Obligación en establecimientos educacionales de cursos sobre prevención de consumo de drogas

El señor NAVARRO.- Voy a votar a favor, por cierto, de este proyecto de ley, que ha impulsado el Senador Orpis durante ya un largo tiempo, porque creo que incorpora a los temas educativos un tema esencial: prevenir el tema de la drogadicción a través de la educación.

 

Imagen: gua30.wordpress.com

Pero creo necesario, junto con manifestar todo mi apoyo y reconocer la tarea que el Senador Orpis ha desarrolla en esta área de manera trascedente y con dedicación, paciencia y gran capacidad, señor Presidente, en el año 96 y en la Cámara de Diputados presentamos un proyecto de ley que tengo en mi mano respecto a la prevención de los accidentes del tránsito.

 

Los accidentes del tránsito son en Chile la cuarta causa de muerte después de las enfermedades cardiovasculares, tumores y respiratoria. En Chile fallecen más personas por culpa de la mala conducción, que por hechos delictuales.

 

Las cifras del 2004: murieron mil 757 personas por accidentes del tránsito, mientras por hechos de delincuencia, 2 mil 272. Hoy día promediamos: muertes de mil 800 producidas por impacto directo, y luego vamos sobre las 2 mil, 2 mil 300 con muertes que se producen ya una vez en el hospital.

 

El 40 por ciento de los muertos por accidente del tránsito en Chile han consumido alcohol. Esta cifra ha bajado después de la ley de tolerancia cero, pero los accidentes del tránsito tienen un costo país de más de 500 millones de dólares al año.

 

Y, por cierto, Chile, lamentablemente sigue liderando por atropello, teniendo mucho más que otros países mucho más desarrollados.

 

En su oportunidad, este proyecto de ley fue aprobado por unanimidad en la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados. Fue aprobado por unanimidad en la Sala de la Cámara de Diputados. Y vino al Senado.

 

Una de las cosas por las cuales yo quería ser Senador fue que después de trabajar durante siete años este proyecto con la SIAT y con muchas personas fue que aquí en la Cámara del Senado, aquí mismo en esta Sala que hoy día yo ocupo, este proyecto de ley fue despachado sin debate porque se argumentó en la Comisión de Educación, a la cual hoy día yo pertenezco, que una ley orgánica constitucional no podía preocuparse de dictaminar que se hicieran clases, por ejemplo, de educación del tránsito. Teniendo presente que las brigadas del tránsito, con la jornada completa, han tendido a su desaparición.

 

Y se votó sin debate y se rechazó un trabajo de muchísimos años que habíamos realizado para enfrentar de fondo el tema de los accidentes bajo la premisa de “buen peatón, buen pasajero, buen conductor”, a partir básicamente de la enseñanza media y también de la básica, de tal manera de disminuir los accidentes escolares, que efectivamente es una cifra elevada. En algunos años han llegado a nueve mil o a diez mil los jóvenes estudiantes que se han accidentado.

 

Y, por tanto, yo felicitar al Senador Orpis. Yo creo que se hizo un buen trabajo. Consideramos la posibilidad de incorporar estos planes de prevención de droga, que creo que van a ser muy importantes.

 

Y lamentar que no hayamos tenido éxito en incorporar el tema de la educación del tránsito, de educación obligatoria. Tuvimos algunos logros respecto de que se les reconozca a los profesores como perfeccionamiento. Porque antes del debate los profesores enseñaban normas del tránsito, pero ni siquiera se las pagaban. Hoy día a lo menos donde se hacen, que son en muy pocos lugares, hay perfeccionamiento que se les paga a los profesores.

 

Señor Presidente, del mismo modo, hay un debate pendiente respecto del tema de modificar la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza respecto del tema de la educación cívica. La abstención, “doña abstención”, como la he llamado, fue la gran ganadora en las municipales, 60 por ciento promedio, 59. La gente no votó. Y los jóvenes no votaron. Voto voluntario sin educación cívica va a mantener los altos niveles de abstención, que daña la democracia. Y creo que uno de los elementos claves es tener, al igual como hoy día estamos votando a favor de que se introduzcan en los programas de enseñanza educacional los temas tendientes a evitar el consumo de drogas, creo que con igual énfasis debiéramos discutir, debatir un proyecto consensuado para incorporar o reponer la educación cívica. Es decir, para que los jóvenes puedan de verdad saber qué significa la democracia.

 

Yo soy autor de la ley 20.131, que permite que los jóvenes voten a los 14 años en las elecciones de juntas de vecinos. Los jóvenes en Chile pueden votar a los 14 años. No hay ningún otro país en América Latina donde los jóvenes voten a los 14 años. En Chile pueden votar para elegir el presidente de la junta de vecinos. Yo creo que tenemos que impulsar el voto a los 16 años en Chile, para que los jóvenes puedan participar.

 

Pero es esencial que con la misma fuerza con que respaldo este proyecto del Senador Orpis, de que haya educación para evitar el consumo de droga, que retomemos el tema de la enseñanza del tránsito y particularmente la educación cívica en nuestros liceos y colegios, señor Presidente.

 

He dicho, señor Presidente.

 

¡Nueva Constitución, ahora!

 

¡Patagonia sin represas!

 

Voto a favor.

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.