“Para evitar nuevas tragedias hay que crear una Onemi ambiental”

Diputado Navarro y entrega de informe sobre muerte de cisnes en Valdivia:

cisne

Su convicción de que “la institucionalidad ambiental chilena requiere la creación de una Onemi ambiental que sirva para enfrentar tragedias como la ocurrida con la muerte de los cisnes”, manifestó el diputado Alejandro Navarro, quien insistió en que más allá de las conclusiones del informe de la Universidad Austral, es necesario mejorar la legislación ambiental, para tener una mayor y mejor capacidad de reacción que evite la profundización de esto problemas”.

El parlamentario dijo que “el caso de la muerte de los cisnes, que sigo considerando como una de las mayores catástrofes ambientales que ha vivido nuestro país, han dejado en evidencia nuevamente dos de las principales fallas de la ley 19.300 y del rol que cumple la Conama: no existe una política preventiva eficaz y tampoco existe la capacidad de enfrentar emergencias, lo que finalmente sólo termina agravando las situaciones de crisis”.

Navarro señaló que “estos aspectos son claves en materia ambiental. En esa misma línea, de reforzar la prevención y la acción oportuna frente a las crisis, es que presentamos en diciembre del año pasado el proyecto de ley para crear la figura del síndico ambiental, que una función similar a la de los síndicos de quiebra se haga cargo de aquellos proyectos que por ineficiencia de sus operadores terminen ’quebrados’ ambientalmente”.

Respecto de los resultados preliminares sobre la eventual causa de muerte de los cisnes el legislador manifestó que “este informe será sin duda conflictivo, porque aunque la Conama se apuró como nunca en entregar la información, su texto no dice que la planta de celulosa no tuvo nada que ver en esta catástrofe. Quizás sería bueno que en el marco del Convenio RAMSAR se realizara un rechequeo que de confianza a todos los actores interesados”.

El diputado, integrante de la Comisión de Medio Ambiente, valoró que “las autoridades hayan tomado en consideración la propuesta que hicimos en el sentido de efectuar un plan de rescate de las aves, para que no siguieran expuestas a los elementos que les están causando la muerte, sin embargo, por otra parte, también debemos decir que nos parece sospechosa la creación de una corporación para proteger a estas especies, la que seguramente tendrá ‘aportes’ de la celulosa”.

Finalmente Navarro dijo que “más allá de lo que ahora se diga a manera de conclusión, sigue estando demasiado claro que la planta de celulosa nunca debió haber estado a tan pocos metros de un santuario de la naturaleza. Es este tipo de situaciones las que debemos corregir en la postergada revisión de la ley 19.300, de manera de asegurar que nunca vuelvan a ocurrir. A ello, por cierto, debemos agregar la urgente necesidad de que entre en vigencia la ley 18.362 que crea el Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE)”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *