“NINGUN MINISTERIO ESTA HACIENDO CAMPAÑA PARA SALVAR VIDAS”

Diputado Navarro criticó a las carteras de Educación, Transportes y Salud:

navarro-publimetro

Si a uno le regalarán un pasaje a un país dónde muere una persona cada 5 minutos, por causa de un extraño mal, lo más probable es que uno no iría. Bueno eso es lo que ocurre en Chile, donde por causa de los accidentes de tránsito, una persona de cualquier edad y condición social, y en cualquier lugar del país, pierde la vida”, señaló el diputado socialista Alejandro Navarro, en el marco del lanzamiento de una campaña de educación de tránsito en la comuna de San Pedro de la Paz.

El parlamentario señaló que le parece que “pese al incremento de las cifras fatales y de lesionados, que dan cuenta de casi 3 mil personas que murieron el año 2000 y más de 48 mil lesionados en 43 mil accidentes; que indican que las víctimas son mayoritariamente de una edad entre 15 y 29 años y que al país los accidentes le cuestan más de 350 millones de dólares anuales, los ministerios, especialmente de Salud y de Transportes parecieran preferir seguir gastando en las consecuencias de estos accidentes en lugar de prevenirlos.”

Respecto del ministerio de Educación, el legislador del PS dijo que “resulta paradojal que habiendo sido la actual ministra Mariana Aylwin patrocinante del proyecto que busca modificar la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza para introducir el estudio de las normas del tránsito -que ingresé a tramitación el 7 de marzo de 1996 y que luego de dos años de discusión en la Cámara, el Senado rechazó sin discusión en 30 segundos- no se decida a desarrollar esta iniciativa. Es curioso, porque incluso de acuerdo a los decretos 28 y 61 del propio ministerio, éste, por si mismo, debería generar obligatoriamente las condiciones para la enseñanza de las normas de tránsito. Es decir, el ministerio no cumple sus propios decretos”.

“Toda esta situación –prosiguió- parece dar cuenta de una falta de priorización que, la verdad, no se entiende. Por ejemplo, parece risible que mientras los accidentes y las muertes, lejos de disminuir, aumentan, el presupuesto del Consejo Nacional de Seguridad del Tránsito disminuya, o incluso haya algunos que propongan eliminarlo”.

Sobre lo mismo Navarro dijo que “durante los últimos años el comportamiento del presupuesto del Conaset ha sido sumamente errático y contradictorio, primero porque no guarda relación con el aumento de los accidentes y, segundo, porque ha tenido altos y bajos en relación a sus reajustes o mermas. Por ejemplo, mientras en 1994 su presupuesto alcanzó a 145 millones de pesos, este año tiene un presupuesto de sólo 657 millones de pesos, lo que no guarda ninguna relación con el del año 1997, que llegó a 994 millones. Lamentablemente ninguna de estas cifras está cerca de lo que se requeriría para un eficaz funcionamiento de este organismo, que se estima en más de 4 mil millones de pesos”.

“Por eso -agregó el diputado- aquí existe una distorsión de necesidades y de prioridades. Si bien es cierto que temas como el virus Hanta ha gatillado la necesidad de concentrar esfuerzos por parte del ministerio de Salud, en términos de impacto sobre la las personas, claramente los accidentes arrebatan más vidas que el virus, ya que, por ejemplo, en los últimos ocho años han muerto por Hanta 135 personas, en tanto que por accidentes de tránsito, sólo en enero del 2001 perdieron la vida 133 personas”.

Navarro dijo que “es posible entender que la sociedad sienta cierto recelo y temor a abordar el tema de la muerte, y una de las formas de evasión sea el no hablar de algunas de sus causas, omitirlas de sus conversaciones, para hacer como que no existen. Sin embargo, cuando miles de vidas, muchas de ellas son jóvenes, lo que corresponde, en este caso a los ministerios, es ser agentes promotores de la prevención y la vida. Exigiremos que los ministerios desarrollen campañas preventivas, no sólo publicitarias, sino también de formación, educación y capacitación, que eviten este desangramiento de vidas que permitimos siga sucediendo a diario”.

Respecto del acercamiento de los escolares a este tema, el parlamentario señaló que “lo que aquí pareciera ocurrir, es que los fanáticos de las estadísticas consideran que el 0,25 por ciento de escolares que sufren accidentes yendo o viniendo del colegio es insignificante, o parte de un margen de error inevitable, y por ello no amerita una preocupación especial. Sin embargo, para nosotros ese porcentaje se traduce en 10 mil vidas de niños en riesgo, y aunque fuera sólo una, reclamaría de nosotros nuestro mejor esfuerzo por evitar que ello siga ocurriendo”.

Fuente: Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *