NIETO DE PINOCHET ACUSADO DE FEROZ GOLPIZA A ESTUDIANTE

Diputado Navarro: ‘pediremos sanciones para Carabineros que no dieron curso a la denuncia’

cema-pinochet

El diputado Alejandro Navarro (PS), junto al estudiante Jaime Ruiseñor Sotomayor (26 años) y su madre, denunciaron hoy la fuerte golpiza que le propinaron al joven por parte del nieto del general en retiro Augusto Pinochet, Cristóbal Pinochet Molina, y un grupo de siete amigos y guardaespaldas de este, hecho ocurrido en noviembre del año pasado y no dado a conocer antes por temor a las represalias y ante las insistentes amenazas recibidas por Jaime y su familia.

Asimismo, acusaron el notable abandono de deberes que recae sobre el cabo primero Gabriel Robles Urra y el carabinero César Alvarez Villavicencio, de dotación de la 47ª comisaría, quienes no quisieron recibir la denuncia de agresión, a pesar de que el inculpado, presente en la comisaría, reconoció la autoría del hecho, ni tampoco practicaron la alcoholemia, ni registraron la patente del vehículo.

El parlamentario dijo que “resulta inaceptable que frente al caso de un joven que fue atacado a mansalva por un grupo de ocho personas, aparentemente en estado de ebriedad, produciéndole graves lesiones y habiendo testigos, todavía no haya sido posible citar a declarar al 31º Juzgado del Crimen para que compareciera ante el magistrado. No quisiera pensar que por ser nieto del general retirado Augusto Pinochet la justicia es incapaz de actuar. Creo que lo correcto es que se aplique -tal como lo dice la Constitución hecha por su abuelo- la norma que dice que no existen personas ni grupos privilegiados o al margen de la ley”.

Navarro dijo que “estamos frente a una clara impunidad y que la justicia aún no ha hecho nada para ubicar al nieto de Pinochet, tras la querella criminal presentada en su contra por el delito de cuasi homicidio presentada por la familia de Jaime. Por esta razón solicitará a Investigaciones y al ministerio de Defensa que de las explicaciones correspondientes respecto a por qué razón un nieto de Pinochet anda con guardaespaldas.

El joven agredido explicó que el día 24 de noviembre de 2001 alrededor de las 5 de la madrugada en circunstancias en que se encontraba saliendo de una discotheque del barrio alto y cruzando una calle “así de la nada recibo una tremenda patada en la espalda que me hace caer al piso, me empieza a sangrar la cabeza y veo 7 personas golpeándome, trataron de sacarme de ahí, unos amigos me llevaban a la clínica Las Condes, y cuando estoy entrando a este recinto veo un auto sin luces que se tira contra mi y me golpea y me levanta pesar del intento que hizo mi amigo de evitarlo y se bajan nuevamente 6 o 7 tipos a golpearme en el estacionamiento de la clínica y en ese momento no entendía nada, no sentía el cuerpo ni las manos. Posteriormente se metieron los guardias de la clínica y luego llegó Carabineros y yo les dije que quería atenderme en la clínica, pero estos me tomaron y me metieron el furgón mientras el agresor seguía en su auto y yo trate de explicarles lo que había ocurrido”.

Agregó que cuando llegaron a la comisaría el agresor se identificó como el nieto de Pinochet y aseguró que jamás había tenido alguna relación con esa persona y por eso no entendía el motivo de la paliza. “Yo creo que estaba drogado o bebido o me confundió con otra persona, pero el se identificó ante Carabineros en la clínica y yo no entendía por qué me metían al furgón y no me permitían ir a la clínica”, dijo
El joven señaló que producto de esa paliza ha quedado con graves secuelas físicas y psíquicas, y que tiene que operarse de la mano .

Precisó que cuando llegaron a la Comisaría Carabineros se “lavó las manos” frente a la situación , en circunstancias que él se identificó solo como nieto de Pinochet, y Carabineros no quizo hacer nada contra él y me decían arreglense en la buena porque tú no sabes con quien te estás metiendo, habían varios carabineros y se burlaron de mi y mis amigos, incluso uno de ellos me tiró su placa. Luego llegó el teniente cuando ya Pinochet se había ido, incluso pedí que nos hicieran la alcoholemia, pero no quisieron. Antes hablé con agresor y le pregunté por qué me atropellaste y parecía no estar en su sano juicio y me respondia puras tonteras, incluso reconoció ante carabineros que me había atropellado “.

Añadió que luego de presentar la querella la justicia no ha podido notificar al agresor por que no ha sido habido, y por lo tanto no ha declarado, porque no se le encuentra en ningún lado.

Sobre el comportamiento de Carabineros frente al tema, Navarro dijo que “pediremos sanciones para los dos funcionarios involucrados en esta consciente de sus derechos, optando por no cumplir con sus obligaciones reglamentarias como era atender una denuncia responsable, negarse a registrar la patente del vehículo y rechazar la posibilidad de realizar la alcoholemia para no perjudicar al inculpado, tal como señaló”.

Por último, el joven agredido denunció que reciben muchas amenazas telefónicas a pesar de que cambiaron el número telefónico y que a pesar que tiene testigos que validan lo que pasó, no se atreven a aparecer porque temen por su seguridad. Me amenazan diciéndome que retire la querella que no sabe con quienes se está metiendo”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *