Navarro y deceso de Nicolasa Quintreman: “Chile aún está en deuda con Ralco”

  • El presidente del MAS, calificó como “una gran pérdida” la muerte de una de las ñañas opositoras al Proyecto Ralco de Endesa; asimismo, cree que “aún es posible cumplirles lo prometido ante la Comisión de Derechos Humanos de la OEA y en parte lavar la herida que infirió Chile al pueblo pehuenche”.

 

Imagen: latercera.com

“El deceso de Nicolasa Quintreman nos recuerda la lucha irrenunciable de las comuneras contra el Proyecto Ralco, quienes entendieron que Endesa nunca les cumpliría lo prometido y que tuvieron que negociar al final, obligadas ante la inminencia del desalojo forzado de sus tierras ordenado por los tribunales”, indicó el senador Alejandro Navarro, agregando que “etnocidio fue lo que hizo el Estado con el pueblo pehuenche en virtud del embalse. Así lo declaró un informe de CONADI de la época. Chile ha inferido una profunda herida a los pehuenches, que aún sangra, pues no ha cumplido los acuerdos amistosos para evitar el juicio ante la Corte Interamericana”, señaló.

 

El representante de la Región del Biobío en el Senado  detalló que “en el año 2003, el gobierno de la época suscribió  un acuerdo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para evitar una condena segura ante la Corte de Costa Rica, la misma que nos ha condenado 5 veces por violar derechos humanos. En ese acuerdo Chile se comprometió, para suspender el juicio, a entregarle tierras, agua y proyectos turísticos a las ñañas, lo que aún no ha cumplido”, alegó el parlamentario.

 

De acuerdo a Alejandro Navarro “por un sector, a las ñañas se les critica el haber negociado para ellas, pero se olvida que en el acuerdo con el gobierno estuvo también la liberación de Víctor Ancalaf, la creación de la comuna de Ralco y la aprobación del Convenio 169 en el Congreso. Pero como se ha cumplido con estos puntos, el Estado alega que se puede postergar el resto del acuerdo; los beneficios a las ñañas han esperado ya 10 años, sin agua, sin solución de tierras, sin proyectos de desarrollo, educacionales y turísticos que se encuentran incluidos en el acuerdo”.

 

Y continuó: “Peor están los comuneros que confiaron en Endesa y el gobierno. No tienen alimentos suficientes, se les nievan sus terrenos, las comunidades están divididas, la Fundación Pehuén de Endesa entregó escasos beneficios, casi nada comparado con sus utilidades. No existió buena fe, al punto que las reglas de financiación de proyectos de los organismos económicos internacionales cambiaron, incluyendo en virtud del caso Ralco estándares mínimos de respeto a los pueblos indígenas”, señaló el senador.

 

Para Navarro, “el fallecimiento de Nicolasa es un hecho triste y nos recuerda momentos que nos llenan de vergüenza. Yo luché contra Ralco, fiscalicé, me reuní innumerables veces con las ñañas y los abogados, pero como chileno me avergüenza el trato de mi país a los pueblos indígenas, en especial al pueblo pehuenche”, reconoció el senador.

 

Y finalizó pidiendo “a todos los sectores políticos que cumplan con el acuerdo suscrito por Chile como Estado en el año 2003 y se cree una mesa de diálogo con todo el pueblo pehuenche para resarcir el daño realizado por nuestro sector político con el aplauso de la derecha. Esa es la forma de enfrentar el pasado, de cara a los vivos y a los muertos, en honor a los que están y a los que ya partieron”, concluyó el senador Navarro.

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *