pensiones

El senador por la VIII Región Alejandro Navarro solicitó a la Contraloría General de la República que evalúe la legalidad y probidad en el cálculo de las Tablas de Mortalidad publicadas por la Superintendencia de Pensiones y la SVS, las que originarían la disminución de un 2% en las pensiones de quienes se jubilen a partir del 1 de julio de 2016, esto, argumentando que fueron elaboradas con datos del Censo del 2012, los cuales no representan la realidad demográfica de Chile.

Del mismo modo, Navarro señala que existe una severa contradicción entre las Tablas de Mortalidad y las estadísticas de expectativa de vida oficiales que entrega el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la que es de 84 años en el caso de las mujeres y 79 años en el caso de los hombres”.

El 1 de julio de 2016 entraron en vigencia las nuevas Tablas de Mortalidad para el cálculo tanto de las pensiones de los afiliados al sistema de AFP, así como de las reservas técnicas de las compañías de seguros de vida y del aporte adicional del seguro de invalidez y sobrevivencia.

Estas nuevas Tablas de Mortalidad proyectan que las mujeres afiliadas al sistema de pensiones que hoy tienen 60 años (edad legal de jubilación) vivirán en promedio hasta los 90,31 años, esto es 1 año y 2 meses más respecto de las tablas vigentes. En el caso de los hombres que hoy tienen 65 años (edad legal de jubilación), se estima que su esperanza de vida llegará en promedio a 85,24 años, esto es 7 meses más respecto de las tablas actuales.

Para el parlamentario, que también es presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, “llama la atención que la Superintendencia de Pensiones, entidad que ha tenido un accionar absolutamente pro AFP en el caso Argentum y Acquisition, diga que las mujeres están viviendo en promedio hasta los 90 años y los hombres hasta los 85, sin que haya una contraparte técnica que compruebe o refute esta proyección de mortalidad“.

En este sentido, Navarro agregó que “es necesario que la Contraloría evalúe si el cálculo de las nuevas Tablas de Mortalidad se ajustan a la legalidad, toda vez que parte del proceso de cálculo, se basa en consultas realizadas al Instituto Nacional de Estadísticas (INE) quienes no tienen cifras reales, dado que el levantamiento del Censo de 2012 no representa la realidad demográfica de Chile”.

Asimismo, señaló que “es necesario indagar que parte de las observaciones y comentarios recibidos a través del proceso de consulta pública que se realizó a organismos técnicos, no fueron acogidas por la Superintendencia de Pensiones y la SVS, a fin de determinar si las probabilidades de fallecimiento son las correctas”.

Con respecto al eventual uso de datos erróneos para calcular las Tablas de Mortalidad, el parlamentario indicó que “fue reconocido por el propio Sebastián Piñera, hermano del creador de las AFP, que el levantamiento censal del año 2012 no determinó cuántos son los chilenos, pese a que fue calificado como ‘el mejor de la historia’. Esto debido a una serie de errores metodológicos reconocidos por la propia directora del INE, Ximena Clark, entre ellos, una tasa de omisión del 9,3 %, motivo por el cual se deberá realizar una nueva medición, de forma más abreviada en abril de 2017“.

Del mismo modo, según el senador, “existe una severa contradicción entre las Tablas de Mortalidad y las estadísticas de expectativa de vida oficiales que entrega el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la que es de 84 años en el caso  de las mujeres y 79 años en el caso de los hombres, respectivamente”.

“Estos datos no debieron ser usados para la confección de las Tablas de Mortalidad, por lo que es necesario que haya un pronunciamiento de parte de Contraloría, a fin de congelar las Tablas de Mortalidad, hasta que se tenga tabulados los nuevos datos demográficos del Censo de 2017″, agregó.

“Esto nos da tiempo de avanzar en una alternativa al actual sistema de pensiones, que asegure verdaderamente que la gente tenga protegidos sus fondos de pensión y una pensión digna para su vejez”, finalizó.

Fuente: El Desconcierto