Navarro responde carta del Papa: “Tiene el deber moral de reparar a las víctimas”

En Chile la Fiscalía está investigando 119 casos. Hay 167 imputados y 178 víctimas.

El Senador, en 2010 presentó el proyecto de ley que obliga a quienes ejercen labores pastorales a denunciar delitos de abusos sexuales en los Tribunales de Justicia (Boletín 6938-07).

Su convencimiento de que “ni con ayuno ni con oración se repara el dolor de miles de víctimas abusadas sexualmente por miembros de la Iglesia, sino que aquí se debe dar un conjunto de iniciativas que apoyen a las víctimas, entre ellas una verdadera voluntad de reparación por parte institución”, manifestó el legislador y miembro de la Comisión de DDHH del Senado, Alejandro Navarro, respondiendo la segunda carta que el Papa publica estos últimos meses, en el marco de los graves delitos provocados por sacerdotes, curas y clérigos, tanto en Chile como en Pensilvania.

Navarro, quien el 2010 se reunió con monseñor Errázuriz para pedirle apoyo para impulsar el Proyecto de Ley de su autoría que busca obligar a las autoridades eclesiásticas a denunciar los delitos de cualquier índole a la Justicia, recibiendo la negativa del sacerdote; resaltó que “es urgente y necesario que desde el Vaticano instalen ya una Comisión de Verdad y de Reparación por todo el daño causado por años a miles de personas abusadas”.

Junto con lo anterior, el parlamentario criticó la postura del sumo Pontífice, ya que “en su misiva, que hemos leído con atención, no expresa ninguna medida concreta que tomará en el tema de los horrendos hechos que han sucedido al interior de las iglesias, cuyas denuncias, en su mayoría, fueron desestimadas y ocultadas por las máximas autoridades eclesiásticas. Y, en el caso de Chile, teniendo el Vaticano antecedentes importantes para esclarecer los casos que se investigan en nuestro país, no fueron capaces de ponerlos en mano de nuestra justicia, sino que tres fiscalías tuvieron que solicitar formalmente, a través de la Cancillería, que puedan facilitar los expedientes canónicos de los imputados; así como también el resultado del Informe Scicluna”

El legislador indicó que “hasta julio habían en Chile 37 investigaciones judiciales en curso y 104 denunciantes (52 menores). Este 31 de agosto, la Fiscalía actualizó el catastro señalando que hoy investiga 119 casos, aumentando también los imputados de 158 a 167. En tanto las víctimas subieron a 178”.

“Es urgente y necesario que desde el Vaticano instalen ya una Comisión de Verdad y de Reparación”.

Agregó que “en mayo, en su carta dedicada a Chile, en donde el Papa habló de la “cultura del abuso” y de un sistema de encubrimiento; y en la carta publicada el 20 de agosto, se refiere a la “cultura de la muerte”, refiriéndose a los graves delitos cometidos por curas pederastas en EEUU, en donde más de 300 religiosos abusaron sexualmente y de manera reiterada de más de mil niños y niñas, desde el año 1963”.

“En ambas misivas-indicó- el Sumo Pontífice, expresa lo que todo el mundo ya conoce y que las máximas autoridades de la Iglesia por años intentaron silenciar: violación, agresiones, tortura, complicidad y encubrimiento.  Pero en ningún texto se habla de cómo la institución eclesiástica en su conjunto va a reparar el daño causado a las víctimas ¡a miles de víctimas! en su mayoría niños y niñas”.

“Y, en ese sentido, conociendo todos los antecedentes, el Papa tiene el deber moral de reparar a las víctimas, por todo el dolor y trauma por lo que sacerdotes, curas, clérigos pedófilos los hicieron pasar. Las cartas de buena intención, expresando el dolor y la vergüenza que sienten por haber  ocultado estos delitos, no resuelven en absolutamente en nada las torturas por la que vivieron los afectados”.

El Papa en su reciente carta pública, expresa que “no actuamos a tiempo, reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”. Y hace un llamado a la iglesia a rezar y a ayunar.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *