroso y terrible es constatar que todavía hay resabios en el ejército que crean que es posbile derrotar las ideas con las armas, usando al ejército para ello. Porque cuando le entregamos la potestad de las armas y por tanto le entregamos poder lo hacemos con condiciones y esas condiciones son requisitos ineludibles”.

El parlamentario dijo que “no debiéramos alarmarnos porque algunos militares abandonen las armas y se dediquen a la política, tienen el derecho de hacerlo. Es más, es bueno que así sea. Que los militares que quieran estar en la política que estén, pero que no hagan política cuando están en posesion de las armas que el pueblo les entrega. Que no nos pase con los militares lo mismo que ocurre con los empresarios que dicen que no hacen política, pero que todos vemos que la hacen y que hasta ahora ha sido tolerada. En el caso de los uniformados es algo que, definitivamente, no se puede tolerar”.

“Esta situación -agregó- además ha permitido desnudar a la derecha chilena, que nunca ha sido ni centro-derecha, ni moderna, como ha pretendido mostrarse. La derecha chilena, no es la derecha de otros países, esta es una derecha pinochetista y este boom del pinochetismo ha quedado a la vista estos días, en que tras esconder durante años a Pinochet, frente a su muerte, han tenido que mostrar su verdadera cara. La derecha no puede, ni quiere, cortar sus vinculos con la dictadura y ese es su peor lastre. Es una derecha que esconde a Pinochet pero que mantiene todos sus principios”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *