“OCTAVA REGION ESTA SENTADA SOBRE UN POLVORIN SOCIAL”

Diputado Navarro y reunión de tripulantes de Coronel con autoridades en Santiago:

botespescadores-620x330

Su solidaridad con las demandas y gestiones que realizan en Santiago la delegación de 238 trabajadores del sector pesquero de Coronel, planteando su preocupación por la actual crisis del sector, manifestó el diputado Alejandro Navarro, quien aseveró que “esta crisis pesquera, que en Bío-Bío se ha agudizado y está generando altas tasas de desocupación, sumada a la permanente violencia, militarización y judicialización con que se ha tensionado el conflicto mapuche, tiene a la VIII región sentada sobre un polvorín social”.

El parlamentario socialista, junto a los dirigentes de tripulantes de Coronel y de Talcahuano, Sergio Urrutia y Arturo Saldivia, y dirigentes de la CUT, se reunieron con el Ministro del Trabajo, Ricardo Solari; el subsecretario de esa cartera Yerko Ljubetic; el subsecretario de Economía, Alvaro Díaz; y el Director Nacional de Sernapesca, Sergio Mujica, para tratar los graves problemas que afectan al sector pesquero de la VIII región y en especial a la comuna de Coronel, una de las ciudades con más alta cesantía en el país.

Navarro indicó que ”tras la promulgación de la ley de pesca, el despido se ha incrementado en nuestra región y en el país. Por ello, considerando que la mayoría de quienes han sido despedidos son profesionales del área o tienen enfermedades profesionales derivadas del duro trabajo en alta mar, deben generarse condiciones para que se reinserten en otros procesos en el mismo sistema, porque no queremos que se repita con ellos las experiencias del cierre de las minas del carbón o de las textiles. No queremos a nuestros hombres de mar convertidos en gásfiter ni barriendo calles, no porque sean trabajos poco dignos, sino por que después de toda una vida en la marina de pesca, no pueden cambiar de actividad de la noche a la mañana”.

Sobre lo anterior, el parlamentario del PS dijo que “antes de despedir a los trabajadores pesquero, las empresas podrían haber hecho uso de beneficios que hasta ahora no han querido utilizar, como el subsidio post contrato. Espero que esta actitud empresarial, no sea una forma premeditada de presionar al gobierno para que aumente la cuota de captura, ya que si es así me parecería poco ético, por decir lo menos”.

“Este tema es de la mayor importancia, toda vez que de lo que estamos hablando es de no despilfarrar el capital humano que durante años se ha invertido en las distintas áreas de la industria pesquera. Mucha de esa gente, la mayoría de más de 45 años, es altamente especializada y lo que requiere es modernizarse en conjunto con el propio sector, diversificando sus procesos productivos que hasta ahora, mayoritariamente, están sólo asociados a la captura para la fabricación de harina de pescado”.

“Para ello –agregó- debemos aprender de las experiencias de países que ya han pasado por situaciones similares a la nuestra, como es el caso de Noruega. El año pasado tuve la oportunidad de reunirme, en Oslo, con el Subsecretario del Ministerio de Pesca de ese país y fui completamente informado acerca de su proceso de solución integral al tema, implementado hace 14 años atrás, que les significó una inversión pública y privada que alcanzó los 600 millones de dólares para un universo de naves pesqueras que alcanza a las 11 mil. Y aunque es claro que las realidades socioeconómicas y de desarrollo son distintas –Noruega tiene la mitad de habitantes que Chile y un ingreso per cápita de 23 mil dólares- es una clara demostración de que esperar a que ocurra una regulación mágica sólo a manos del mercado es un error, ya que donde han solucionado situaciones de este tipo, ha sido de vital importancia la intervención del Estado“.

Sobre el papel de los empresarios del área en la actual crisis, Navarro dijo que “hemos echado de menos la vuelta de mano hacia los trabajadores, luego de que éstos se la jugaran en las calles apoyando una ley de pesca, como la aprobada en enero -que a pesar de que advertimos que no era así- se le quiso convertir en una ley ‘para asegurar el empleo’, lo que a las luz de los hechos quedó demostrado no era cierto, ya que ante la fijación de la cuota, el ajuste de la flota y de las plantas de trabajadores, era la respuesta esperable del sector empresarial”.

“Creo que los empresarios deben tener mayor sensibilidad y asumir la responsabilidad social que les cabe en este tema, haciéndose parte de la solución del problema. Junto con plantear su visión de que es posible aumentar las cuotas –que es un tema científicamente discutible- nos gustaría escuchar propuestas para crear nuevas condiciones en el sector que permitan la reinserción de los trabajadores que han sido despedidos”, señaló el parlamentario.

Por último el diputado socialista, autor del proyecto aprobado en la sesión del jueves 17, que crea la comisión permanente de Pesca, Acuicultura e Intereses Marítimos, separándola de la actualmente existente, que contempla el tratamiento conjunto de Pesca y Agricultura, dijo que al constituirse ésta “una de sus prioridades deberá ser, necesariamente la crisis de cesantía que afecta a un numeroso grupo de trabajadores del sector. A ello deberá agregarse la intención de acusar de dumping a los salmones chilenos en Alaska; la pesca de la albacora por parte de la flota gallega y los efectos que el tema de las vacas locas ha generado en la reducción de la compra de harina de pescado, por parte de la Comunidad Europea”.

Fuente: Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *