El parlamentario manifestó que, “lo hemos reiterado en todos los tonos: el Proyecto de Ley que busca evitar que niños nazcan y crezcan en las cárceles, sigue aun en el Primer Trámite Constitucional, sin urgencia en el Senado”.

“Por lo que lamentablemente junto a Sayén, quien nació con su madre engrillada a la camilla, hay otros 270 menores de 2 años creciendo en las cárceles chilenas”, agregó.

“Ojalá la visita del Papa haga entender necesidad de aprobar la Ley Sayén, para que ningún bebé tenga que nacer o crecer en un recinto penitenciario”, enfatizó Navarro.

“Jeannette Zurita, reclusa en el Centro Penitenciario Femenino de Santiago, ha sido muy clara en sus palabras frente al Papa Francisco: interceda para que el sistema de Justicia modifique las condenas para las mujeres que somos madres de menores de edad”, manifestó el senador Alejandro Navarro, tras la visita del Santo Padre a la cárcel santiaguina y donde la interna pidió apoyo al líder del Vaticano en este sentido.

De acuerdo al parlamentario, “en enero del año pasado, junto a diversas organizaciones que velan por los derechos humanos, tales como Humanas, Leasur y Enmarcha, presentamos el Proyecto de Ley Sayén, Boletín 11073-07, el que busca que ningún niño deba crecer en una cárcel”.

“Esta iniciativa”, prosiguió, “surgió luego del mediático caso de la comunera Mapuche Lorenza Cayuhán, quien estando recluida en la Cárcel de Arauco, condenada gracias a un juicio fraudulento, y con 32 semanas de gestación, tuvo síntomas de parto y fue luego diagnosticada con preclampsia, por lo que debió ser sometida a una cesárea de emergencia”.

“Y ante la falta de camas en el Hospital Regional de Concepción, se la llevó a la Clínica de la Mujer del Sanatorio Alemán, lugar que hace poco más de un año terminaría siendo testigo de una situación que traspasó nuestras fronteras y que hasta el día de hoy muchos aun no logran aun entender: el que una mujer haya dado a luz engrillada a la camilla y con un gendarme varón viendo todo el proceso”, recordó.

Según el miembro de la Comisión de DDHH del Senado, “la situación tortuosa que sufrió Lorenza y el traumático nacimiento de su hija Sayén, no constituyen un caso aislado, pues reflejan la realidad que viven miles de mujeres y sus hijos/as durante su embarazo, proceso de parto y los primeros dos años de vida de los niños y niñas”.

“Esto es lo que Jeannette Zurita le señaló al Papa Francisco: Padre, una petición muy sentida en representación de todas las privadas de libertad de Chile: interceda para que el sistema de Justicia modifique las condenas para las mujeres que somos madres de menores de edad, para que podamos pagar nuestra deuda con la sociedad sin descuidar ni abandonar a los niños y niñas, evitando así que más tarde sean ellos los futuros condenados y condenadas”, adicionó.

“Pues esto es claro”, añadió Navarro. “Lo más preocupante son los efectos negativos en el desarrollo niños y niñas que provoca la privación de libertad, lo que contraviene el artículo número uno de la Constitución Política de Chile, que indica: Las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos, así como diversos tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes”.

Alejandro Navarro finalizó señalando que “por ello buscamos con la llamada Ley Sayén, suspender la sentencia penal y dictar la improcedencia de la prisión preventiva respecto de mujeres embarazadas, o de aquellas que tengan hijos o hijas menores de tres años, pues sostenemos con responsabilidad que ninguna cárcel en Chile reúne las condiciones para que crezca una bebé”.

“Y tras el discurso de Jeannette Zurita, urge volver a discutir y promover una reorientación del castigo de las madres de menores. Por ello esperamos que la visita del Papa trascienda, y haga entender a Chile la necesidad de que se apruebe el Proyecto Ley Sayén, para que nunca más un bebé tenga que crecer en una cárcel”, sentenció el senador por la Región del Biobío.

PRENSA SENADOR

ALEJANDRO NAVARRO BRAIN